Menores de edad son más vulnerables a sufrir abusos sexuales



Según las denuncias recibidas por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la mayoría de los delitos por abuso sexual son cometidos en contra de personas menores de edad.

De acuerdo con Natalia Vargas Durán, investigadora de la Unidad de Delitos Sexuales del OIJ, los más vulnerables son los menores entre 12-17 años, seguidos por los de 0-12 años.

Además, los datos de la institución revelan que la mayoría de los abusos sexuales son cometidos por personas cercanas a las víctimas, como amistades, familiares, relación que debido a la confianza le permite al agresor acercarse fácilmente a la víctima.

Lea: Amenazan de muerte a cardióloga que denunció decesos en el México

Durán detalló que el abuso sexual no es lo mismo que una violación, pues consiste en obligar a una persona a realizar actos sexuales, ya sea a sí misma o a un tercero.

“En estas edades sabemos que son personas muy vulnerables al ser menores de edad, también al ser personas que, debido a que los padres tienen que trabajar, quedan al cuido de otros y es cuando se presta para este tipo de situaciones. También hay casos que ocurren en las escuelas u otros sitios a los que asistan”, señaló.

En términos generales a nivel nacional, en 2015 se reportaron 351 casos; en 2016 aumentaron a 516; mientras que en 2017 las cifras disminuyeron a 501.

Para reducir las cifras, la investigadora manifestó que desde el OIJ se han realizado campañas informativas y charlas educativas principalmente en educativos y redes sociales.

Amenazas y denuncias

De acuerdo con Durán, en muchas ocasiones las víctimas se abstienen de revelar que están siendo abusadas por amenazas que el agresor les hace.

“Básicamente son amenazas verbales en las que el agresor le va a decir a la víctima que si cuenta algo va a matar a su mamá, a sus hermanitos, la amenaza no siempre es en contra de la víctima, sino contra sus familiares”, destacó.

En caso de que la familia quiera interponer una denuncia por este tipo de delitos, no es necesario que el menor de edad sea entrevistado.

“Cuando son menores de edad, los padres de la víctima pueden venir solos porque en ese momento la idea es no entrevistar a la víctima, para eso hay un acompañamiento que se le va a dar al menor, donde va a estar el fiscal, un trabajador social, es un protocolo para no revictimizarla”, concluyó.

Este delito está tipificado en los artículos 161 y 162 del Código Penal, donde describe que la pena puede ser de hasta 10 años cuando se trata de una víctima menor de edad y de hasta 6 años cuando el afectado es mayor de edad.

Foto archivo con fines ilustrativos







Noticias relacionadas





VEA MÁS









MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook