Rajoy acepta subir todas las pensiones un 1,6% para esquivar un veto del PNV a sus Presupuestos


El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha sellado un acuerdo con el PNV para superar la primera votación de los Presupuestos en el Congreso, a cambio de una subida de todas las pensiones al ritmo del IPC que garantice a todos los beneficiarios el mantenimiento de su poder adquisitivo este año y el siguiente.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha explicado que este miércoles se ha cerrado el compromiso después de que Rajoy se reuniese ayer con el presidente de los nacionalistas vascos, Andoni Ortuzar. A cambio, se compromen a rechazo las enmiendas a la totalidad que reclamarán mañana la devolución al Gobierno de las cuentas, lo que permitiría la tramitación de los Presupuestos en el Congreso.

¿Qué es lo que ha aceptado el Gobierno? Principalmente, elevar todas las pensiones un 1,6% este ejercicio—la inflación media prevista— y subirlas conforme al IPC también en 2019. De este manera los pensionistas no perderán capacidad de compra ninguno de los dos años, como sí habría ocurrido para cinco millones de beneficiarios de haberse mantenido la subida decretada del 0,25%, el mínimo legal que aplica el Gobierno desde hace años alegando un déficit del Sistema.

Y no es la única subida que los nacionalistas vascos han arañado al Gobierno. También aumentará más este año cuatro la base reguladora de las pensiones de viudedad. Se ampliará al 56%, cuatro puntos más que la actual, a pesar de que el Gobierno solo había previsto hacerlo en sus cuentas al 54%. Se mantiene en cambio el objetivo del 60% para 2019. En cuanto a las pensiones mínimas, subirán por encima del IPC, hasta el 3% que se había previsto ya en los presupuestos.

Finalmente, se retrasará cuatro años la aplicación del factor de sostenibilidad que se introdujo en la reforma de las pensiones aprobada en 2013 y que suponía un recálculo de la pensión según la esperanza de vida del país. Iba a entrar en vigor en 2019, en pleno año de elecciones europeas, locales y autonómicas… pero finalmente lo hará en 2023. Los expertos calculan que este factor devaluaría las pensiones un 5% cada 10 años desde su aplicación al sistema.

“No contemplábamos otra solución, era lo justo y lo que había que hacer”, asegura Aitor Esteban. Esta subida de pensiones permitirá al Gobierno esquivar las enmiendas a la totalidad, pero no significa que el PNV vaya a votar en mayo a favor de los Presupuestos. La exigencia de los vascos al Gobierno para que levante el art. 155 en Cataluña antes de aprobar las cuentas, sigue vigente.Y el portavoz del PNV ha admitido cierta “preocupación” de su grupo por este asunto.

El PNV, de momento, se muestra dispuesto a negociar enmiendas parciales con el PP para asegurar la aprobación de las cuentas y valora en todo caso que Rajoy haya dicho este miércoles en los pasillos del Congreso que tienen un “compromiso firme” en que el 155 desparezca en cuanto se elija nuevo Ejecutivo en Cataluña.

Lo que sí ha negado el PP es que la subida de pensiones conforme al IPC vaya a erosionar el gasto social que contienen los Presupuestos en otras áreas. “No serán recortes de ningún tipo. No tengo calculado el importe de esas medidas, pero insisto, habrá que ver las enmiendas parciales que presenta el PNV”, ha puntualizado el portavoz de Presupuestos del PP en el Congreso, Jaime de Olano.

Los sindicatos exigen ir “más allá”

La subida de las pensiones al ritmo de la inflación era una de las exigencias de los sindicatos, que han echado a la calle a miles de personas en las últimas semanas para protestar por la subida del 0,25% que ellos tildaban como aumento “de mierda”.

Álvarez y Sordo recogen firmas por las pensiones en la puerta del Congresos. (EFE/Javier Lizón)

Los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, han defendido sin embargo que las medidas deben ir más allá y han animado a movilizarse para conseguir “mas avances”. Este miércoles se han plantado ante el Congreso para recoger firmas en favor de que las pensiones se “blinden en la Constitución” y la derogación de la última reforma del Gobierno del PP que, entre otras medidas, introducía el factor de sostenibilidad.

“La movilización es el único camino para revalorizar las pensiones, asegurar la viabilidad del sistema público y mover el Gobierno”, ha asegurado Álvarez, que ha defendido avanzar a una pensión mínima superior a 1.000 euros. Sordo, por su parte, dice que seguirán “dando la lucha” hasta que se derogue la reforma de 2013, lo que hará “desde las propuestas, desde la calle y el próximo 1 de mayo”.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook