Renta 2017-2018:  Requisitos para aplicar deducciones en la renta por cuestiones laborales o familiares


Una vez analizadas la cuota líquida y la diferencial y obtenido el resultado de la Declaración de la Renta, el contribuyente puede realizar deducciones en la cuota líquida por diversos motivos: por doble imposición internacional, por rendimientos bonificados… Pero esta no es la única opción. En función de la situación laboral o familiar el declarante también puede aplicar ciertas deducciones, siempre y cuando cumpla los requisitos que se solicitan.

¿Quién puede aplicar deducciones en su Declaración de la Renta?

Por cuestiones laborales

Trabajadores

Como norma general, podrán deducirse aquellos que “realicen una actividad por cuenta propia o ajena” siempre y cuando estén dados” de alta en el régimen correspondiente de la Seguridad Social o mutualidad”.

Parados

También quienes se encuentren en situación de desempleo y “perciban prestaciones contributivas y asistenciales” por ello, pueden aplicar deducciones. Eso sí, para hacerlo no es suficiente estar inscrito como demandante de empleo, hay que cumplir el requisito de estar cobrando la prestación del sistema de protección de desempleo.

Pensionistas

Aquellos que “perciban prestaciones abonadas por el Régimen General y los Regímenes especiales de la Seguridad Social o por el Régimen de Clases Pasivas del Estado”.

Otras situaciones laborales

En el caso de “profesionales no integrados en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos por las Mutualidades de Previsión Social”, las deducciones pueden hacerse siempre que las prestaciones sean idénticas a las que prevé la pensión de la Seguridad Social.

Por cuestiones familiares

En otro ámbito y de manera particular, existen ciertas circunstancias que permiten reducir la cuota diferencial de los contribuyentes. Por ejemplo, si se tienen ascendientes o descendientes con discapacidad (hasta 1.200 euros en cada caso), familia numerosa general (hasta 1.200 euros) o especial (hasta 2.400) o por ser un ascendiente con dos hijos, estando separado legalmente o sin vínculo matrimonial, no teniendo derecho a anualidades por alimentos y sí el derecho por los hijos a la totalidad del mínimo por descendientes (hasta 1.200 euros).

Por maternidad

También en este caso se minora la cuota diferencial del IRPF, siempre y cuando sean mujeres con hijos menores de tres años, en caso de fallecimiento de la madre o cuando la guarda y custodia se exclusivamente del padre o de un tutor legal. También por hijos existe el derecho a deducción, tanto si son por naturaleza como adoptados o vinculados al contribuyente por razón de tutela o acogimiento.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook