Diario Extra – 10 puntos sobre las hepatitis y el Nobel de Medicina


1. Recientemente se acaba de otorgar el premio Nobel de Medicina a tres connotados investigadores que a través de sus investigaciones pioneras lograron, en la década de los ochenta, identificar el virus causante de la hepatitis C. Hoy sabemos que existen tres virus principales que afectan al hígado provocando hepatitis, el virus de la hepatitis A, el virus de la hepatitis B y el virus de la hepatitis C. Los tres son virus distintos y que pertenecen a familias diferentes.

2. Para la mayoría de la población la única hepatitis conocida es la hepatitis A, que es aquella que suele dar en la infancia y en la cual el paciente se pone amarillo, experimenta un fuerte cansancio que le obliga a pasar en cama, y pasadas dos a tres semanas de guardar reposo se recupera totalmente sin que el hígado quede dañado.

3. En nuestro país, tradicionalmente al paciente se le mandaba a comer confites de “La Rosita” y muchos médicos específicamente indicaban que fueran confites de mora.

4. El virus de la hepatitis A se transmite principalmente a través de la ingesta de agua o de comida contaminada, y tiene la ventaja de que confiere inmunidad permanente, es decir, solo da una vez en la vida.

5. La hepatitis B, en cambio, se adquiere principalmente por transfusiones, así como con las relaciones sexuales con una persona infectada. Da un cuadro similar a la hepatitis A solo que más acentuado y molesto y puede dejar lesiones permanentes en el hígado, entre ellos hepatitis crónica, cirrosis y cáncer, condiciones que pueden llevar a la muerte del paciente. En la década de los años sesenta, Baruch Blumberg, descubrió este virus y fue acreedor del Premio Nobel de Medicina en 1976.

6. A pesar de este hallazgo, muchas personas desarrollaban hepatitis muy agresivas y peligrosas sobre todo por transfusiones de sangre sin que esa sangre tuviera el virus de la hepatitis B. Esto condicionó un temor por parte de los médicos a recurrir a las transfusiones porque no se sabía quién podía posteriormente desarrollar una hepatitis. 

7. Los estudios de Harvey en la década de los setenta, logran señalar que esta hepatitis no era causada ni por el virus de la hepatitis A ni por el virus de la hepatitis B, por lo que la llamó hepatitis NO A y NO B, es decir, que era una hepatitis de origen desconocido que no era causada por los virus ya identificados hasta entonces.

8. Luego el virólogo Michael Houghton logró identificar al causante de esta hepatitis, que es un virus de la familia de los flavivirus, al que llamó virus de la hepatitis C.

9. Posteriormente el doctor Charles M. Rice demostró que el virus de la hepatitis C era el responsable de esos casos de hepatitis porque se transmite sobre todo por agujas contaminadas y por transfusiones con sangre infectada. 

10. Los trabajos de estos tres investigadores han merecido este año el Nobel de Medicina porque gracias a ellos se ha evitado la propagación de la hepatitis C, han permitido las medidas preventivas y a la creación de medicamentos antivirales para combatirla, al punto que hoy el 95% de los pacientes tratados logran superar la infección.



Source link

SiteLock
Facebook