Diario Extra – Crisis en Nicaragua: 5 muertos y miles de heridos


Cinco personas es el saldo que ha dejado en las  últimas horas en Nicaragua, luego de tres días de violentas protestas en Managua contra las reformas impuestas por el gobierno de Daniel Ortega al sistema de seguridad social. 

El policía fallecido fue identificado como Hilton Rafael Manzanares, de 38 años, y murió a causa de un disparo de escopeta en las inmediaciones de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), según ha detallado la portavoz de la Policía Nacional, Vilma González, en rueda de prensa. 

En ese mismo recinto universitario murieron dos jóvenes, uno identificado por medios oficiales como Darwin Urbina, y otro adolescente de 17 años, estudiante de secundaria del Colegio Loyola, Richard Pavón. 

Además de los tres fallecidos, las personas heridas ya se cuentan por miles en la nación vecina. 

Nuestro Diario de Nicaragua reportó dos fallecidos más.

Las manifestaciones han sido reprimidas por los distintos cuerpos policiales nicaragüenses de forma excesiva y por civiles que apoyan el régimen que encabeza Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo. 

Además de emprenderla contra los ciudadanos que se manifiestan en contra de sus reformas, Ortega y Murillo cerraron cuatro canales de televisión: 100% Noticias, Canal 12, Canal 23 y el Canal 51 de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

Hasta el cierre de esta edición, el presidente Daniel Ortega no había aparecido aun públicamente para referirse al conflicto social de su país. Rosario Murillo, su esposa, ha venido enfrentando la crisis, que suma este sábado su cuarto día. Murillo calificó como “minúsculos grupos alentadores del odio” y como “mediocres” a los manifestantes, a quienes les deseó un “castigo divino”.

Según reportan los medios internacionales, Managua ha sido el principal centro de las protestas. La capital fue sitiada por la Policía Nacional y las tropas del Frente Sandinista. Varios comercios decidieron cerrar sus puertas y empresas suspendieron sus labores.

Pero fuera de Managua la situación también empieza a ponerse tensa. En Granada, ciudad colonial localizada a 45 kilómetros de Managua, los manifestantes bajaron la bandera rojinegra del Frente Sandinista de la Plaza de Armas.

Mientras en Matagalpa, en el norte del país, decenas de personas tomaron la plaza central de la ciudad. Asimismo, se registraron manifestaciones en Estelí, bastión del sandinismo, y en Masaya. 

Manifestantes también se lanzaron a las calles en León, ahí el Centro Universitario (CUUN) de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León) fue incendiado este viernes.

Las principales cámaras empresariales del país rechazaron la represión contra la población y la censura a los medios de comunicación independientes. Por ejemplo, a través de un comunicado la Cámara Minera de Nicaragua exigió al Gobierno que “garantice el derecho ciudadano de expresar pública y libremente sus puntos de vista”, a la vez que advirtió que las reformas impuestas a la Seguridad Social “ponen en riesgo la estabilidad de la nación”.

 

 TICA SUFRIÓ TERRIBLE GOLPIZA 

 

Ana Quirós es una costarricense con 40 años de vivir en Nicaragua. Ella trabaja en la nación vecina con el Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (CISAS), una organización no gubernamental.

El miércoles, el primer día de las protestas, Quirós fue con otros miembros de su organización a marchar de manera pacífica contra las reformas que quiere imponer el gobierno de Daniel Ortega; no obstante, para su mala suerte fue una de las decenas de personas que resultó gravemente herida por parte de la policía nicaragüense y otros grupos que apoyan a Ortega.

DIARIO EXTRA conversó con Quirós vía telefónica desde Managua y contó que la mayoría de golpes los recibió en su cabeza con garrotes que le recetó policía, además fue apedreada por simpatizantes del gobierno nica.

“Yo soy una persona conocida en el país por mi trabajo y me identificó. Una persona se vino con un tubo a darme en la cabeza, me dieron dos golpes y me abrieron dos heridas. También me golpearon otras partes del cuerpo. Me quebraron dos dedos de la mano y, aun así golpeada, nos tiraban piedras enormes”, narró Quirós. 

Añadió que además de la golpiza, a ella y sus compañeros les robaron sus pertenencias personales y sus cámaras fotográficas.

De momento Quirós no ha recibido ayuda por parte de la embajada ni el consulado costarricenses en Nicaragua, a pesar de que las autoridades ticas dicen estar al tanto y “vigilantes”. 

El Periódico de más Venta en Costa Rica intentó comunicarse con Eduardo Trejos Lalli, embajador tico en Managua, pero no fue posible localizarlo a la hora de cierre de esta edición. Entre tanto, acá en San José la Cancillería manifestaba no tener reportes de costarricenses afectados. 

La activista señala que a pesar de esta situación, ella y su organización no se detendrán para reclamar lo que consideran sus derechos. También hizo un llamado a las autoridades del gobierno nica para que escuche al pueblo y detenga su represión. 

“Los llamamos a que primero escuchen el clamor del pueblo y segundo que respeten nuestro derecho a manifestarnos. Además, pedimos que tomen en cuenta la demanda ciudadana de no afectar las pensiones y los salarios de los trabajadores nicaragüenses”, expresó. 

 

CONFLICTO REVIVE PLEITO
ENTRE GOBIERNO TICO Y NICA 

 

Luego de que Nicaragua cancelara la indemnización por ¢216 millones a Costa Rica por los daños causados a Isla Calero durante su invasión en 2010, y que además retirara su campamento militar en las inmediaciones de dicho territorio tico, como dicen popularmente, el piso estaba parejo entre los dos gobiernos.

Sin embargo, el conflicto social que se vive en la nación vecina atizó nuevamente la tensión entre ambas naciones.

El jueves, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica llamó al respeto de los derechos humanos en Nicaragua y criticó el cierre de medios de comunicación que cubren las protestas contra la reforma al sistema de seguridad social. Según trascendió, el gobierno de Ortega ordenó la suspensión de las señales de los canales de televisión 100% Noticias y Canal 12, los cuales estaban transmitiendo las protestas.

Ese mismo jueves, Christian Guillermet, director general de Política Exterior de Costa Rica, afirmó: “Hacemos un llamado para que todos los derechos humanos se respeten, para que no haya actos de violencia y, sobre todo, para que esto se pueda solucionar por vías pacíficas y por medio del diálogo. Es importante mantener siempre la paz social y, en ese sentido, creemos que no contribuye mucho el hecho de cercenar la libertad de expresión, por eso hacemos un llamado al gobierno de Nicaragua para que, en el respeto tradicional de los derechos humanos, también reconsidere la posición del cierre de ciertos medios de comunicación”.

Estas declaraciones provocaron la molestia de la administración de Daniel Ortega, el cual envió una nota a la embajada costarricense en Managua alegando que las políticas del gobierno de Nicaragua no son competencia de San José.

“El Gobierno de Nicaragua llama la atención del Gobierno de Costa Rica sobre los principios de no injerencia y no intervención en los asuntos internos de otros estados y pueblos y le recuerda que todos somos signatarios de obligaciones internacionales que nos exigen respeto a la soberanía y a las decisiones normales”, precisa el comunicado enviado por las autoridades nicaragüenses.

El documento añade que las decisiones que se tomen en Nicaragua solo “corresponden a los nicaragüenses que viven y trabajan en el país”.

El politólogo y coordinador de proyectos de la Fundación Konrad Adenauer en Costa Rica, Sergio Araya, opinó que este reclamo de Nicaragua hacia Costa Rica es nuevamente una intención del régimen de Daniel Ortega para lanzar una cortina de humo y desviar la atención de su pueblo ante lo que es una clara violación a los derechos humanos.

Explicó que, si bien el tema que detonó las protestas son temas internos de Nicaragua, la tendencia mundial hoy en día es que la comunidad internacional levante la voz ante este tipo de situaciones. Incluso, dijo que en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) Costa Rica o cualquier otro miembro podría solicitar una reunión de los estados miembros para analizar y debatir la problemática. 

“El gobierno de Nicaragua siempre utiliza este tipo de cortinas de humo para reivindicarse y generar un sentimiento nacionalista. Siempre busca distraer la atención enfrentándose a sus vecinos, pero casi siempre lo hace con Costa Rica”, comentó Araya. 

 

SIP DENUNCIA “SABOTAJE”
A LA DEMOCRACIA EN NICARAGUA 

 

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó al gobierno nicaragüense de Daniel Ortega por la violencia desatada en contra la sociedad civil que se manifiesta por las reformas al sistema de previsión social, al tiempo que reclamó respeto por las libertades de reunión y expresión, derechos individuales y sociales esenciales a la democracia.

El viernes, por medio de un comunicado, el presidente de la SIP, Gustavo Mohme, expresó que la dura represión que el gobierno emprendió contra los manifestantes y la censura impuesta a canales de televisión y a internet, “desenmascara el autoritarismo de un gobierno que en sus once años solo ha buscado desmantelar al Estado para su propio beneficio y el de sus familiares”.

Agregó que reprimir brutalmente las manifestaciones con el viejo ardid de organizar contramarchas gubernamentales, así como censurar a las estaciones de televisión 100% Noticias, Canal 12, Canal 23 y el Canal 51 de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, “no es más que la demostración de un gobierno que está saboteando a su propio Estado y a la democracia”.

Mohme llamó públicamente al gobierno de Nicaragua para que reestablezca las libertades de expresión y de reunión como establece su mandato constitucional.

 

¿QUÉ DETONÓ EL PROBLEMA Y LAS PROTESTAS?

 

La crisis en Nicaragua la desató una decisión del gobierno de Daniel Ortega para aumentar de 6,25% a 7 % la cotización que pagan los trabajadores al Instituto Nicaragüense de Seguro Social (INSS), una institución similar a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), acá en Costa Rica.

Los cambios al sistema de pensiones fueron recomendados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para darle sostenibilidad al INSS. 

El Consejo Directivo del INSS acordó hacer dicho aumento a partir del 1 de julio próximo y elevó de 19% a 21% la cuota patronal a partir de esa fecha, un punto porcentual más a partir del 1 de enero del 2019 y 0,5 puntos porcentuales a partir del 2020, hasta alcanzar un 22,5 %.

De igual forma, las medidas aprobadas obligan a los pensionados a aportar un 5% de la pensión en concepto de cobertura de enfermedades.

Aunque el gobierno nica no varió la edad de jubilación ni el número de cotizaciones para pensionarse, los aumentos en las contribuciones han sido rechazados por empresarios, sindicatos opositores y sociedad civil.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) advirtió que la reforma provocará “despidos y más desempleo” y proyecta que unos $200 millones dejarán de circular en la economía, lo que redundará en una desaceleración del consumo y mayor informalidad.

 

 




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook