“En el vestuario están todos como miuras”


Sergio Ramos, , en su conferencia de prensa antes dela final de la Champions League 2017/18, en Kiev.
EFE


Sergio Ramos no tiene duda de que el Real Madrid afrontará la final de la Champions League en Kiev como si fuera la primera. Los éxitos recientes no ablandarán al equipo ante el Liverpool según insistió el capitán y, decida lo que decida Zinedine Zidane, la competitividad será máxima: “Juegue quien juegue, lo hará de la mejor manera posible. Lo fundamental es que Zizou tenga el abanico abierto. Están todos como miuras, llevamos semanas entrenando con una motivación extraordinaria y es bueno que el entrenador tenga dudas hasta el final”.

“Con este escenario sobra la motivación”, respondió el defensa cuando le preguntaron cómo se puede estimular a un equipo que ha ganado este trofeo tres veces en los cuatro años anteriores; “tenemos un equpo con orgullo y hambre de seguir ganando. Para nosotros es un privilegio defender el título y hacer historia”.

Por no mirar atrás, Ramos ni siquiera quiso responder cuando le preguntaron cuál es su final favorita en el torneo: “Nos gusta resetearnos cada año y mañana para mí es como la primera Champions. Es inevitable acordarse de otras finales pero no miramos atrás y disfrutamos de lo que nos toca vivir. Luego ya haremos un debate”, bromeó.

Los elogios-trampa de Klopp

Ramos tampoco quiso tomarse muy en serio las declaraciones del entrenador rival, Jürgen Klopp, que dijo que los blancos son precisos como un reloj suizo: “Halagar al rival es una estrategia. Para nosotros el Liverpool también funciona como un reloj suizo. Igual que ellos tienen en cuenta déficits nuestros para hacernos daño, haremos lo mismo”.

El capitán rechaza el favoritismo, que como le recordó un reportero no ha acompañado al equipo en anteriores rondas del torneo. “Otros años nos hemos enfrentado a rivales que a priori no eran tan fuertes. Este hemos eliminado a grandes rivales de cada Liga, —PSG, Juventus y Bayern— y ahora nos queda rematar la faena. No nos molesta [no haber sido favoritos en esas eliminatorias] porque no es una falta de respeto real, vivimos al margen de la crítica y de los halagos porque lo que te pueda descentrar no es bueno.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook