Aprender las claves para ahorrar energía


Jesús Moix, profesor en la Escuela de la Energía de la Fundación Gas Natural Fenosa, explica varias claves de ahorro a algunas asistentes.
Gas Natural Fenosa


Encontrar soluciones para que la factura de la luz deje de ser un problema es una asignatura pendiente en muchos hogares, pero aprender a solventar el quebradero de cabeza mediante el ahorro es posible.

Por primera vez en España, una empresa energética ha puesto en marcha un sistema para enseñar a reducir la factura dentro de los colectivos en riesgo. La Escuela de Energía, iniciativa desarrollada por la Fundación Gas Natural Fenosa dentro de su Plan de Vulnerabilidad, tiene como objetivo formar a personas que encuentran dificultades para pagar las facturas de energía y a trabajadores de ayuntamientos y distintas entidades sociales. En 2017 tuvo alrededor de 1.500 alumnos, principalmente en Cataluña, Galicia y la Comunidad de Madrid, aunque está trabajando ya otras partes de la península como la Comunidad Valenciana y las dos Castillas. Muchos de ellos son miembros de entidades de gestión social o trabajadores de los servicios sociales de los ayuntamientos; otros son personas vulnerables -clientes y no clientes de la compañía-, que acceden de forma más sencilla a conceptos clave para el ahorro y a posibles ayudas.

Las acciones más simples pasan por un punto básico: aprender a ser eficiente en casa observando la factura y moldeándola en busca de los recursos óptimos. «Pedimos que cada usuario traiga sus facturas a la sesión, lo que permite resolver las dudas in situ», explica Jesús Moix, profesor dentro de la iniciativa. «En el caso de trabajadores sociales -con sesiones más largas-, mostramos los conceptos y las ayudas disponibles para las personas vulnerables».

Esta educación energética de base se complementa con otras posibilidades, como sugerir pequeños -pero efectivos- cambios en el hogar tales como implementar hábitos de consumo eficientes basados en cada caso. Si existe necesidad, se muestran también las distintas formas de acceder al bono social y a otras ayudas disponibles.

Mejorar las condiciones

“El primer paso es identificar dónde se está produciendo el consumo energético, para ver qué zonas tienen mayor potencial de ahorro”, cuenta Moix. Los profesionales que asisten a las clases ponen los casos según la localidad en la que operan. “En los servicios sociales atendemos muchas realidades diferentes“, explica Mónica Rodríguez, miembro del Colegio Oficial de Trabajo Social de Galicia. “Desde la sesión, hemos contactado con familias, muchas de ellas rurales, a las que atendemos para explicarles la factura o si pueden acogerse a ayudas”.

También se educa el consumo responsable. «Algunos consejos pasan por instalar burletes en las ventanas, sustituir electrodomésticos o utilizar radiadores», cuenta Paula Torreadrado, otra de las asistentes y coordinadora de Servicios Sociales en Tres Cantos (Madrid).



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook