Viejo fantasma de la deuda vuelve a rondar la economía mundial



AFP. La economía mundial está actualmente más endeudada que al inicio de la crisis financiera y los países deben adoptar medidas para mejorar sus finanzas antes del ciclo de desaceleración que se aproxima, apuntó este miércoles el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“En su nivel actual de 164 billones de dólares, el volumen mundial de deuda alcanza un nuevo récord”, dijo este miércoles Vitor Gaspar, titular de la división de asuntos presupuestarios en el FMI.

De acuerdo con el experto, esto significa que el mundo está actualmente 12% más endeudado que al momento de la caída del banco Lehman Brothers, en el estallido de la crisis financiera mundial de 2009 que marcó el inicio de un ciclo de recesión.

Ante el estallido de esa crisis, para reavivar la economía los gobiernos mantuvieron a flote a grandes bancos privados al tiempo que los bancos centrales alimentaron los mercados con tasas de interés extremadamente bajas.

Esta política de estímulos, sin embargo, se prolongó y condujo a un endeudamiento generalizado de los Estados, empresas privadas y particulares.

De acuerdo con el FMI, solamente China representa el 43% del aumento del endeudamiento a partir de 2007, pero el problema no deja libre a ninguna economía.

“La mayor parte del endeudamiento proviene de las economías avanzadas. Sin embargo, en la última década economías de mercados emergentes han sido responsables por la mayor parte del aumento en ese endeudamiento”, apuntó Gaspar.

Lea: Bill Gates advierte sobre rebrote mundial de malaria

En la visión del especialista, es urgente que los países adopten medidas de refuerzo de sus defensas ahora que la coyuntura económica se muestra razonablemente favorable.

Desde hace meses la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, insiste en que es necesario “reparar el techo cuando hay buen tiempo” y aprovechar el ciclo de crecimiento para montar una economía sólida antes de la próxima crisis.

En su más reciente Panorama Económico Mundial, divulgado el martes, el propio FMI destaca que la economía global debe exhibir crecimiento sólido este año y el próximo, pero que más allá de ese período una franca desaceleración ya se dibuja en el horizonte.

El peso de los intereses

En línea con las previsiones del FMI, el Banco Mundial advirtió que en América Latina los “altos niveles de endeudamiento pueden poner en riesgo los logros alcanzados en las últimas décadas”.

En el caso de numerosos países en desarrollo, en particular varios de África, sus niveles de deuda están por debajo de sus topes históricos, aunque el FMI destacó que muchos de ellos se beneficiaron de alivios por parte de sus acreedores.

Sin embargo “el 40% de los países de bajos ingresos está ahora ente un elevado riesgo por causa de la deuda o ya directamente en problemas por ello”, apuntó Gaspar.

El especialista añadió que los pagos de intereses ya han aumentado rápidamente, en especial con países de inflación elevada.

“El peso de los intereses de deuda se ha duplicado en la última década”, señaló.

El FMI expresó este mismo miércoles su preocupación ante el riesgo de un súbito aumento generalizado de la inflación, un escenario que conduciría a aumentos en las tasas de interés.

Es este caso, el impacto sería extraordinariamente grave para los países de economías emergentes con elevado nivel de deuda, especialmente aquellos con deuda denominada en dólar.

Pero países y gobiernos no son los únicos en problema por el problema del endeudamiento.

La abundancia de crédito que siguió a la crisis de 2008-2009 pavimentó el camino a un enorme endeudamiento de las empresas al punto de encender una luz de alerta por los riesgos al crecimiento.

De acuerdo con el FMI, en particular la aprobación de créditos a empresas consideradas de riesgo es ahora una fuente de vulnerabilidad que amenaza la estabilidad financiera.

En sus estudios divulgadas esta semana el FMI elevó el tono de sus comentarios sobre los efectos que la reforma fiscal aprobada en Estados Unidos en diciembre pasado deberán tener en la economía del país.

Según las proyecciones, la masiva reducción de impuestos a las grandes empresas aumentará el déficit presupuestario estadounidense en aproximadamente un billón de dólares en un plazo de tres años, elevando así la deuda interna del país a 116,9% del PIB hasta 2023.

El gobierno de Donald Trump insiste en que la aceleración de las inversiones por la baja de los impuestos generará nuevos ingresos, y ello permitirá cubrir la reducción de la recaudación fiscal.

Según el FMI, esa reforma fiscal deberá impulsar el crecimiento en Estados Unidos este año y el próximo, pero a partir de 2019 el escenario se modificará sensiblemente.

Foto archivo







Noticias relacionadas





VEA MÁS









MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook