nueve títulos desde Juande a Montella


El Sevilla levanta su cuarta Europa League.
MITELE


Según su himno del centenario, la ilusión del Sevilla FC nació un 14 de octubre de 1905. El origen de su edad de oro, en cambio, puede datarse cien años y siete meses después, el 10 de mayo de 2006. Y se prolongó -al menos- durante una larga década, la que va desde aquella final de Eindhoven ante el Middlesbrough hasta la de Basilea en 2016, con el Liverpool como rival.

Este sábado, en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid, el equipo andaluz puede añadir una fecha más a su gloriosa historia reciente. Lo hará si derrota al FC Barcelona en la final de la Copa del Rey, que sería su primer título tras el relevo en la dirección deportiva y la salida de Monchi, auténtico factótum de aquellos diez años de éxitos.

Antes de aquella final de Eindhoven, el Sevilla podía presumir de haber ganado una Liga (1946) y tres Copas del Rey (1940, 1943 y 1951). Un palmarés envidiable para muchos clubes españoles pero demasiado lejano para varias generaciones de sevillistas. Desde 2006, la vitrina del Ramón Sánchez Pizjuán está mucho más poblada: han llegado dos Copas del Rey (2007 y 2010), una Supercopa de Europa (2006), una Supercopa de España (2007) y, sobre todo, cinco títulos de la Europa League (2006, 2007, 2014, 2015 y 2016); los dos primeros, bajo su antigua denominación de Copa de la UEFA. La media sale casi a título por año.

Los fichajes de Monchi

Dos aspectos llaman la atención en este ciclo ganador: su larga duración —pocos equipos se mantienen luchando por títulos durante tantos años— y la capacidad de adaptación al cambio durante todo ese tiempo. Si Monchi —reemplazado hace un año por Óscar Arias— fue el denominador común, los jugadores entraban y salían con una fluidez poco habitual en equipos de éxito. Y generalmente, dejando mucho dinero en la tesorería.

Dani Alves, Poulsen o Adriano fueron las ventas más sonadas diez años atrás. Luego Keyta o Jesús Navas. En los últimos años, siguieron el mismo camino Rakitic, Bacca,  Krychowiak, Vitolo, Gameiro o Banega, ya de vuelta tras su mala experiencia en el Inter.

El Sevilla ha hecho bueno ese tópico de que los nombres pasan y queda el escudo. Con los entrenadores sucede lo mismo. Sus victorias en todo este tiempo no están ligadas a uno o dos entrenadores, como sería de esperar. Comenzaron con Juande Ramos (2005-2008), que pegó la espantada para irse al Tottenham Hotspur a mitad de temporada; siguieron con Antonio Álvarez, un interino que remató el trabajo de Manolo Jiménez (eliminación del Barça de Guardiola incluida) para conquistar la Copa de 2010 ante el Atlético; y especialmente con Unai Emery, que encontró en Nervión el trampolín para llegar al PSG.

Entrenadores fallidos

En esta exitosa cronología, no obstante, hay un paréntesis entre 2010 y 2013. Tras el mencionado Álvarez, Monchi probó con tres entrenadores que no funcionaron: Gregorio Manzano, Marcelino García Toral y Míchel. La llegada de Emery para sustituir a este último devolvió al Sevilla al podio, al que quiere volver este sábado, ya sin Monchi. Y demostrar que el éxito no es cosa de una década ya superada, sino algo con lo que se han acostumbrado a convivir.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook