Coligalleros habrían destruido todas las instalaciones de “mina Crucitas”


  • Enfrentamiento entre oreros y policía dejó un muerto
  • Propietarios de finca temen pérdida total de estructuras

La tensión en Crucitas de Cutris, en San Carlos, está muy lejos de bajar el tono. Al contrario, las secuelas por el enfrentamiento entre coligalleros y policías persiste en un punto alto.

El viernes, tras denuncias sobre la presencia de oreros ilegales y nicaragüenses en esa zona fronteriza, hubo un encontronazo entre extranjeros y miembros de la Policía de Fronteras durante una ronda de vigilancia.

El saldo fue sangriento: un presunto coligallero muerto en un intercambio de disparos y el campamento policial semi-destruido.

Se estima que unos 300 extranjeros pretendieron atacar a las autoridades durante la incursión.

Pese a las acciones policiales, con decenas de detenidos, el sábado la molestia se reavivó y un grupo importante de coligalleros aprovechó que la policía habría salido de la zona para atacar con todo las instalaciones de la Distribuidora Vivoyet S.A. (antiguas oficinas de la canadiense Industrias Infinito).

Jorge Valerín Vargas, represente legal de Vivoyet, explicó este lunes que tienen reportes de la destrucción de todas las instalaciones de la finca. Sin embargo, por la peligrosidad, no pueden entrar a la zona y procuraban una reunión con autoridades del Ministerio de Seguridad Pública (MSP) para tratar el tema.

La finca “mina Crucitas” es una propiedad de 803 hectáreas. Es el sitio donde la empresa canadiense Industrias Infinito pretendió desarrollar un fallido proyecto minero para xplotar los yacimientos existentes en ese terreno.

Más daños

Valerín dijo a CRHoy.com que el campamento utilizado por el MPS estaba en la finca y lamentó que –al parecer- la policía saliera el sitio durante el sábado, pues esto habría facilitado la destrucción de las instalaciones.

Desde el lunes anterior Greivin Vargas, administrador de Vivoyet en Crucitas, se reunió con miembros del ministerio para alertar sobre una nueva oleada de oreros ilegales. Incluso, con fotografías y videos, denunció que algunos nicaragüenses se estaban enfrentando entre ellos por la “propiedad” de los sitios para buscar oro.

“El sábado entró un contingente muy grande de la policía y gente del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) para levantar el cuerpo del coligallero fallecido. Tenemos reportes de que así fue. Luego de que las autoridades entraron a levantar el cuerpo, se retiran y dejan desprotegida la finca. Entonces, los coligalleros volvieron a entrar, entonces sí, está vez destruyeron todas las instalaciones”, apuntó Valerín, quien calificó la situación como un descuido.

El abogado explicó que el perjuicio económico de esos daños sería elevado y –si constatan la afectación- todas las estructuras habrían quedado inhabitables.

En noviembre de 2010 una resolución del Tribunal Contencioso Administrativo anuló la concesión que tenía la empresa canadiense Industrias Infinito para desarrollar el proyecto minero en la comunidad. No obstante, el Estado quedó en deuda para abordar con iniciativas socio-económicas una zona propensa a problemas de este tipo.

“Esto es tierra de nadie. Queremos constatar los reportes que ya tenemos, de que todo está destruido. Nos hicieron un gran daño”, concluyó Valerín.

De momento, CRHoy.com está a la espera de obtener una entrevista con Allan Obando, director de la Policía de Fronteras del MSP.

Haga clic para ver más noticias sobre:
Crucitas.

{{noticia.title| html}}

{{comentario[0] || ‘Anónimo’}}
{{comentario[2]}}

{{comentario[1]}}




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook