El presidente de Nicaragua anuncia la retirada de la reforma de la Seguridad Social, detonante de las protestas


Un joven levanta una bandera de Nicaragua sobre una barricada de adoquines durante el cuarto día de protestas en Managua (Nicaragua).
Jorge Torres / EFE


El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunció este domingo la retirada de la reforma de la Seguridad Social que ha provocado las protestas que desde el miércoles se han cobrado la vida de al menos 27 personas, según datos de ONG, y más de un centenar de heridos y numerosos daños materiales.

“Comunicamos al pueblo nicaragüense que el consejo directivo ha dicho que adoptará las resoluciones. La resolución es que queda revocada la resolución anterior“, afirmó Ortega en un discurso retransmitido por los medios públicos nicaragüenses.

Así, se anula la resolución 1317 del INSS del martes 17 de abril para facilitar el diálogo e invitó al cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, y a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

“Queremos restablecer el orden, no podemos permitir que aquí se imponga el caos y saqueos”, explicó Ortega, que hizo un llamamiento a la paz y destacó que “la mesa queda limpia para sentarse a tratar el tema con los empleadores y trabajadores”.

El mandatario nicaragüense advirtió de que no habrá condiciones previas para el diálogo. “Un diálogo no se puede condicionar […]. No se me ocurre precondicionar el diálogo. Si nosotros condicionamos el diálogo a que se acuerde lo que ya se había acordado no vamos a ningún lado”, subrayó, en referencia a las tres premisas planteadas por el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), la principal organización patronal nicaragüense: fin de la represión, excarcelación de los detenidos y libertad de prensa.

Ortega argumentó además que “no está justificada” la violencia “de todas las partes, de donde sea que venga” y condenó “todos los actos vandálicos”. Además, expresó su solidaridad con las familias de las víctimas mortales de la violencia.

El origen de la protesta es una reforma del Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS) aprobada el pasado 16 de abril por la cual la aportación salarial de los trabajadores a la seguridad social pasaría del actual 6,25 a un 7%; la de los empresarios mediante sus beneficios, de un 19 a un 22,5%; y los jubilados tendrían que empezar a contribuir con una retención en sus pensiones del 5%.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook