Expansión de las carreteras, una amenaza creciente paras las Áreas Protegidas


Opinión: Expansión de las carreteras, una amenaza creciente paras las Áreas Protegidas

Las carreteras son un componente básico de infraestructura para el desarrollo económico de un país, ya que permiten el acceso a servicios básicos y reducen las distancias y tiempos de desplazamientos. El desarrollo económico de un país incrementa la construcción de carreteras. Se proyecta que para el año 2050 existirán 25 millones de kilómetros de nuevas carreteras en el mundo y la mayoría de estas por construirse en países tropicales en vías de desarrollo.

Esta expansión de la red vial tiene grandes impactos en la vida silvestre. El impacto más visible que causan sobre los ecosistemas naturales es la muerte de fauna por atropello. Además, las carreteras fragmentan los hábitats naturales, disminuyendo el movimiento de animales entre sitios y por lo tanto limitando la diversidad genética. Además, facilitan la entrada de especies invasoras y organismos que causan enfermedades impactando directamente a la vida silvestre. Las carreteras aumentan la contaminación acústica, sólida, lumínica, y química; la sedimentación por aumento de polvo, escorrentías, e impermeabilización de los suelos; y la temperatura por aumentar el área expuesta a los rayos del sol e introducir materiales absorbentes de radiación (asfalto o cemento).

Esteban Brenes-Mora. Biólogo, Fundador y Director, Nai Conservation. Coautor de este artículo.

Más allá de los impactos directos, las carreteras aumentan el flujo de personas y acceso a áreas no accesibles favoreciendo el desarrollo de actividades ilícitas como la tala y caza.

Un ejemplo reciente que demuestra que construir carreteras atravesando áreas silvestres protegidas contribuyen a su degradación es el del Refugio de Vida Silvestre Snoul en Camboya. Después de ocho años de haber construido una carretera en medio del refugio, el 50% del bosque alrededor de esa carretera fue eliminado y se transformó en plantaciones, o zonas urbanas.

En Costa Rica pese a ser un país donde se incentiva la conservación de las áreas naturales, no estamos exentos de los impactos de las carreteras sobre nuestra biodiversidad. Estudios de distintas iniciativas evidencian una extensa lista de vertebrados que día a día mueren en carretera, especialmente en carreteras que bordean o atraviesan áreas silvestres protegidas (Carara, Guanacaste, Santa Rosa, Braulio Carrillo) o remanentes boscosos (Cerro de la Muerte, Barú). Entre las especies de animales más afectados por estas carreteras estan: dantas, jaguares, osos hormigueros, iguanas. En el Cerro de la Muerte Nai Conservation registró 24 dantas atropelladas sobre la Ruta 2 en 7 años. En las afueras del Parque Nacional Carara se reportarón 4402 anfibios por atropellos en un año. Aún nos falta entender los impactos secundarios como el desarrollo de actividades ilicitas.

Hoy el Parque Nacional Tortuguero y la diversidad que alberga se ve amenazada por la iniciativa de construir una carretera de 2.25 km de longitud que dividirá los bosques del parque en dos. Incentivar la construcción de dicha carretera es desconocer que los bosques y canales que protege este parque son de los más diversos en el país y la razón por la cual miles de turistas nacionales e internacionales visitan Tortuguero y alrededores. Este parque alberga más de 400 especies de aves residentes y migratorias. Además, sus hábitats son parte del corredor migratorio de aves Centroamericano por el que cada año de setiembre a noviembre y de marzo a mayo pasan más de 150 especies de aves migratorias y más de 10 millones de individuos. La construcción de dicha carretera aumentará la contaminación de las aguas de los canales debido a la impermeabilización del suelo generando que las aguas llovidas se dirijan hacia los canales arrastrando contaminantes como derivados del petróleo, residuos sólidos, sustancias químicas y sedimentos como tierra y arena. También, creará una barrera física que limitará la dispersión de la vida silvestre.

Luis Sandoval. Biólogo, Escuela de Biología, Universidad de Costa Rica. Coautor de este artículo.

Por los impactos expicados anteriormente y ante la falta de estudios que avalen su construcción sin impactar los objetivos de conservación del área protegida, recomendamos no llevar a cabo la construcción de la carretera que va a atravesar el Parque Nacional Tortuguero, y que se fomente la restauración de la trocha que existe actualmente para conservar los ecositemas naturales del parque. Entendemos la dificultad para movilizarse en la zona, especialmente durante los periodos secos, pero también la fragilidad del ecosistema. Instamos al gobierno local y autoridades a buscar alternativas que no impacten tan fuertemente la biodiversidad, que es precisamente el motor económico de las familias de Tortuguero.

Esteban Brenes-Mora
Biólogo, Fundador y Director, Nai Conservation

Luis Sandoval
Biólogo, Escuela de Biología, Universidad de Costa Rica

[email protected]




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook