La úlcera de Buruli o la fiebre del caracol, enfermedades tropicales habituales que tal vez desconozcas


Condiciones extremas de pobreza en Soweto (Sudáfrica).
GTRES


Existen unas enfermedades desconocidas aquí pero sumamente habituales en los países donde se contraen. Estamos hablando de la úlcera de Buruli y de la fiebre del caracol.Según afirma Elena Trigo, especialista en Medicina Tropical y del Viajero del Hospital Carlos III- La Paz, estas se dan especialmente en zonas tropicales y se encuentran íntimamente ligadas a la pobreza. Es decir, se pueden reproducir de manera grave sólo si no se tiene acceso a unas condiciones higiénico-sanitarias decentes. “No hay por qué alarmarse enormemente”, asegura la experta.

Úlcera de Buruli

La úlcera de Buruli, según dice la OMS, es una enfermedad crónica y debilitante que suele afectar a la piel y que incluso, puede llegar al hueso. En sus peores efectos, puede llegar a causar desfiguraciones permanentes y discapacidad a largo plazo. ¿Cuáles son los países donde se puede contraer? África, América del Sur, regiones del Pacífico Occidental y Australia son algunas de las zonas donde se ha reproducido.

La causa de esta enfermedad es una micobacteria, en concreto la Mycobacterium ulcerans pero lo que todavía está por determinar es cómo se contrae. Lo que hace que la forma de prevención ante ella “sea tener el máximo cuidado en cuanto a higiene en las zonas a visitar”, afirma la experta. Generalmente, su forma de aparecer es mediante una úlcera que sale en la piel y que no se termina de curar, muchas veces crece de tamaño. Según nos cuenta la doctora Trillo, el diagnóstico de esta enfermedad sueler ser complejo y su tratamiento también porque “implica poner varios antibióticos a la vez durante 8 semanas”.

“Al regreso de cualquier viaje, incluso dos o tres meses después, si aparecen lesiones en la piel y no se curan, es importante que consulten al médico“, aconseja la experta. “Muchas veces se curan porque sólo son picaduras de mosquito pero hay que tener cuidado”, concluye.

Fiebre de caracol

Según la OMS, esta enfermedad, que realmente se llama esquistosomiasis, es una enfermedad aguda y crónica causada por gusanos parásitos. En este caso, sí que se conoce su forma de infección y es especialmente a través del contacto con aguas dulces que se encuentren infestadas de estos parásitos”, cuenta la especialista. En los casos más agudos, cuando estos penetran en el cuerpo de los bañistas, producen casi de inmediato fiebre alta y reacción alérgica dejando todo el cuerpo rojo aunque no suele ser lo habitual. Como en el caso anterior, se encuentra sobretodo en los países tropicales, especialemente en África aunque también hubo recientemente un brote en la región italiana de Córcega.

¿Síntomas de alerta? Si al salir de un baño en agua dulce, los primeros dos días se tiene mucho picor en el cuerpo, es un claro síntoma de que se puede contraer esta enfermedad por lo que se debería acudir a una Unidad de Medicina Tropical. “Años después, si la gente empieza tener sangre en la orina y han visitado algunos de estos países también puede ser uno de los sintomas de alerta”, afirma Elena.

Hay diferentes esquistosomas, puede afectar al intestino, al hígado, al sistema urinario… este es muy común en África y Oriente Medio. “Como los parásitos se quedan en la pared de la vejiga, hacen que se expulsen quistes por la orina y eso produce sangre“, aclara la experta. En algunos casos, la lesión que el parásito haya causado en el tejido de la vejiga, el intestino o la zona afectada es irreversible aunque se trate.

Aconseja el evitar bañarse en agua dulce y también asegura que esta enfermedad puede producirse después de 10 o 15 años del propio viaje. Su tratamiento farmacológico es muy sencillo… “Te doy las pastillas, las tomas ese día y esas mismas te las doy dentro de 15 días, habitualmente es suficiente”, nos cuenta.

Otras enfermedades

Otras enfermedades de estas zonas son la helmintiasis y el piam. Esta primera se contrae a través de la pisada en el suelo y debido a diferentes especies de gusanos. Pueden aparecer hongos en los pies y derivar en picor, diarrea, anemia, etc… Como en los casos anteriores, son las zonas tropicales donde se pueden contraer estas enfermedades. El consejo de la experta es que se tenga cuidado por donde se camina descalzo ya que “incluso en una playa, te puedes infectar”.

Por otro lado, la enfermedad piam está sobretodo circunscrita a Papúa Nueva Guinea, es parecida a la úlcera de Buruli aunque su tratamiento es mucho más sencillo. “Una dosis de antibiótico un día suele ser suficiente, se cura fácilmente”, concluye la especialista.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook