solidez de Varane y Ramos y aire fresco de Asensio


Marco Asensio marcó el 1-2 tras una pérdida de Rafinha y una pared con Lucas Vázquez.
EFE


El Real Madrid se llevó el partido de ida en Múnich frente a un Bayern que estuvo a buen nivel, pero varios jugadores del equipo madridista han conseguido marcar la diferencia en un contexto complicado, lo que permite explicar un triunfo que le da ventaja de cara a alcanzar de nuevo la final de la Liga de Campeones.

Keylor Navas: Falló estrepitosamente en la acción del 1-0, pero hizo dos buenas paradas en la segunda mitad.

Carvajal: Se retiró lesionado en el minuto 66, y quizás algún problema físico explica su mal encuentro. Ribery le superó de forma constante.

Varane: Notable actuación. Se impuso muy bien a Lewandowski en todo momento, tanto para anticipar fuera del área como en acciones dentro de ella.

Ramos: Como suele ser habitual en estos escenarios de máxima exigencia, muy concentrado y eficaz. De nuevo vital en otro triunfo de jerarquía del equipo blanco.

Marcelo: La lesión de Robben le hizo no tener que enfrentarse en muchas situaciones de uno contra uno. En ataque dejó alguna buena acción, pero especialmente la decisiva en un momento difícil: el 1-1 tras un excelente remate desde fuera del área.

Casemiro: Bastante superado, no estuvo tan sólido como de costumbre y acabó viendo amarilla por una entrada sobre James Rodríguez.

Modric: Intermitente. Dejó alguna buena acción en el último tercio, pero al Madrid le costó tener el balón en campo rival y él no dejó alguna conducción para estirar a los suyos.

Kroos: Se notó que el Real Madrid no construyó a través del pase y tuvo menos presencia que en otras ocasiones. Correcto, sin más.

Lucas Vázquez: Muy trabajador. Apareció poco en ataque, pero protegió la banda en todo momento, tanto de extremo como cuando tuvo que ser lateral tras la lesión de Carvajal. Además, asistió a Asensio en el 1-2.

Isco: Lució poco. Sustituido al descanso tras llevarse un golpe en el hombro, tuvo que trabajar mucho sobre la izquierda y no participó tanto con pelota como suele ser habitual.

Cristiano Ronaldo: Su partido más intrascendente en la Liga de Campeones en toda la temporada. Ahogado como único nueve, apenas tuvo remates claros. Se le anuló un gol por mano clara.

Marco Asensio: Entró al descanso por Isco, le dio más profundidad al equipo y anotó el importante 1-2 con una gran definición en un contragolpe.

Benzema: Hizo una buena jugada que acabó en un remate que sacó Ullreich, pero no ayudó a su equipo a conservar la pelota más arriba.

Kovacic: Refrescó el medio campo cuando entró, en momentos en los que el Real Madrid estaba sufriendo bastante.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook