¿Cuáles son las formas de recuperación de una crisis y en qué consiste cada una?


La emergencia sanitaria global por el coronavirus también derivará en una crisis económica y social, y por eso es de especial importancia conocer cuáles son las formas que puede adoptar la reactivación económica cuando se empiecen a derogar las medidas de confinamiento. 

Desde el Gobierno se han impulsado medidas para paliar esta situación como la regularización de ERTEs, la prohibición de despidos alegando la crisis del coronavirus, el permiso retribuido para trabajadores en actividades económicas no esenciales, así como ayudas económicas para la protección social a familias y trabajadores, entre otras.

¿Conseguirá reactivarse la economía del país de forma rápida? ¿Lo hará lentamente? 

Recuperación económica en forma de ‘V’

Está claro que la economía a nivel mundial ha entrado en un parón de la actividad económica repentino y frenado por las medidas de confinamiento adoptadas por los Gobiernos de los distintos países, entre ellos España. Por ello, expertos en economía aseguran que el PIB mundial entrará en recesión en 2020. 

Esta forma de reactivación de la economía se produce cuando hay un parón agudo pero temporal (y breve) de la actividad económica seguida de una fuerte recuperación. Es un modelo muy común y se caracteriza por una recesión económica breve seguida de un fuerte rebrote. Sería el escenario más óptimo para salir de la crisis actual. 

Recuperación económica en forma de ‘U’

Placa con el logo del ICO (Instituto del Crédito Oficial), en una de las puertas de acceso de la sede, en el Paseo del Prado de Madrid (España).

Este tipo de recuperación se sucede cuando se alarga más en el tiempo, al contrario que la ‘V’ y el PIB se contrae durante varios trimestres. Tarda más tiempo en despuntar el crecimiento económico de un país y en volver a la situación previa a la crisis. 

Algunos de los expertos en esta materia señalan que la recuperación global será de esta forma ya que el levantamiento de las restricciones será de forma paulatina y tanto las empresas como los trabajadores necesitan un tiempo para volver a los niveles económicos anteriores a la crisis del coronavirus. 

Recuperación económica en forma de ‘W’

Como su propia letra indica, esta forma de reactivación económica está caracterizada por periodos de recesión y recuperación intercalados. Tras una crisis, el PIB rebota y se produce un crecimiento económico, pero al poco tiempo se reducen los estímulos económicos y la economía vuelve a caer. 

Recuperación económica en forma de ‘L’

Esta es, sin duda, el tipo de recuperación más pesimista. Se trata de una reactivación de la economía muy lenta, de incluso años, tras haber sufrido una recesión económica. 

«En este caso, la recuperación de indicadores macroeconómicos como el empleo o el PIB puede durar años, o incluso décadas», señalan desde SelfBank. Por tanto, si sucede esta forma se podría utilizar el término de depresión económica (al durar más de un año). 



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook