Diario Extra – ‘La romería nos llama a la unión y la reflexión’


En tiempos que la sociedad costarricense se divide frente a temas como la reforma fiscal, el matrimonio entre personas del mismo sexo y el aborto terapéutico, las autoridades de la Iglesia Católica hacen un llamado a la unión y la reflexión.

Este 2 de agosto se conmemoran 383 años del hallazgo de la Virgen de los Ángeles y muchos hacen peregrinación hasta el Santuario, en la ciudad de Cartago.

DIARIO EXTRA conversó con monseñor Mario Quirós, obispo de Cartago, sobre la importancia de esta fecha, que conmemora la mayoría de la sociedad costarricense, y el contexto histórico.

¿Cuál es el significado de la romería para la sociedad costarricense?

-La Virgen María es un signo importante a nivel de nuestra vida religiosa. Ella es para los costarricenses una madre a la cual vamos a visitar, una madre que llama y congrega a sus hijos. Por eso su significado es en ese sentido permanente, los hijos que van a visitar a su madre y que la invocan como tal, madre espiritual, de forma que estos días de romería y de visita nos llaman a reflexionar de que verdaderamente, desde distintas partes del país, muchos llegan con sus intenciones, sus súplicas y ruegos para presentarlos ante ella. 

¿Qué papel juega esta peregrinación para el catolicismo? 

-En el año yo diría que es el evento religioso más importante que tenemos, puesto que mueve al país, lo convoca y lo congrega; además nos llama a un tiempo de oración bajo ese matiz mariano. No solamente es ir a caminar, sino ir en peregrinación y para nosotros los cristianos con una actitud de oración, meditación y agradecimiento por la vida, por las situaciones y porque tenemos una madre que nos acompaña.

¿Cómo nace la devoción mariana en Costa Rica? 

-El año 1635 es la fecha en que arranca esta devoción hacia ella. Es reconocida como madre de todos nosotros. Por supuesto que los frailes y los primeros evangelizadores que llegaron a nuestro país de alguna u otra manera marcaron en sus manos la fe a toda América y en nuestro caso en particular también dieron el amor a Dios y la familia. A raíz de este signo del hallazgo es que empieza para nuestro país una historia de fe y seguimiento al amparo de María.

¿Este año qué llamado hace la Iglesia Católica a los romeros y la sociedad en general?

-Quisiera tomar un poco el lema que la Basílica ha querido para este año y el tema es “La Virgen María, Madre y Reina de la Unidad”. Ella es madre de los cristianos, reina porque es coronada gracias a los méritos de su hijo Jesucristo, ya que toda madre propicia en una familia, logrando labores de unión, de comunión, de cercanía, de compartir. Pedimos que ella nos dé a nosotros o que interceda ante su Hijo este gran valor de la unidad de la familia, en las parroquias, en las diócesis y en el país.

Muchos romeros vienen a pedir por la paz en Nicaragua. ¿Cuál ha sido el apoyo de la Iglesia en este caso?

-Oramos también por la paz y la unidad de Nicaragua. De parte de los obispos, en cuanto al tema del 2 de agosto con respecto a esta realidad que los hermanos nicaragüenses están viviendo, pediría siempre el apoyo espiritual y la oración, que son lo más importante, y por supuesto, en la misma celebración pediremos por la paz en el mundo, siguiendo el ejemplo del papa Francisco y especialmente por nuestro hermano país de Nicaragua.

Una de las principales tradiciones de la romería es la vestición. ¿Cómo nace esa actividad?

-En los años 80 empieza esta celebración con el padre Sandí, que era en ese entonces el párroco de la Basílica, y se fue instaurando con fuerza. Cuando estuvo monseñor José Francisco Ulloa también fue tomando más fuerza y con el padre Jorge Eddy Solórzano. A partir de los años 90 y al día de hoy se hace en el templete con toda la solemnidad y es un momento que requiere especial preparación en el tema de la celebración del 2 de agosto. 

¿Cuál es el contenido o fundamento de la vestición? 

-Ante todo es una invitación a tener esos sentimientos de Jesús asumidos también por la Virgen María. Los sentimientos de María en cuanto a la docilidad, a la generosidad, a la disponibilidad, y nosotros los cristianos también debemos tener esos sentimientos.

¿Cuál es el proceso que se sigue en cuanto a la selección de los vestidos?

-Son muchos los vestiditos, entonces tenemos que ir escogiendo, puesto que es la intención de la gente y es delicado. Con base en la recepción que tenemos vamos mirando cuáles son apropiados para ella y algunos pocos, cinco por ahí, han visto que en la misma celebración públicamente se hace el signo. De esos últimos que se escogieron se le ponen a la imagen sagrada y luego entre los sacerdotes y mi persona valoramos cuál es el que va a aportar para la celebración.

¿Y qué hacen con los demás vestidos que no se seleccionan?

-Algunos de ellos, porque están las personas ahí presentes, se devuelven; otros los dejan ahí, entonces se quedan en custodia. Algunos prefieren donarlos a la Basílica, por lo que esta los dispone para alguna imagen en alguna parroquia. Ese es el signo de la gente que llega.

¿Se pide algún color específico?

-No, eso depende de la fe, un poquito de la originalidad y creatividad de las personas. Por ejemplo, hay diseños tan lindos que vimos que traen la bandera del país o de El Vaticano, colores patrios, los signos patrios, la guaria morada. Es decir, hay elementos muy llamativos y muy catequéticos que enseñan y propician la intención de los feligreses. 

Muchas familias llevan niños que se exponen al sol y el mal clima. ¿Como Iglesia hacen alguna recomendación para la romería?

-La invitación siempre es para todos los feligreses, no podríamos seleccionar o decir “usted sí” o “usted no”. En este caso se recomienda acogerse a la misma organización que las instituciones de gobierno nos brindan. Se debe acatar lo que nos digan la Cruz Roja, la Comisión Nacional de Emergencias y el sentido común, porque hay muchas maneras de ofrecer los signos al Señor o a la Virgen María por alguna promesa. Lo importante es la actitud de razón y de sinceridad.

¿Y con el tema de las mascotas?

-En eso sí que tenemos un protocolo. En cuanto al templo no se puede entrar con mascotas precisamente por la afluencia de personas, pero en otros casos las mismas instituciones como la municipalidad organizan este tipo de situaciones. 

Desde el año anterior los miembros de los supremos poderes no pueden hablar en la ceremonia. ¿Por qué se tomó esta decisión? 

-Lo que se pensó es que por ser una ceremonia de la eucaristía, entonces se dio esa indicación en el sentido de respetar propiamente el espíritu de la celebración, donde únicamente los que predican, que son los ministros sagrados, son los que intervienen en la celebración. Por eso la celebración es especial e importante y la gente espera un mensaje religioso, alusivo para tal fin. Para otras instancias hay maneras de dirigirse al pueblo.

¿Qué llamado harán a las autoridades este año?

-En cuanto a mensaje se llama al mismo tema que se invita para este año de oración, de petición de María como madre que nos llama y nos invita a la comunión y a poner lo mejor de nuestra parte. Además como civiles estamos llamados a cooperar en el bien nacional, principalmente en la estabilidad y el orden en todas sus formas.

El 3 de agosto es el traslado de la Virgen a la Catedral de Cartago. ¿Cuáles son las características de esta conmemoración?

-En el asunto del traslado hay toda una nota histórica. Desde que se erige el centro del templo y su recorrido. Históricamente las llamadas Fiestas Agostinas en Cartago, por el siglo XVII o XVIII, fueron tomando otro camino, otro matiz que es propiamente religioso. Para evitar que la fiesta tomara otro camino se decidió hacer durante el mes el traslado de la imagen de la Reina de los Ángeles a otro templo, en este caso a la Parroquia de El Carmen. De igual manera es una actividad muy concurrida, donde se mueven mucho los de Cartago y donde hacen sus arreglos florales.

¿Quién cuida la imagen de la Virgen y cómo se garantiza su resguardo en el mes que permanece fuera de la Basílica? 

-En eso hay todo un protocolo de seguridad en la Catedral. 

¿Cuál sería ese protocolo?

-Presencia de la seguridad privada, la vigilancia continua de la policía para asegurar también la seguridad de los fieles y que no haya ningún evento extraordinario. Hay cámaras y vigilancia que permiten observar el entorno y máxime que tener la imagen bendita durante un mes es responsabilidad. Los mínimos detalles se tratan de prever. No podemos ser ingenuos, debe estar todo planeado, desde su ubicación, las personas que están más cerca de ahí donde ella está. 

Hay muchos emprendimientos que apoyan la tradición de La Pasada. 

-La verdad es que son los agricultores los que nos meten el hombro, los que organizan y los que hacen posible esta celebración. Es un carácter festivo, dado que también se unen los agricultores para agradecer, para poner en la presencia de la Virgen María sus cosechas, pidiendo la intercesión y protección para que haya un buen fruto, abundante y una buena recolección. 

Se percibe un alejamiento de los jóvenes hacia las actividades religiosas.

-No podemos ser ingenuos ante esta realidad. Tenemos un gran valor y yo aprovecharía para decirle a la juventud que estos grandes signos y valores de la familia, de la devoción y el amor a la Virgen María, los ha unido como personas y nos ha dado fe, confianza y sentido de venir a peregrinar. 

¿Desde la Iglesia Católica qué mensaje envían para mantener la fe? 

-Quisiera decirles a los jóvenes de Costa Rica que sigamos cultivando esta rica herencia porque si bien es cierto en el mundo hay distintos caminos y formas, debemos llevar en el corazón el amor a María y el amor a Jesús. No dejemos que nadie nos quite eso, ese es el mayor tesoro que tenemos y que merece cultivarlo, seguir dándole esa forma y cuidado para no dejarlo por aquí.

¿Qué significado debe tener la Virgen de los Ángeles para Costa Rica?

-En una palabra, ella es madre nuestra, madre que convoca, madre que llama y madre que intercede por todos nosotros. Creo que mejor título o mejor palabra no podríamos encontrar para ella, creo que una de las formas más profundas de nuestra fe es ella porque es La Patrona de Costa Rica.

Extradirecto

 Virgen de los Ángeles: Amor y alegría

Romero: Fe y devoción

Vestición: Sentimientos de Jesús

Festividad: Alegría en el Señor

Dios: Plenitud

Religión: Unidad y comunión

La Pasada: Vida y gratitud

Juana Pereira: Devota a María

Basílica de los Ángeles: Casa de todos




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook