Iglesia no celebra este año fiestas más extensas de Nicaragua por la crisis



EFE. La Iglesia Católica anunció hoy que no celebrará las fiestas patronales de Masaya, las más extensas de Nicaragua, que duran más de 2 meses y son en honor de San Jerónimo, debido a la crisis que ha dejado entre 317 y 448 muertos en protestas contra el presidente Daniel Ortega.

“La novena de San Jerónimo se celebrará en nuestro templo parroquial (…) no tendremos ‘palo lucio’, ni juegos de pólvora. No tendremos procesiones con la imagen de San Jerónimo”, anunció hoy la parroquia de San Jerónimo en Masaya, ubicada 29 kilómetros al sureste de Managua.

Las actividades en honor de San Jerónimo son las fiestas patronales más extensas de Nicaragua, ya que van desde finales de septiembre hasta los últimos días de noviembre.

Durante más de dos meses el ambiente de fiesta en Masaya es perceptible, desde que la imagen de San Jerónimo sale de la parroquia, en medio de la multitud, sin embargo, este año será diferente, según el clero.

“Será una jornada donde prevalezca el ambiente de oración, recogimiento y sobriedad, dada la situación actual de la ciudad”, detalló la parroquia de San Jerónimo, en un comunicado, en el que también señaló razones de seguridad.

Lea: Organismos civiles exigen al Gobierno lista de “reos políticos” en Nicaragua

Una decisión similar tomó la Arquidiócesis de Managua con Santo Domingo de Guzmán, que sin ser el patrón de la capital nicaragüense es el más venerado en la ciudad, con la diferencia de que el clero permitió que la imagen saliera a las romerías entre el 1 y el 10 de agosto.

Datos de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) indican que Masaya es la segunda ciudad con más víctimas mortales de los ataques armados del Gobierno, con 55, después de Managua, que suma 189.

En junio pasado los habitantes de Masaya declararon la ciudad como “territorio libre del dictador”, en referencia a Ortega, pero un mes después un ataque del Gobierno hundieron al municipio en un ambiente sombrío, mientras cientos de jóvenes manifestantes fueron arrestados o decidieron huir.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias”, lo que Ortega ha negado.

Nicaragua está sumergida en la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Ortega como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas reformas a la seguridad social, que finalmente fueron retiradas, y se convirtieron en la exigencia de que renuncie el mandatario, después de 11 años en el poder, entre acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Foto EFE







Noticias relacionadas





VEA MÁS









MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook