Festival Epicentro marcó un precedente en la escena alternativa.


Tras la espera y expectativa del público, este domingo se realizó la primera edición del Festival Epicentro. Más que un festival de música, el evento representó una importante plataforma para dar a conocer nuevos talentos de la escena alternativa.

Pasadas las 11 a.m. se abrieron las puertas del anfiteatro en Parque Viva. Los asistentes fueron recibidos por diversas opciones gastronómicas, diseño 100% costarricense, la celebración del Día Mundial de la Tierra y por supuesto, tres escenarios con música para todos los gustos.

¡Epicentro para todos!

Amantes de la música de todas partes del país y hasta fuera de nuestras fronteras, tuvieron su punto de encuentro. Con buena música de fondo, familias, grupos de amigos, mascotas y por supuesto los músicos, disfrutaban de las actividades en los alrededores del anfiteatro.

El día comenzaba con el sonido indie de Las Robertas, que demostraron una vez más por qué son una de las bandas más destacadas de la escena. En el Lado B del anfiteatro, la banda estadounidense DIIV, se ganó al público por su carisma en interacciones a lo largo de su presentación.

DIIV justo finalizaba su debut en suelo tico, cuando los nacionales de 424 tomaron el siguiente escenario haciendo un recorrido por sus éxitos más esperados.

Desde Guatemala, la revelación del R&B Latino Jesse Báez, conquistó tanto a sus seguidores que coreaban sus temas, como a quienes llegaron a conocerle.

¡La fiesta comenzó con Sonámbulo Psicotropical! ¡Nadie se quedó sin bailar! Su energético show, siempre característico por su vibra positiva y mensajes de lucha, fue dedicado en esta ocasión a Nicaragua, como muestra de apoyo y solidaridad ante la fuerte situación que enfrentan actualmente.

Al caer de la tarde, fue el turno de Monte tomando el escenario alterno. La banda presentó temas de su más reciente producción Hoy, todas las luces y sin duda fueron muy bien recibidos por los asistentes que esperaban con ansias su nueva música.

¡La noche se puso Kinky! Los mexicanos tardaron en salir a escena, sin embargo, la espera tuvo su recompensa. Tras ya varios años de no tocar suelo tico, Kinky deleitó con una puesta en escena espectacular y el sonido funky que los distingue. Temas como Hasta Quemarnos, ¿A dónde van los muertos? y Ejercicio #16 cautivaron al público.

¿Qué le pasó a Casablancas?

Julian Casablancas, vocalista y líder de la icónica banda The Strokes, fue sin duda el artista más esperado del evento. En esta ocasión, Casablancas se presentó junto a The Voidz, pero el show no resultó como se planeaba.

¿Falló el sonido? Durante las primeras tres canciones, Casablancas se notaba un tanto molesto e incómodo. Constantemente, salía de tarima para aparentemente arreglar un problema de audio. 

El público, sin embargo, estaba feliz de recibirlo por primera vez en Costa Rica y por lo que como artista representa. Se mostraron bastante emocionados, a pesar de su actitud y de inclusive darles la espalda en el escenario.

Se esperaba que su set fuera de una hora completa, sin embargo, Casablancas se retiró a casi 40 minutos de show y tal cual, sin despedirse junto a su banda, no le volvimos a ver en escena.

¡Cumbia sobre el río! Después del trago amargo con The Voidz, era momento de seguir bailando. Fue el turno del gran Celso Piña con todo el sabor mexicano, con su fusión de cumbia, tex mex y músicos de primer nivel que le acompañaron. 

Para cerrar la noche, la propuesta electrónica se hizo presente. Desde Bélgica, el dúo 2manydjs sorprendió a los asistentes con su set y la DJ canadiense Jessy Lanza quedó fascinada con el recibimiento del público tico.

Epicentro marcó un antes y un después en la escena alternativa costarricense, que sin duda va tomando cada vez más fuerza. Iniciativas como esta, que apoyan al artista nacional y nos permite conocer nuevas propuestas musicales, nos posiciona a nivel artístico y cultural en la región. 




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook