Cómo convertir esta estantería en una biblioteca infantil para que los más pequeños mimen sus libros


Leer es una de las aficiones a las que conviene coger gusto desde pequeños. Si bien es cierto que sus primeros pasos entre libros vienen acompañados de la ayuda de papá y mamá (¡que levanten la mano los cuentacuentos nocturnos!), los niños pueden ganar autonomía, creatividad y vocabulario de la mano de aquellas historias que más se adecúan a su edad y gustos. Por eso, y aunque no hace falta una fecha especial para que se conviertan en el regalo perfecto, el Día del Libro se convierte en el momento perfecto para que esperen con ansía ese detalle que les permitirá, durante las próximas jornadas (siempre que triunfemos con el título), viajar hasta nuevos universos y sentirse identificados con personajes que, pasados los años, recordarán con mucho cariño.

Sin embargo, esta fecha no solo es ideal para potenciar su pasión por la lectura. También nos puede ayudar a enseñarles que hay que cuidar los libros como los tesoros que son y que, una vez los han hojeado tantas veces como han querido, es importante devolverlos a su sitio para que puedan seguir siendo el mejor pasaporte a la imaginación. Del mismo modo que sus juguetes tienen un lugar específico para descansar tras un intenso día de juegos, los libros bien merecen un sitio propio en el que aguardar antes de la próxima lectura y que, por supuesto, esté al alcance de los más pequeños.

Lejos de baldas altas en las que quedar relegados hasta recibir ayuda paterna, el mejor lugar para guardar sus obras favoritas son las estanterías infantiles que, además de ambientar su dormitorio, les permiten disfrutar y recoger los libros con autonomía. Esta que hemos encontrado en Amazon es un buen ejemplo, pues, además de garantizar la seguridad de los más pequeños, tiene una gran capacidad para guardar, en forma de escaparate, todas las historias que enamoran a los niños.

La estantería infantil, de Songmics.
Amazon

Decorativa y con gran capacidad

La estantería de Songmics es perfecta para una habitación infantil ya que su estampado anima la estancia y a que los propios niños clasifiquen y orden sus libros de forma autónoma. Para ello, cuenta con espacio para hasta 25 libros con una carga máxima aproximada de 5 kilos por estante, además de unos apartados donde guardar material escolar o de manualidades. Así, los más pequeños tendrán a la vista (y de forma ordenada) sus libros preferidos.

Además, cumple todas las normas de seguridad en las que pensamos cuando se trata de artículos destinados a los más pequeños: sus bordes son redondeados, su base le aporta gran estabilidad, incluye un dispositivo antivuelco para fijarla a la pared y las bolsas de lona (muy fáciles de limpiar) están sujetas con un tubo que evita que el peso de los libros desestabilice la estantería.

En 20Minutos buscamos las mejores ofertas de Amazon y otras tiendas. Los precios y disponibilidad pueden variar tras la publicación.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook