Adopte medidas nutricionales saludables durante esta Semana Santa


La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) realizó un llamado a la población para que adopte una nutrición adecuada, ayuno responsable y una prevención de intoxicaciones alimentarias durante Semana Santa.

Jéssica Navarro, funcionaria en Medicina y Nutrición, aseguró que es importante tomar en cuenta algunas recomendaciones saludables, principalmente en las poblaciones más vulnerables, tales como pacientes crónicos, adultos mayores y niños.

Desde el punto de vista nutricional, el ayuno debe cumplir con una serie medidas y control adecuados, con el objetivo de impedir la aparición de problemas digestivos, debilidad, hipoglucemia, mareos y hasta desmayos.

Navarro mencionó que esta práctica tiene que ser una decisión individualizada, moderada y consultada con el doctor en el caso de personas con alguna enfermedad, mientras que mujeres embarazadas, menores de edad y adultos mayores de 60 años deberían abstenerse a realizarlo.

Quienes cuenten con la autorización médica, deben seguir con una nutrición adecuada, ser respetuosos con el horario de la toma de su tratamiento farmacológico y portar los medicamentos con una adecuada conservación.

Otra de las principales recomendaciones consiste en evitar la práctica de actividad física en exceso, además de ingerir líquidos en abundancia para prevenir la deshidratación.

La doctora Navarro advirtió que conviene interrumpir el ayuno cuando aparezca alguna sensación de debilidad de cualquier grado, confusión, inquietud, desmayos e indicios de hipoglucemia, como sudoración profusa, temblor, taquicardia y fatiga.

Por otro lado, el consumo de pescado y mariscos se vuelve muy común por la gran cantidad de turistas que visitan las costas nacionales.

En estos casos, conviene elegir presentaciones “blancas” como el róbalo, el bacalao, el lenguado, la merluza, la tilapia y la corvina por su bajo contenido en grasa.

Los pescados “azules” tales como el salmón, el atún, el arenque, la sardina, la anchoa y la anguila poseen un mayor contenido de grasa insaturada.

Además, si se busca reducir el consumo de colesterol, mariscos como la almeja, el mejillón, la vieira y la ostra constituyen la mejor opción. Mientras que el camarón, el langostino, la langosta, el cangrejo, el calamar y el pulpo contienen mayor cantidad.

Los productos marinos son especialmente sensibles a los cambios bruscos de temperatura, mala conservación y deficiencias en su transporte, lo que podría provocar su rápida descomposición y generar un riesgo para quienes lo consuman.

Por esta razón, recomendó que al adquirir el producto se debe observar que tenga color, olor y apariencia fresca.

Con el propósito de reducir el riesgo de intoxicaciones alimentarias usted debe tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

             Los residuos de comida no se deben guardar en el refrigerador durante más de tres días, ni tampoco recalentarse más de una vez.

             Limpie y desinfecte los utensilios y superficies en donde se manipulen los alimentos.

             Sustituya la utilización de “limpiones” por toallas descartables.

             Lávese las manos con agua y jabón durante 20 segundos antes, durante y después de manipular alimentos.

             Evite la “contaminación cruzada”.  Las superficies y utensilios para la manipulación de alimentos en crudo se deben lavar y desinfectar antes de utilizarlos con alimentos cocinados.

Según la especialista, es posible que el aspecto, el olor y el sabor de los alimentos sean normales, sin embargo, una inadecuada manipulación y preparación podrían generar trastornos gastrointestinales.

Es necesario, también, evitar el abuso en la dieta de la miel de chiverre, encurtidos, arroz con leche, panes, entre otros platillos característicos de la época.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook