Sean Combs paga 21 millones de dólares por lienzo de K. J. Marshall


El empresario de hip hop Sean Combs fue el comprador de una monumental obra del artista afrodescendiente Kerry James Marshall que alcanzó un precio de 21.1 millones de dólares en Sotheby’s esta semana.

Combs, de 47 años, hizo una oferta a través de la miembro de Sotheby’s Jackie Wachter. Su amigo, Swizz Beatz, estaba sentado en la primera fila de la sala de ventas el miércoles, grabando la guerra de ofertas en su teléfono y luego transmitiéndola por Facetime a Combs.

Jack Shainman, quien representa a Marshall en Estados Unidos, confirmó que Combs era el comprador, estableciendo un récord de subasta para un artista afrodescendiente vivo. “Es un visionario”, dijo Shainman en una entrevista telefónica, refiriéndose a Combs. “Es una colección con miras al futuro”.

The New York Times identificó a Combs como el comprador más temprano el viernes. Marshall se encuentra entre los mejores artistas contemporáneos del país, con una demanda creciente de museos y coleccionistas privados, y precios cada vez más altos.

Los artistas afrodescendientes, desde hace mucho tiempo ignorados y subvalorados, ahora ocupan uno de los rincones más atractivos del mercado. Esta semana, Sotheby’s estableció récords para 24 artistas afrodescendientes que donaron obras para recaudar dinero para Studio Museum en Harlem (los 42 lotes totalizaron 20.2 millones de dólares, más del doble de la estimación más alta).

La pintura Past Times, de 9 por 13 pies, representa una escena idílica a la sombra de un proyecto de vivienda. Personas afrodescendientes, vestidas de blanco, juegan golf y croquet, hacen picnic sobre una manta a cuadros roja y blanca y practican esquí acuático; una reminiscencia de la obra A Sunday on La Grande Jatte, de Georges Seurat, que se encuentra en el Art Institute of Chicago. El lienzo era una pieza central de la aclamada retrospectiva itinerante de Marshall que hizo una parada en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York en 2016 y 2017.

Estimado en entre 8 millones de dólares y 12 millones de dólares, fue vendido por una autoridad municipal en Illinois. El Metropolitan Pier and Exposition Authority lo compró por 25 mil dólares en 1997. Normalmente, el vendedor recibe el precio de la venta, que en este caso fue de 18.5 millones de dólares.

La subasta más alta anterior para un artista afrodescendiente vivo perteneció a Mark Bradford, cuya pintura Helter Skelter alcanzó un precio de 12 millones de dólares en Phillips en Londres y fue comprada por el museo de Los Ángeles fundado por Eli Broad.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook