Diario Extra – Dos menores coreanos viajan hasta Costa Rica para ayudar


Wonjae y Yewon Chang son dos menores de tan solo 15 y 12 años, respectivamente, que aseguran estar enamorados de Costa Rica y es por eso que vinieron a hacer una donación a la Escuela República de Corea.

Pero muchos se preguntarán qué es lo que hace que dos menores piensen en ayudar y además lo quieran hacer en un país al otro lado del mundo de donde ellos habitan.

Pues bien, la respuesta es que estos dos adolescentes viven enamorados de Costa Rica porque tuvieron la oportunidad de vivir en territorio costarricense del 2009 al 2011.

“Hemos vivido en muchos lugares: Washington D.C., Costa Rica, Arabia Saudita, Corea del Sur y Nueva York, sin embargo, el país que más amamos y al que siempre hemos querido regresar es Costa Rica”, explican los jóvenes en su blog. 

Es por eso que, con el único fin de recaudar fondos, trabajaron dando tutorías y tocando música en parques para hacerles una importante donación de uniformes deportivos y balones de fútbol a los niños de la Escuela República de Corea ubicada en Quepos.

“La Escuela República de Corea ha sido un importante símbolo diplomático desde 1983, cuando su nombre fue cambiado por el presidente Luis Alberto Monge con la esperanza de establecer fuertes lazos entre Corea del Sur y Costa Rica. Nuestra familia se había encontrado con esta escuela hace siete años por una casualidad, en el camino de regreso de un viaje y desde entonces deseaba contribuir a la escuela”, aseguró Wonjae.

Con ese impulso es que deciden contactar a la directora de la escuela, María de los Ángeles Quintero, con quien se comunicaron con el fin de saber en qué podían colaborar.

Es así como determinaron que lo mejor sería hacer una donación al equipo de fútbol de la escuela, que, aunque ganó un campeonato regional, no tenía los uniformes adecuados.

“Pasamos meses preparándonos para esta visita. Habíamos establecido el blog del proyecto CoCo (abreviatura del proyecto Corea-Costa Rica) un año antes, comunicándonos con la escuela y buscando maneras de recaudar dinero”, explicó Wonjae.

Y agregó “durante el año pasado, yo recaudé fondos dando tutorías de inglés en línea, mientras que mi hermana recaudó fondos tocando flauta en Central Park. Por fin pudimos recaudar más de 1.400 dólares para estos uniformes”.

Pero además, los muchachos han dado clases de inglés en la escuela algunos días a los estudiantes de tercer grado y esperan poder encontrar nuevas formas de contribuir a los niños de Quepos.

“Deseamos contribuir más a esta escuela. Estamos emocionados de una vez más de ayudar e interactuar con estos maravillosos estudiantes” concluyó Wonjae.




Source link

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook