Cinco experimentos científicos divertidos para hacer con niños


La ciencia puede ser divertida y, sin duda, capaz de despertar en los más pequeños de la casa esa curiosidad que les invitará a descubrir cómo es el mundo. Realizar con ellos diversos experimentos es la manera perfecta de pasar una tarde en familia mientras aprenden y lo pasan en grande. No solo será un juego sorprendente, sino también una manera de hacer crecer en ellos la pasión por la ciencia. ¡Toma nota de estas propuestas!

TORRES DE HIELO MÁGICAS

La idea de este primer experimento es que al verter agua sobre un recipiente, pase instantáneamente a su estado sólido, creando grandes columnas de hielo. ¡Parecerá magia!

Materiales:

  • ​Una botella de agua (a poder ser con bajos residuos)
  • Un cubito de hielo
  • Un congelador
  • Un plato
Método:

  1. Introducir la botella de agua en el congelador a -18ºC durante dos horas y media.
  2. Sacarla con mucho cuidado. Veremos que aún conserva su estado líquido
  3. Poner un cubito de hielo sobre un plato.
  4. Verter, poco a poco, el agua sobre el cubito a una cierta altura y ver cómo pasa a estado sólido en cuanto contacta con el hielo. Habrá que ir subiendo la botella a medida que se cree la torre para hacerla lo más alta posible.​

EL CRISTAL INVISIBLE

Hacer desaparecer un vidrio delante de todos es posible.

Materiales:

  • ​Una varilla de vidrio. Si no tienes, puede ser también una bola o similar
  • Agua
  • Azúcar
  • Una cuchara
  • Microondas o algo para calentar el agua
  • Un vaso
Método:

  1. Calentar un vaso con agua.
  2. Echar azúcar poco a poco y remover con un cuchara para disolverlo.
  3. Al meter la varilla en el agua… ¡desaparece! Es posible que no salga a la primera, por lo que habrá que añadir más azúcar e ir probando hasta dar con la cantidad justa.

EL ALIENÍGENA BAILARÍN

En este experimento, será necesario crear algo llamado ‘fluido no newtoniano’, que se transformará en todo un bailarín con el sonido de la música.

Materiales:

  • Harina de maíz
  • Agua
  • Colorante alimenticio
  • Un altavoz
  • Papel film
  • Tijeras
  • Una cuchara
  • Un recipiente hondo​
Método:

  1. Echar 3 cucharadas grandes de harina de maíz en un plato hondo
  2. Ir añadiendo agua hasta que se consiga una mezcla homogénea. Para saber si la proporción es correcta, basta con coger un poco y hacer una bola con la mano ejerciendo presión con los dedos. Al soltar la masa, la bola se volverá líquida.
  3. Poner papel film sobre un altavoz conectado a un ordenador.
  4. Verte la mezcla encima
  5. Utilizar este sofware gratuito para reproducir una señal de 30 a 40 Hz.
    ¡Y a bailar!​

CALABAZAS DE FUEGO VERDE

Esta terrorífica decoración para celebrar la noche de Halloween está pensada para hacer con niños un poco mayores, y siempre con ayuda de un adulto.

Materiales:

  • Una calabaza
  • Un cuchillo
  • Ácido bórico
  • Alcohol 96º
  • Una vela con base metálica
  • Una cuchara
Método:

  1. Vaciar la calabaza.
  2. Tallar los ojos, la nariz y la boca como de costumbre.
  3. Quitar la vela del recipiente metálico. Rellenarlo con ácido bórico y alcohol. Mezclarlo todo con ayuda de una cuchara.
  4. Colocarlo dentro de la calabaza y encender con un mechero. ¡Saldrán destellos verdes!

GEODAS DE COLORES

Serán preciosas para decorar cualquier rincón.

Materiales:

  • Un huevo
  • Alumbre de potasio en polvo
  • Cola blanca
  • Colorante alimentario
  • Tijeras
  • Un pincel
  • Una cuchara
  • Papel absorbente
  • Un recipiente hondo
  • Agua
Método:

  1. Hacer un agujero con una tijera en cada extremo del huevo.
  2. Soplar por un lado para que el interior del huevo salga por el otro para vaciarlo.
  3. Cortar el huevo a lo largo por la mitad, con cuidado de que no se rompa.
  4. Secar el interior con papel absorbente.
  5. Echar cola blanca en el interior y extenderla con un pincel por todo el interior.
  6. Rellenar las dos mitades el huevo hasta arriba con alumbre de potasio, presionando con una cuchara para que se pegue.
  7. Volcar sobre un papel para que caiga todo el sobrante. De esta forma, quedará solo el alumbre pegado a la cáscara.
  8. Calentar un recipiente hondo con agua, echarle 3 cucharadas de alumbre y remover.
  9. Añadir varias gotas de colorante al recipiente con agua y remover.
  10. Esperar al menos 30 minutos hasta que el agua esté fría y, después, sumergir las cáscaras de huevo con el alumbre pegado.
  11. Esperar 15 horas para descubrir las preciosas geodas creadas.

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para hacer con niños? Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook