inquilinos que viven solos podrían no recibir ayuda de alquiler si ganan más de 800€ al mes


Un joven observa el escaparate de una inmobiliaria en Madrid.
JORGE PARÍS


Las ayudas al alquiler no serán tan amplias y transversales para todo tipo de colectivos como anunció el Gobierno el viernes tras el Consejo de Ministros en el que se aprobó el Real Decreto por el que regulaba Plan de Vivienda 2018-2021.

El ministro de Fomento Íñigo de la Serna mostró a los medios en La Moncloa una presentación que contemplaba ayudas al alquiler de hasta el 40% de la renta para todas las personas que ganasen menos de 22.558 euros anuales —tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM)— y no se dejasen más de 600 euros en la mensualidad de su arrendamiento, un porcentaje que llegaría al 50% para mayores de 65 años y menores de 35.

Pero lo que un día después se llevó al Boletín Oficial del Estado fue algo mucho más estricto de lo anunciado, según adelantó este fin de semana la Fundación Civio. La clave está en el “criterio de prioridad según el número de miembros y los ingresos de la unidad de convivencia” que se incluía como apartado en la presentación de Fomento y de la que el ministerio no ofreció detalle el viernes, ni en su presentación, ni en el cuadro de ayudas.

El BOE refleja requisitos más estrictos para acceder a las ayudas. El artículo 17 de este Real Decreto restringe a 11.279 euros anuales —1,5 veces el IPREM— el límite máximo para poder acceder a las ayudas al alquiler para una unidad de convivencia compuesta por una sola persona adulta. Es decir, si vives solo y tienes más de 35 años, no puedes acceder a una ayuda al alquiler si ganas más de 805 euros brutos al mes, con dos pagas extra.

La situación no mejora demasiado en el caso de vivir con otra persona. Si la unidad de convivencia está compuesta por dos o más personas, el límite de renta es de 2 veces el IPREM y 0,5 adicionales para cada individuo adicional, sea o no adulto. Es decir, una pareja sin hijos debería ganar 15.039 euros como máximo conjunto para tener ayuda (1.074 euros cada mes, más las extras de verano y navidad).

El baremo, eso sí, mejora ligeramente el plan de vivienda anterior que limitaba a ‘un IPREM’ el límite máximo para pedir ayuda en el caso de personas solas, a “1,5” cuando la unidad de convivencia estaba formada por dos personas y un 0,3 adicional si el resto de individuos tenía menos de 14 años.

“La prioridad de los solicitantes se determinará con el mayor resultado de aplicar la siguiente fórmula: 1 – IUC/CLIUC“, dice Fomento para aquellos que, cumpliendo esos requisitos estrictos, aún pudieran tener acceso a la ayuda. ¿Qué quiere decir esto? Que las administraciones priorizarán las ayudas a los que peor parados resulte en una comparación entre sus ingresos (IUC) y el límite de la ayuda que corresponde a su unidad de convivencia (CLIUC).

¿Y los que no cumplen los requisitos? Tendrán que esperar a los restos de un presupuesto que se eleva a 563 millones de euros en cuatro años para ayudas al alquiler; poco más de 140 millones al año a repartir entre todas las comunidades y entre todos los solicitantes de las ayudas. “Un presupuesto miserable”, han calificado hoy los portavoces de Unidos Podemos en el Congreso, que piden la comparecencia del ministro para explicarlo.

“Si las solicitudes presentadas (…) son inferiores al número de ayudas que pueden ser aceptadas conforme al crédito presupuestario podrán resultar beneficiarios aquellos cuyas unidades de convivencia tengan ingresos que no superen tres veces el IPREM”, dice el decreto. Es decir, solo si queda dinero podrán acceder a la ayuda quien gane menos de 22.558 euros al año. Y de nuevo, priorizándose el acceso en base a la fórmula anterior. “El dinero es finito”, explican a 20minutos fuentes del ministerio.

Las comunidades podrían endurecer más los requisitos

Fomento se reúne este jueves en la intersectorial con las comunidades para repartir los 1.443 millones otorgados a las nueve líneas de actuación del plan y espera cerrar los convenios con las autonomías “en dos o tres meses”.

La firma del convenio es un paso clave por dos motivos: uno, porque definirá cómo y cuándo empezar a pedir la ayuda; y segundo, porque la política de vivienda es autonómica y pese a que el ministerio ha definido el gasto máximo en ayudas a la vivienda, cada comunidad puede modificar lo que crea conveniente e incluso endurecer los requisitos para acceder a ellas.

“Las comunidades podrán reducir el límite máximo de ingresos de la unidad de convivencia y la renta máxima mensual en función de las circunstancias demográficas o económicas y de hacinamiento o sobreocupación”, dice el artículo 11 del decreto, que también contempla la posibilidad de que el plazo previsto de “tres años” para cobrar la ayuda se reduzca si haya “razones que lo justifiquen” por parte de las autonomías.

Menos estricto con los jóvenes

El acceso al alquiler para los jóvenes con escasos medios económicos es uno de los objetivos fundamentales de este decreto y por eso se incluye una línea de actuación específica para ellos, de las nueve que se definen en el Plan.

Para inquilinos menores de 35 años, el límite de la ayuda es del 50% del alquiler si cuesta menos de 600 euros… más un 30% adicional del exceso de pago por arrendamiento de los 601 a 900 euros. El decreto de Fomento, para estos jóvenes, no impone los requisitos más estrictos sobre ingresos y unidad de convivencia que sí establece para el resto de inquilinos.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook