Covid-19: es poco posible encontrar el caso cero


Es poco probable que Panamá identifique cuál fue el caso cero en la epidemia de Covid-19, cuyo primer contagio fue reportado el 9 de marzo. La incógnita no podrá ser desvelada debido a que las autoridades no iniciaron las labores de vigilancia por el SARS-CoV-2 a tiempo, y el país tampoco estaba preparado para realizar el diagnóstico de la enfermedad en los hospitales y clínicas.

Así lo explicó José Loaiza, científico del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (Indicasat-AIP), quien detalló que en el estudio del primer caso de un paciente recuperado de Covid-19, publicado esta semana en la revista Frontiers in Public Health, se refuerza la tesis de que Panamá debe fortalecer el sistema de vigilancia de patógenos con potencial pandémico a través de investigación científica básica y aplicada, de manera que se pueda anticipar la entrada de agentes infecciosos al país en el futuro.

El estudio, elaborado por un equipo de científicos y médicos internistas, vuelve a confirmar que en el país hubo transmisión del virus desde mediados de febrero.

La historia del primer paciente recuperado de Covid-19 en Panamá.

José Rojas, de 49 años de edad y profesor de biología en el Colegio Monseñor Francisco Beckmann, ubicado en Las Cumbres, es oficialmente el primer paciente recuperado en Panamá, de la enfermedad Covid-19, que transmite el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2).

La historia epidemiológica de este paciente forma parte de un estudio elaborado por científicos del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (Indicasat-AIP) y médicos del Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid, del Ministerio de Salud (Minsa) y de la Universidad de Panamá, y fue publicado en la revista Frontiers in Public Health, el pasado 15 de septiembre. En el estudio se reconfirma que el virus ya circulaba a mediados de febrero en el país.

Rojas forma parte del primer conglomerado de casos que surgió en el país, antes de que el Minsa confirmara el primer caso, el 9 de marzo.

Este primer paciente comenzó a presentar síntomas similares a los de la gripe (mialgia, deshidratación, fatiga y escalofríos, pero sin fiebre, tos y dificultad respiratoria) el 21 de febrero. En ese momento no se habían reportado casos de Covid-19 en Panamá.

Covid-19: es poco posible encontrar el caso cero

Ante los síntomas que presentaba, visitó el hospital el 24 de febrero para buscar tratamiento, y fue enviado de regreso a casa con recetas médicas para una probable infección viral.

Con el paso de los días, Rojas presentó otros síntomas: diarrea, mareos y disnea. Entonces, acudió a una clínica privada –dos veces en menos de 6 días–, donde le aplicaron una prueba para dengue, que dio negativo.

“Una semana después del inicio de síntomas, su temperatura corporal [37.0 ° C, 98.6 ° F] y el recuento total de glóbulos blancos [9.2 × 103 células por microlitro] estaban en el rango normal, pero se cansaba fácilmente después de actividades simples como caminar o subiendo las escaleras de la escuela”, describe el estudio.

Mientras, la sintomatología de Rojas estaba en aumento entre el 1 y el 3 de marzo de 2020: perdió el sentido del olor (anosmia) y tampoco saboreaba ningún alimento (disgeusia). Había disminuido el apetito, pero decidió seguir adelante. Cuando inició el año escolar (lunes 3 de marzo), dictó clases de biología a 40 estudiantes. Justo ese día, horas más tarde, el paciente fue ingresado al Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid, junto con el hoy fallecido director del plantel, Norato González, de 64 años, quien presentaba fiebre alta, tos severa y problemas respiratorios persistentes. Todo ocurrió seis días antes de que se confirmará oficialmente el primer caso de Covid-19 en Panamá, en un ciudadana panameña que regresó el 8 de marzo de España.

El profesor Rojas fue sometido a varios estudios clínicos para conocer el origen de su enfermedad, entre ellos una prueba de panel de enfermedades respiratorias y patógenos mediante la técnica de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), incluidas varias cepas de coronavirus que se sabe que infectan a los humanos y otros numerosos patógenos virales y bacterianos. Sin embargo, todos los resultados se clasificaron como no detectados, plantean los médicos en el estudio.

Posteriormente, el 6 de marzo, tres días antes de la confirmación de la infección por SARS-CoV-2 en el paciente, su patrón respiratorio empeoró, junto con el deterioro de los parámetros de oxigenación, requiriendo intubación y ventilación mecánica invasiva. Fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos el 9 de marzo, para su respectivo tratamiento.

Luego de recibir información del Minsa sobre el primer caso confirmado de Covid-19, que fue luego de 6 días de hospitalización y más de 13 días de inicio de síntomas, el paciente fue sometido a una RT-PCR (reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa) y en ese análisis dio positivo para ácido ribonucleico (ARN) del SARS-CoV-2. Desde entonces, los médicos comenzaron el tratamiento, según lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, y fue dado de alta del hospital el 28 de marzo.

Se activan las alarmas

El estudio científico indica que, inmediatamente se confirmó este caso, se comenzó una investigación epidemiológica para determinar los contactos, que resultaron ser 15 personas, incluidos familiares, estudiantes, amigos y colegas, los cuales fueron sometidos a la prueba del SARS-CoV-2. Ninguno de ellos dio positivo o se enfermó.

Adjuntos

Estudio del primer paciente recuperado de Covid-19 en Panama.pdf

Además, se realizó un seguimiento clínico de 200 personas de la escuela que habían estado en contacto cercano con el director y el paciente, y al 10% se le hizo la prueba del SARS-CoV-2.

El paciente aún no sabe dónde pudo haber adquirido el virus, ya que no había estado en contacto cercano con el director o compañeros de trabajo durante la semana de organización escolar.

En cambio, es posible que la transmisión en racimo ya haya estado ocurriendo en la escuela, ya que siete profesores más dieron positivo por SARS-CoV-2, después de que a este paciente se le hizo la prueba del virus. Curiosamente, ninguna de estas personas o sus familiares había viajado fuera de Panamá en los últimos 12 meses o desarrolló síntomas graves ni murió debido a la Covid-19 (salvo Norato González), plantea la investigación.

José Loaiza, autor senior del estudio, científico de Indicasat-AIP y coordinador del Programa Centroamericano de Maestría en Entomología de la Universidad de Panamá, explicó que el objetivo de este estudio era describir la evolución clínica del primer paciente agravado y recuperado de Covid-19, y presentar la cronología epidemiológica de los eventos asociados con el primer conglomerado.

Añadió que debido a la importancia de esta información para orientar las decisiones de las autoridades de Salud, el manuscrito fue sometido en abril a consideración del comité editor de la revista. El proceso de evaluación por pares tardó cuatro meses y el manuscrito fue aceptado unánimemente por revisores de varias instituciones de prestigio de Estados Unidos y Asia, comentó.

Rolando Gittens, científico de Indicasat-AIP que formó parte de la investigación, manifestó que la información recabada y las lecciones aprendidas de este caso son un ejemplo de lo importante que es tener acceso a los datos que se han estado generando desde que se reportaron los primeros contagios.

Acotó que un análisis profundo de la data puede alumbrar el camino a seguir con este virus del que aún hace falta mucho por conocer.

En el estudio también participaron Julio Sandoval, médico intensivista y asesor del Minsa en temas de unidades de cuidados intensivos; Augusto Hernández, médico intensivista del Complejo Hospitalario; Gilberto Eskildsen, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá; Jagannatha Rao, director de Indicasat-AIP, y Rojas, docente del colegio.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook