10 beneficios de la chía que le convencerán de incorporarla en su dieta


Para aquellas personas que están buscando opciones para cuidar su dieta o aquellas que simplemente se preocupan por consumir alimentos que beneficien su salud, la chía es una excelente alternativa, ya que es muy sencillo incorporarla en la alimentación del día a día y aporta beneficios increíbles a nuestro organismo.

Las semillas de chía provienen de una planta nativa de México y Guatemala y se han utilizado por mucho tiempo, pero recientemente han sido reconocidas como un super alimento o “super food”, pues una sola ración diaria puede mejorar la salud de todo nuestro cuerpo.

Se trata de uno de los alimentos más saludables del planeta, capaz de aportarnos fibras, grasas de Omega-3 concentradas, fibra, calcio, magnesio, fósforo, zinc, vitamina B3, potasio, vitamina B1 y B2.

Además, tiene cinco veces más calcio que la leche, tres veces la cantidad de hierro de las espinacas, el doble de fibra que la avena y el doble de proteínas que cualquier verdura.

Un beneficio para cada parte del cuerpo.

En primer lugar, la chía es excelente para el sistema digestivo, pues contiene una gran cantidad de fibra que ayuda a los intestinos y el procesamiento de los alimentos.

Además, su aporte de Omega-3 ayuda a la salud del cerebro y, paralelamente, estos ácidos grasos tienen propiedades antiinflamatorias que ayudan a reducir los cuadros de dolor articular. Junto al calcio, el manganeso y el fósforo, estas grasas permiten mantener los dientes y huesos fuertes, así como prevenir la osteoporosis.

Igualmente, el fósforo en la chía facilita la sintetización de proteínas para el crecimiento y reparación de células y tejidos, que hacen que por sí misma, esta semilla sea una gran fuente de proteína en dietas veganas o vegetarianas, promoviendo la formación de masa muscular.

“En cuanto a la prevención de enfermedades, la semilla de chía tiene un efecto estabilizador del azúcar en la sangre, previene enfermedades cardiovasculares, digestivas y de los huesos; y también, se ha demostrado que mejora la presión arterial en los diabéticos y pueden aumentar el colesterol bueno, mientras que reducen el colesterol total, el LDL (el colesterol malo) y los triglicéridos” indicó Sofía Jenkins, nutricionista de OKF.

“Por otra parte, estas semillas son grandes aliadas para quienes quieren mejorar su estilo de vida. Por su cantidad de fibra ayudan a regular el apetito y perder peso; generan sensación de saciedad y reducen los antojos; eliminan líquidos y toxinas de nuestro organismo” aseguró, Jenkins.

El triptófano, que es un aminoácido que se encuentra en estas semillas, es el responsable de ayudar a regular el apetito, el sueño y mejorar el estado de ánimo, por lo que, el consumo de este alimento además aporta energía y vitalidad.

Finalmente, también hay beneficios a nivel de hidratación, pues estas semillas pueden captar y retener 10 o 12 veces su peso en agua, ayudando a que el cuerpo tenga una reserva líquida; y son excelentes productos “antiedad”, por la cantidad de antioxidantes que ayudan contra el envejecimiento, reducen los efectos del humo, el estrés y previenen la oxidación celular, convirtiéndose en fuente salud y juventud.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook