Cuando el dormitorio se convierte en un aula de secundaria


Establecer rutinas de hábitos y de trabajo es clave cuando se quiere aprovechar el tiempo en el ámbito doméstico. Es una recomendación aplicable tanto al plano personal como al profesional y, de la misma forma, se convierte en una máxima en el ejercicio educativo. Por eso, los docentes insisten en que para un buen rendimiento, hay que seguir los horarios a los que se está acostumbrado de la forma más fiel posible e incluir en ellos las horas dedicadas al estudio.

De hecho, si ese trabajo se realiza en un espacio parecido al habitual, el aprovechamiento será todavía mayor. Es decir, si se convierte el dormitorio o el salón en un aula, es probable que se obtengan mejores resultados en el ejercicio académico.

Lo primero es elegir un espacio amplio y bien iluminado, si no es por luz natural, que cuente con un flexo o lámpara que facilite el seguimiento de la tarea sin dañar la vista.

En la mesa deberán estar solo los materiales que se vayan a necesitar, evitando por un lado el tener que levantarse cuando se requiera un subrayador o un cuaderno y, por otro, quitar espacio con objetos que no intervengan en el tiempo de trabajo y que, además, puedan generar distracción.

El entorno digital, indiscutible aliado

Para los estudiantes de secundaria, el ordenador portátil o la tablet resultan dispositivos casi obligados para la realización y seguimiento de sus tareas. Los profesores no solo les proponen los ejercicios a través de plataformas tecnológicas, sino que también las revisan por esta vía. Los blogs, las webs y las aplicaciones móviles son los principales recursos de consulta y de comunicación con los docentes y se recomiendan que se manejen a menudo para completar la jornada académica.

Los cuadernos o los blocks deben estar al alcance del alumno, por lo que disponer de cajoneras para ordenar los trabajos de cada asignatura es una interesante opción.

Por último, profesores y pedagogos insisten que hay que limitar el uso del móvil durante el día y darle, además de un uso lúdico y social, un valor educativo para que se convierta en un aliado a la hora de aprender nuevos conocimientos.

No olvides darte de alta en nuestra newsletter para seguir recibiendo planes para niños.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook