“A jefa de protocolo le queda grande el puesto”


Diputados cuestionan labor

Diputados de oposición en el Congreso critican la labor de Laura Pizarro, jefa de Protocolo de Casa Presidencial, luego de que este martes la funcionaria defendiera “las fachas” del mandatario Carlos Alvarado en el recibimiento con honores que le hizo el Estado de El Salvador la semana anterior.

Tal como lo publicó DIARIO EXTRA en su edición de este miércoles 5 de junio, Pizarro aseguró que no vio ningún error en que el presidente Alvarado acudiera al acto solemne en jeans, sin corbata, con las mangas del saco más cortas que la camisa y con zapatos informales.

Lea: Arrestan prófugo de la justicia en Alajuela

Para conocedores en la materia, lo anterior deja mucho que desear, ya que se trataba de un recibimiento formal, donde participaba hasta el representante de Ceremonial y Protocolo cuscatleco y un grupo destacado de militares.

Generalmente se trata de un evento tan solemne que corresponde extender una alfombra roja y el disparo de 21 cañonazos a modo de bienvenida, señales de respeto y amistad.

Sin embargo, Pizarro justificó que “emplearon un código de vestimenta ‘business casual’ debido al trayecto trasatlántico desde Alemania que realizó el presidente Alvarado para llegar a El Salvador”.

Esa respuesta también generó dudas, ya que lo único que permite con ese código de vestimenta es sustituir el saco por un blazer.

“La jefa de Protocolo de Casa Presidencial jamás va a aceptar su responsabilidad, ningún carnicero dice que su carne es mala. Definitivamente le queda grande el puesto. Si de algo estoy seguro es que nadie le va a decir nada, parte de la ética acomodada del PAC, donde ellos siempre llevan la razón y no se le puede cuestionar nada. Cuidado y ahorita salen diciendo que yo soy un businnesscasualfóbico o algo por el estilo”, aseguró el jefe de fracción del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), Dragos Dolanescu.

 

LLAMADA DE ATENCIÓN

 

Para los legisladores verdiblancos Luis Fernando Chacón y Karine Niño, lo mínimo que pueden hacer en Zapote es jalarle el aire a la funcionaria y evaluarla en relación a sus resultados.

Según el artículo 56 del Reglamento del Estatuto del Servicio Exterior, la Cancillería tiene la obligación de evaluar anualmente a todos los colaboradores, diplomáticos de carrera o en comisión, con al menos seis meses en el mismo puesto.

Hay que recordar que Pizarro labora para Zapote gracias a un préstamo que amarró la excanciller Epsy Campbell. En estos momentos, su jefe es el reconocido embajador de carrera, Istvan Alfaro, aunque en los pasillos de la cartera siempre se ha dicho que la funcionaria no le gusta recibir órdenes de nadie.

“No es de recibo la respuesta de doña Laura. Deja mucho que desear que el presidente Alvarado cumpliera a rajatabla el protocolo en Alemania, pero en El Salvador no, ahí llegó como si fuera un rockero y no como el presidente de una República, situación que nos deja mal parados a todos como país.

Es terrible también el mensaje, como si hubiera países de primer mundo y otros de menor categoría, es decir, en Europa si le prestó atención a su vestimenta, pero en un país pequeño, centroamericano, no”, denunció Chacón.

Niño dijo que la situación con Pizarro es el reflejo de lo que ocurre en la Cancillería, cartera que se ha convertido en el dolor de cabeza de la actual administración por la ética flexible con la que el gobierno maneja a funcionarios partidarios del oficialismo.

“Yo le pondría la peor nota a esta funcionaria si se comprueba que el presidente Alvarado no tuvo complicidad en este capítulo tan irrespetuoso”, recalcó.







Noticias relacionadas





VEA MÁS








MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook