Cómo llevar el asma durante la pandemia por el COVID-19


La crisis del coronavirus ha llevado al límite al sistema sanitario. Dada la gran cantidad de dudas que se han generado acerca de una enfermedad desconocida hasta hace unos meses, gran parte de la sobrecarga se concentra en los servicios de información que están ofreciendo médicos y sanitarios.

En ese sentido, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha confeccionado un conjunto de decálogos dirigidos tanto a pacientes como a profesionales sanitarios. Por ejemplo: cómo llevar el asma durante la pandemia por el COVID-19. Estos son sus consejos:

Las personas con asma deben continuar con todos sus medicamentos inhalados, incluidos los corticoides inhalados, según lo prescrito por su médico. Los pacientes con rinitis alérgica asociada pueden continuar tomando corticoides nasales si los tienen prescritos.

En las crisis de asma, los pacientes deben tomar un ciclo corto de corticoides orales si así está indicado para evitar consecuencias graves.

Los pacientes con asma grave pueden requerir en algunas ocasiones un tratamiento a largo plazo con corticoides orales, además de su terapia inhalada. En estos casos, deberá continuarse con las dosis más bajas posibles. Deberán usarse las terapias biológicas en lo posible, a fin de limitar la necesidad de corticoides orales.

Las pacientes embarazadas asmáticas, también deberán continuar con sus corticoides inhalados en caso de tenerlos prescritos, preferiblemente budesónida. En caso de crisis, deberá valorarse también el tratamiento con corticoides orales, si los precisan.

No deben usarse nebulizadores ni sistemas jet, por mayor riesgo de diseminación de COVID-19 a otros pacientes o al personal sanitario. Si es imposible evitar su uso, debe hacerse en una habitación con presión negativa y con un filtro o mascarilla cubriendo el nebulizador.

Se recomienda siempre el uso de inhalador o inhaladores en cartucho presurizado con cámara espaciadora en crisis leves, modera-das y graves. Las cámaras espaciadoras no deberán compartirse en casa. En urgencias de AP, tras cada uso, se desinfectarán adecuadamente la cámara espaciadora y la carcasa del inhalador.

Durante la crisis, se mantendrá el tratamiento de mantenimiento del paciente, tanto en el domicilio como en el hospital.

Las espirometrías deben suspenderse para reducir el riesgo de transmisión del virus y, si es absolutamente necesario, se deben tomar medidas adecuadas para el control de infecciones.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook