Cómo cuidar la piel cuando el uso de la mascarilla es obligado


El Gobierno de España ha aprobado el uso de la mascarilla en los espacios al aire libre y abiertos al público, siempre que no sea posible mantener la distancia de seguridad. Debido a esto, la mascarilla se ha convertido en un complemento de nuestro día a día indispensable para frenar la propagación del coronavirus.

Sin embargo, las temperaturas empiezan a ser altas por la proximidad del verano. Esto ha provocado que la mascarilla comience a resulta incómoda debido al sudor y el picor que afecta a las pieles más sensibles. Por esta razón, conviene cuidarla para protegerla aunque utilicemos mascarilla.

El uso de la mascarilla no bloquea los rayos ultravioleta

Los días son más largos, podemos disfrutar de más horas de sol… pero la mascarilla no debe hacer que nos relajemos en el momento de proteger nuestra piel del sol. La frente, el cuello y otras áreas de nuestro rostro están expuestas a los rayos ultravioleta. Por lo tanto, utilizar protector solar es indispensable.

Desde el Instituto Nacional del Cáncer advierten de lo importante que es utilizar protector solar y evitar la exposición al sol en las horas de más calor. Para que el uso de la mascarilla no sea incómodo, podemos escoger un protector que sea ligero y no graso para evitar que aparezcan brillos.

Hidratar la piel es fundamental para evitar las irritaciones

El uso de la mascarilla puede provocar irritaciones en aquellas pieles que son más sensibles, tienen tendencia atópica o sufren otro tipo de afecciones como dermatitis o piel seca. El roce en la nariz o los pómulos puede hacer que surja el enrojecimiento, lo que puede generar malestar e incomodidad.

Para evitarlo, conviene hidratar la piel y utilizar vaselina en aquellas partes del rostro donde la fricción sea mayor. Este es un consejo que brinda Mi Farma y que indica que funciona muy bien.

Cambiar el maquillaje por fluidos con color

Se puede utilizar maquillaje con la mascarilla, pero es necesario que seamos conscientes de que este puede provocar manchas y, en el caso de que sea muy untuoso, causar brillos y favorecer el sudor. Por eso, es preferible escoger otras opciones con las que, afortunadamente, contamos. 

Existen factores de protección que aportan un ligero tono bronceado en la piel. Si bien no sustituye al maquillaje, es una opción para no tener que ponernos un factor de protección y maquillaje por encima. Cuantos más productos utilicemos, la piel sudará más y eso no nos resultará cómodo.

También, podemos encontrar opciones de cremas con factor de protección y un color (light, medium o dark) que se adapte lo mejor posible a nuestro tono de piel. Una especie de tres en uno que nos ayudará a tener una piel cuidada y fresca, aunque tengamos que utilizar mascarilla.

Llegados a este punto, ya sabemos qué consejos debemos tener en cuenta para cuidar la piel al llevar mascarilla. Pues, utilizarla no nos exime de tener que brindarle los cuidados que necesita para que podamos protegerla no solo del sol, sino de posibles irritaciones que puedan aparecer debido a su uso continuado.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook