Cómo actuar para evitar ahogamientos en las piscinas


Los ahogamientos en piscinas suelen aumentar durante la temporada de verano y son la tercera causa de muerte por traumatismo no intencional a nivel global, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Las personas mayores y los niños son los principales grupos de riesgo de la población, por lo que la prevención es clave para evitar este tipo de accidentes. 

Durante el año pasado, del 1 de enero al 31 de diciembre de 2019, un total de 440 personas perdieron la vida por ahogamiento en espacios acuáticos en España, según el Informe Nacional de Ahogamientos de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo. En este año, según los datos registrados desde el 1 de enero al 31 de mayo, 72 personas han fallecido por esta causa.

Recomendaciones para evitar ahogamientos

Respecto a los menores, la mayoría de ahogamientos se producen en piscinas particulares o de comunidades privadas, «donde se ha demostrado que pueden disminuir las muertes por ahogamiento hasta en un 95% con el simple vallado reglamentario de las mismas existente hoy en día para piscinas comunitarias», subraya el Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones no intencionadas en la Infancia, de la Asociación Española de Pediatría, en un artículo en la revista Anales de Pediatría. 

En el caso de los adolescentes, los ahogamientos «suelen suceder en lagos, mar, río y canales, donde tienen lugar actividades acuáticas de tipo lúdico», además, «el 25% de los casos de muertes por ahogamientos se asociaron a consumo de alcohol», añade. En este sentido, algunas de las estrategias que indican para la prevención de ahogamientos son las siguientes:

  • La supervisión o vigilancia es fundamental para la prevención de ahogamientos, sobre todo de los menores. 
  • La presencia de socorrista es la mejor forma de evitar accidentes acuáticos. No obstante, se debe vigilar a los niños en todo momento.
  • El cercado o vallado de seguridad completo de las piscinas es efectivo para la reducción de ahogamientos. 
  • En el caso de utilizar lonas para cubrir la piscina, estas «deben ser firmes y cubrir toda su anchura y longitud para evitar que los niños puedan atravesarlas o colarse por los bordes de la piscina, y queden atrapados debajo de la lona sin poder salir».
  • «Los vasos infantiles o de chapoteo también deben estar vallados para impedir que los niños puedan acceder por sí solos».
  • «Los desagües de las piscinas, tanto públicas como privadas, incluidas las de hidromasaje, deben tener dispositivos de seguridad que eviten la succión y el atrapamiento del pelo u otra parte del cuerpo».
  • Conocer correctamente el funcionamiento de las alarmas de seguridad de piscinas. 
  • Los expertos señalan que aprender a nadar y las clases de natación disminuye las tasas de ahogamientos en los niños. 
  • Otra medida básica de protección es el uso de dispositivos personales de flotación, sobre todo en la navegación de recreo. «Los niños no deben llevar flotadores que se puedan deshinchar (como los manguitos) por el riesgo que suponen. Son preferibles los chalecos salvavidas». 
  • Conocer maniobras y técnicas RCP es otra medida efectiva.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook