del cepillo al irrigador (y cómo conseguir uno por menos de 30 euros)


Nada más despertarnos y casi lo último que hacemos antes de irnos a dormir. Lavarnos los dientes forma parte de la rutina de higiene de la inmensa mayoría, pero, a pesar de la cotidianidad de este acto, son muchos los que siguen haciéndolo mal. Usar una pasta de dientes genérica; enjuagarse la boca después del cepillado; no usar hilo dental ni colutorios específicos o no dedicar más de cuatro minutos diarios a esta práctica fundamental son algunos de los fallos más comunes y, por tanto, extendidos. Por ello, es fundamental asentar una serie de pasos (y trucos) que nos ayudarán a tener una sonrisa más limpia, sana y bonita.

Uno de los primeros aspectos a los que conviene atender es al tipo de cepillo que utilizamos y optar siempre por uno que, además de eliminar los restos, no dañe las encías. Además, hay que recordar que una buena limpieza siempre se hace de atrás a adelante, en pequeños círculos y de abajo a arriba, para favorecer la desaparición de la placa y retrasar la formación del sarro. Eso sí, antes, es importante pasarse el hilo y, después, enjuagarse con un buen colutorio, pues, siguiendo este orden, es más fácil eliminar los restos de comida. Por último, otro de los trucos que hay que poner en marcha es el uso de un irrigador que acabe de higienizar hasta el último rincón de nuestra boca.

Estos aparatos, gracias a la presión de agua, eliminan la suciedad adherida al esmalte de los dientes, favorece la eliminación de manchas y, además, mejora el aliento. Además, conseguir este complemento perfecto al cepillo de dientes no es complicado e, incluso, se puede encontrar buenos modelos a precios asequibles. Sirva de ejemplo este de Duomishu que protagoniza, solo hoy, las ofertas flash de Amazon, pudiendo ser tuyo por menos de 30 euros. ¿Quieres descubrir todo lo que puede hace rpor tu salud bucodental?

El irrigador dental, de Duomishu.
El irrigador dental, de Duomishu.
Amazon

Cómo sacarle el máximo partido a este dispositivo 

Este irrigador es el complemento ideal a nuestra higiene bucal si tenemos problemas de sarro, caries, sensibilidad dental y sangrado de encías y también, para personas con ortodoncia, implantes dentales o dentaduras postizas. Por ello, debemos aprender a sacarle el máximo partido.

  • Con sus cinco modos de presión de agua. Limpieza profunda, potente, diaria, para niños y para diente sensibles limpios. Este dispositivo cuenta con cinco modos de presión de agua para realizar esos tipos de limpieza y adaptarse así a las necesidades de higiene bucal de cada persona, para conseguir resultados efectivos sin dañar nuestras piezas dentales.
  • Con sus seis boquillas intercambiables. Este irrigador, más allá de una limpieza diaria gracias a sus dos boquillas estándar, nos ofrece un completo cuidado con otras intercambiables, como una boquilla para limpiar la lengua y, también, un cepillo para tener todo en un solo dispositivo. Además, incluye un accesorio especial para personas con ortodoncia y para aquellas que sufren periodontitis.
  • El tiempo necesario. Este ‘gadget’ incluye un temporizador que nos avisa a los dos minutos de cepillado, para que ni nos excedamos con la limpieza (y podamos dañar nuestros dientes), ni nos sometamos al tratamiento durante poco tiempo.

¿Quieres descubrir las mejores ofertas? Apúntate a nuestra Newsletter.

En 20Minutos buscamos las mejores ofertas de Amazon y otras tiendas. Los precios y disponibilidad pueden variar tras la publicación.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook