Consejos para cuidar una relación a distancia


En pleno siglo XXI, Erasmus, Au Pairs, turismo y migraciones en busca de un futuro mejor mediante, muchos jóvenes han experimentado lo que significa tener una relación a distancia. Ya no solo con una pareja, sino también con amigos, con hermanos, con padres y abuelos. A nadie le gusta no poder abrazar a un ser querido y hoy, más que nunca, los abrazos se echan de menos.

Para quienes nunca han tenido una relación a distancia esta situación forzada puede llegar a afectar la fortaleza de los lazos que los unen con sus seres queridos, ya que cada uno trata de adaptarse como mejor puede a los cambios, y el modus operandi escogido no es el mismo para todos. La empatía y la sinceridad son la mejor defensa en estos días extraños para superar juntos esta adversidad, que se ha convertido en una carrera de fondo, con todos sus altibajos.

Pero, si estamos dispuestos a seguir la letra de esa preciosa jota aragonesa llamada ‘S’ha feito de nuey’, que versa que, en el amor, “cuando l’uno caye, l’otro a de vantar” (cuando uno cae, el otro ha de levantar), el aislamiento no será más fuerte que todo lo que os une.

¿Cómo se puede trabajar en el día a día la relación?

Las videollamadas son sin duda el canal de comunicación principal en este tipo de situaciones y hay muchas actividades que se pueden compartir a través de ellas.

-Haced planes para cuando acabe esta situación, paramantener la esperanza en un futuro que seguro que llegará.

-Hablad de lo que os preocupa, pero no convirtáis la conversación en un monólogo sobre el coronavirus. Eso solo hará que los ánimos bajen.

-No siempre hay algo que contar: y no pasa nada. Si tu día ha sido igual que los diez anteriores y no te ves con ánimo de contar nada nuevo, no lo hagas. Si no te apetece hacer una videollamada en determinado momento, no significa que no quieras ver a esa persona, y viceversa. No os forcéis a hacer algo que no os apetezca hacer.

-Haced una actividad juntos que no implique hablar. Puede ser practicar ejercicio juntos, ver una serie o preparar una obra de teatro. Tratad de ajustar las aficiones que practicabais juntos antes de esta situación extraordinaria a través de la pantalla.

-Las videollamadas son como las citas y las quedadas: cada pareja es un mundo y no hay un número perfecto. Quizá quieras hacer varias al día o quizá cada dos o tres. Tratad de entenderos y ajustaros el uno al otro.

-Matad el tiempo jugando: ¡hay millones de opciones online! Podéis poner a prueba vuestra agudeza a través de un escape room, retar vuestra memoria y cultura general con un trivial, haceros ricos jugando al Monopoli, aliaros para echar un guiñote o competir uno contra otro en el Fifa 20. Machacaros en el parchís o jugando al Uno o enseñaros un vecindario ideal que habéis creado en los Sims donde sois vecinos y quedáis todas las tardes para acariciar gatitos. ¡Gracias, internet!

-Recordad ‘viejos tiempos’. Si esa persona es importante para ti es por todo lo que habéis vivido juntos y lo que os queda por delante por compartir. Cuando la moral esté baja, ayuda recordar todo lo que os une, seguro que acaba asomando alguna lagrimilla y muchas carcajadas.

-Celebrad juntos (lo que sea). Un cumpleaños, un aniversario, que habéis terminado la presentación de un trabajo o simplemente la vida. Podéis incluso quedar en preparar una cena y vestiros para la ocasión. Compartid las alegrías igual que hacéis con las penas.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook