EEUU, Francia y Reino Unido sólo buscan recuperar su prestigio con sus ataques



AFP. Con sus ataques al régimen de Bashar al Asad, Estados Unidos, Francia y Reino Unido no pretenden “salvar a los sirios de la brutalidad”, sino sólo “recuperar parte de su prestigio”, afirmó en una entrevista con AFP Yassin al Haj Saleh, un prominente opositor sirio.

El pasado fin de semana, estas tres potencias occidentales golpearon blancos militares del gobierno sirio en respuesta al supuesto ataque químico que este habría perpetrado el 7 de abril en la localidad de Duma, situada cerca de Damasco y entonces bajo control rebelde. Allí murieron más de 40 personas, según dos oenegés médicas.

El propio presidente francés, Emmanuel Macron, reconoció el martes que los ataques aéreos contra instalaciones de armas químicas “no solucionan nada” del conflicto, que dura ya siete años y ha dejado más de 350.000 muertos y millones de desplazados y refugiados. Y añadió que se llevaron a cabo por “el honor de la comunidad internacional”.

A su paso por Madrid para promocionar su último libro, Yassin al Haj Saleh se mostró extremadamente crítico. Afirmó que las tres potencias occidentales no pretenden “proteger nuestras vidas y salvar a los sirios de la brutalidad”, sino “recuperar parte de su prestigio y expresar su enfado con los rusos y sobre todo con los iraníes”, los grandes apoyos exteriores del gobierno de Damasco, por tolerar el uso de armas químicas.

Según este intelectual de 57 años, el mensaje que se le envía a Asad es el siguiente: “sea usted educado, no cruce nuestras líneas rojas, y seguirá en el poder. No tenemos problemas con usted, tenemos problemas con que use armas químicas, pero siga matando con barriles explosivos, con torturas y de otras maneras”.

Lea: Carlos Alvarado desmiente comentario sobre guerra en Siria

Yassin al Haj Saleh estuvo en la cárcel de 1980 a 1996 por su oposición al entonces presidente Hafez al Asad, el padre de Bashar. Logró salir de Siria a finales de 2013, y actualmente colabora como investigador con el Instituto de Estudios Avanzados de Berlín, donde redacta un trabajo comparativo sobre crímenes de masa.

Igualmente escribe para diarios arabófonos como Al Hayat, Al Quds al Arabi y Al Jumhuriya.

En español acaba de publicar el libro “Siria, la revolución imposible”, una recopilación de textos escritos desde el inicio del conflicto sirio en 2011 y en los que analiza las múltiples vertientes del mismo.

Siria, un país “bajo ocupación rusa e iraní”

Según él, la influencia de Teherán y Moscú en su apoyo a Asad es tal que el país se encuentra “bajo ocupación rusa e iraní”, y afirma tener la impresión de que las potencias occidentales han dejado vía libre a Rusia “para que administre la situación en Siria”.

Pero lo que más le inquieta es que “tenemos un régimen genocida en Siria, que ha sido tolerado desde hace siete años” e incluso podría verse pronto “rehabilitado por las superpotencias del mundo”.

Yassin al Haj Saleh afirma por tanto no tener “ninguna esperanza en la administración estadounidense o la presidencia de Macron” a la hora de exigir responsabilidades al régimen sirio por las muchas atrocidades que se le imputan.

“Siria es un símbolo global de injusticia y aniquilación, y el régimen sigue siendo inmune, sin que haya perspectivas de que se le pidan cuentas”, añade.

El disidente y escritor baraja la posibilidad de permanecer en Alemania, aunque aún no lo sabe. Allí llegaron en 2015 cerca de un millón de refugiados, buena parte de ellos compatriotas sirios.

Yassin al Haj Saleh lamenta que el repentino aflujo de refugiados fuera “explotado por Alternativa por Alemania”, un partido de ultraderecha que entró en el Parlamento en las elecciones de septiembre.

Aunque según él el problema no está tanto en los partidos abiertamente ultraderechistas, sino en los políticos de partidos tradicionales, que se dejan llevar por las tesis de aquellos.

“Son oportunistas (…) y no son firmes a la hora de luchar por la igualdad, la justicia y los derechos de la gente. Me da la impresión de que los políticos de la derecha (tradicional) están entre la espada y la pared, y eso no es bueno para ellos ni para el futuro de Europa”.

Foto archivo







Noticias relacionadas





VEA MÁS









MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook