Nuevo examen a Vincent Lambert, el tetrapléjico símbolo de la petición de eutanasia en Francia


Vincent Lambert, tetrapléjico en estado vegetativo cuya esposa pide que se le deje morir, mientras sus padres apuestan por mantenerle con vida.
YOUTUBE


El debate de la eutanasia en Francia tiene un símbolo en Vincent Lambert, un hombre tetrapléjico en estado vegetativo cuya esposa pide que se le deje morir, mientras sus padres apuestan por mantenerle con vida. Ahora, la Justicia francesa ha solicitado un nuevo examen médico para establecer cuál es su situación.

Los jueces del tribunal administrativo de Châlons-en-Champagne (norte de Francia) han pedido esos nuevos exámenes médicos antes de pronunciarse sobre la retirada de los cuidados a Lambert, ingresado en un hospital de Reims.

Esta decisión ha sido acogida con satisfacción por el Comité de apoyo a Vincent, el cual respalda la causa de los padres, pues cree que abre la puerta a que se le siga alimentando. “Se trata de una primera y magnífica victoria”, indicó el comité en su cuenta de la red social Twitter.

El 9 de abril, el hospital se había manifestado a favor de poner fin a los cuidados y de una sedación profunda y continua, un supuesto permitido en Francia, donde la eutanasia es ilegal.

Sin embargo, los padres y sus abogados llevaron de nuevo la decisión ante la justicia, al considerar que Vincent está “discapacitado, pero vivo”.

La pugna entre su mujer y sus padres llegó incluso al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, que se mostró en 2015 a favor de la decisión del equipo médico de dejarle morir.

No obstante, el caso regresó a la Justicia francesa porque un cambio en el equipo médico que le trata planteó una nueva revisión del mismo.

Un accidente de moto

Lambert, enfermero de profesión, sufrió un accidente de moto en 2008 cuando tenía 32 años que le causó un grave traumatismo craneal y quedó tetrapléjico, en un estado de consciencia mínima.

Este caso refleja el debate sobre la legalización de la eutanasia en Francia, acentuado por el enfrentamiento dentro de la propia familia de Lambert, desde que los médicos decidieran por primera vez en 2013 parar la alimentación y la hidratación artificial.

Su mujer, Rachel, un hermano y sus sobrinos defienden que Vincent se mostró siempre contrario al ensañamiento terapéutico, mientras sus padres, de profundas convicciones católicas, creen que debe ser mantenido con vida, pese a que no presenta signos externos de consciencia.

En 2016, Francia aprobó una “ley de final de la vida” que permite la sedación profunda para evitar el sufrimiento en enfermos terminales, pero prohíbe la ayuda activa para morir, por eutanasia o mediante suicidio asistido.

En una tribuna publicada este jueves en el diario conservador Le Figaro, setenta médicos especialistas denuncian que se trata de una falsa eutanasia, pues “es evidente que Vincent Lambert no está al final de la vida”.

Para dar esta opinión se basan en un vídeo de 2015 que no se ha mostrado a la audiencia en el que se aprecian signos de consciencia.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook