Casos diarios de COVID-19 podrían dispararse de 30 a 240, revela estudio


  • De no bajar la curva, país podría entrar en «contagio comunitario»

(CRHoy.com) Si el país no logra frenar la curva de contagio por COVID-19, la cantidad de casos tendrá un incremento exponencial que haría que los diagnósticos pasen de 30 a 240 por día para finales de mes.

Así lo revela un análisis del Centro Centroamericano de Población de la Universidad de Costa Rica (UCR), en donde se explica que la cantidad de contagios que puede provocar una persona enferma ha experimentado un aumento en las últimas semanas.

Se trata de la tasa R de reproducción de una pandemia, que es el número promedio de personas que contagia cada infectado. “R” indica por cuánto se multiplica cada generación de infectados, es decir, el crecimiento exponencial.

El 16 de abril nuestro país registró el valor R más bajo, apenas era de un 0.30, rango que podría haber llegado a “extinguir” el virus; sin embargo, al 4 de junio, el valor de R era de 1.88 y con tendencia ascendente.

“Esta tasa R = 1,88 es extremadamente preocupante porque significa un potencial de duplicación cada 9 días en la cantidad de personas infectadas. Es decir que el país podría pasar de los aproximadamente 30 casos diarios actuales a 240 a finales de junio, cantidad que desbordaría la capacidad del sistema para localizar contactos (se requerirían cerca de 5.000 pruebas de laboratorio diarias)”, cita el reporte de la UCR.

El doctor Álvaro Avilés, jefe de Epidemiología del Hospital México, explicó, con ejemplos, qué es R y cuáles son las razones por las que su valor ha crecido.

Detalló que este 1.88 nos pone muy cerca del “contagio comunitario”, pues el aumento exponencial de casos haría imposible el rastreo de los contactos y la mayor preocupación es que se saturen los servicios de salud y el sistema pierda la capacidad para atender a todos los enfermos severos y graves.

Pese al 1.88, el análisis reconoce que – hasta ahora- Costa Rica ha logrado mantener la pandemia “bajo control” y que hay un margen para evitar que aumente el valor de “R”, siempre y cuando las personas acaten las medidas sanitarias. “Pero si se mantienen en esos niveles durante varias semanas, el crecimiento exponencial empezará a notarse y los servicios de salud a desbordarse”, advierte el documento.

A mediados de abril, el país tuvo la R más baja de Iberoamérica, pero después de Semana Santa empezó una curva creciente y ha provocado que Costa Rica se ubique como uno de los países donde el COVID-19 es de más rápida propagación.

De momento, y afortuandamente, Costa Rica presenta la razón de mortalidad más baja de Iberoamérica, con 2 defunciones acumuladas por cada 100.000 personas mayores.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook