cómo prevenirla, detectarla y eliminarla


Hoy en día, la tecnología es parte importante de nuestra vida. Nos ayuda a mejorar diferentes aspectos como la comunicación, el ocio o el trabajo. Utilizándola correctamente es una gran herramienta, pero también puede ser peligrosa si no se emplea con cabeza o no se tiene cuidado.

La información que utilizamos en el teléfono móvil puede ser usada para poner en peligro nuestra privacidad. Nos registramos con nuestros datos personales, consultamos la cuenta bancaria y guardamos todas nuestras conversaciones privadas. Por ello, el smartphone es un dispositivo con el que se puede espiar a un usuario y averiguar fácilmente información muy importante de él.

El stalkerware es una de estas aplicaciones o herramientas que se aprovechan de la vulnerabilidad de los teléfonos móviles para espiar a las personas. Literalmente, su nombre viene de las palabras «programa» y «acosador», por lo que deja clara su intención.

Rafael Palacios, director del Máster en Ingeniería de Telecomunicación e investigador en el Instituto de Investigación Tecnológica de la Universidad Pontificia Comillas, en Madrid, describe a esta aplicación como un «software de monitorización«.

«No es un virus porque no tiene capacidad de duplicarse o expandirse, es una aplicación que se ha instalado» y entraría más bien en la categoría de «software espía«. Su objetivo es «extraer información dinámica del teléfono móvil, sobre todo datos como la localización», aunque, según las herramientas que lleve, puede espiar otro tipo de actividades que se hagan con el móvil.

Tal y como explica el catedrático, esta aplicación «intenta permanecer oculta para no ser detectada, por lo que no puede hacer cosas muy intensivas como estar grabando la pantalla y el sonido todo el rato. Eso ocuparía memoria y gastaría muchísimos datos y batería».

«El stalkerware suele intentar estar oculto, por lo que a lo mejor va registrando la posición cada cierto tiempo. En algún caso puede registrar las llamadas que se han hecho o los mensajes que se han enviado o recibido», aclara Palacios. «Nunca hace algo tan invasivo como grabar todo continuamente, porque sería fácilmente descubrible».

Según puntualiza el investigador, este tipo de software «tiene que jugar con coger información al mismo tiempo que evita ser descubierto», por lo que utiliza diferentes estrategias para ello: «A veces recogen información sin hacer un envío y por la noche, cuando el teléfono se está cargando y está conectado al Wi-Fi, aprovecha para hacer el envío. Porque si envían constantemente datos, gastaría los megas del usuario y se le descubriría porque agotaría el contrato de datos».

Un usuario introduciendo el PIN en su teléfono móvil

¿Pero cómo puede alguien tener este software oculto en el teléfono? «Es un programa que hay que instalar de alguna manera, por lo que si alguien deja el móvil desatendido y otra persona tiene el PIN o puede acceder al dispositivo, podría lanzar la instalación del software«, explica Rafael Palacios. «Más sofisticado sería instalarlo de forma remota. Ahí habría que explotar vulnerabilidades mucho más avanzadas, pero también se han dado casos».

A simple vista, el stalkerware es para espiar a una persona, por lo que es común que se use por un detective o por temas de infidelidades. Aun así, parece un software demasiado complejo y que requiere ciertos conocimientos técnicos, por lo que cualquier podría pensar que es imposible que se llegue a estos límites. Pero lo cierto es que es muy sencillo.

«Con las instrucciones adecuadas no es muy difícil. Instalar software en un móvil es muy fácil, lo único es que hay que hacer es unos pasos previos para cambiar a un repositorio de aplicaciones que no sea el oficial», aclara el catedrático. «Tras hacer la instalación, se vuelve al repositorio oficial para que no se note y listo».

«No es una cosa muy complicada. Lo sería si no tenemos el PIN o no tenemos acceso físico al móvil», destacó Palacios. Por lo tanto, uno de los métodos más eficaces para evitar que nuestro teléfono tenga stalkerware instalado es usar un PIN de desbloqueo.

Además, tal y como avisa el investigador de la Universidad de Comillas, «es conveniente no instalar aplicaciones de repositorios desconocidos«. Esto es algo difícil de hacer en iPhone, pues el móvil te obliga a descargarlas de App Store, pero Android sí da flexibilidad en este aspecto, y se puede correr riesgo si se hace.

Mensaje de Android cuando se activa la instalación de aplicaciones de fuentes desconocidas

Rafael Palacios también recomienda «tener el teléfono siempre actualizado» y «tener una copia de seguridad del dispositivo para resetear el dispositivo. De este modo, el teléfono queda libre de este software. Porque si se ha instalado de una forma extraña, no va a formar parte de la copia oficial».

Pero si nuestro teléfono ya tiene instalado algún tipo de stalkerware, ¿cómo detectarlo? «La propia actividad del software puede hacer que la batería del móvil caiga más de lo normal. Además, esto también calentaría el dispositivo«, explica el catedrático.

Si el teléfono gasta más datos o más batería de lo normal, lo conveniente es mirar en la configuración por qué sucede esto: «Si apareciese un programa extraño, puede que sea un software espía. Cuando hay una caída de batería o un exceso de uso de datos, es algo que normalmente hay que mirar, a ver qué está pasando».

«Pero tampoco hay que volverse paranoico», aclara Rafael Palacios. «Muchas veces el móvil está haciendo cosas porque lo estás usando, es normal que se le gasta la batería. A lo mejor se ha dejado una película o Google Maps en segundo plano y siguen consumiendo».

En definitiva, esta nueva amenaza puede ser muy peligrosa por la facilidad con la que se instala y la cantidad de datos que puede recabar. Sin embargo, con unas sencillas precauciones, nadie instalará en tu móvil ningún tipo de stalkerware.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook