Diario Extra – 7 de cada 10 abonados toman agua de mala calidad


7 de cada 10 costarricenses que reciben agua mediante acueductos comunales, conocidos popularmente como Asadas, tienen un servicio de mala calidad, esta es la principal conclusión de una nueva investigación que desarrolló la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep) para los sistemas de la Zona Norte.

La Asadas están suscritas por jurisdicción y supervisión justamente a Aresep y al Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AyA).

El estudio revela que el 89% de los prestadores comunales analizados presentó alguna clase de incumplimiento en cuanto a la calidad del agua potable que los consumidores deberían recibir en sus hogares, esto para los vecinos de comunidades de San Carlos, Guatuso, Upala y Los Chiles.

En total son 86 mil abonados quienes se verían perjudicados en aspectos como el control de la cloración, la ausencia total de cloración, problemas microbiológicos, presencia de metales y otros. De estas situaciones el mayor problema, que abarca a un 65% de los abonados, lo presenta justamente el control sobre la cloración del agua.

 

PREOCUPACIÓN PANDEMIA

 

Un aspecto que preocupa a la Aresep es que justamente en el contexto de la actual pandemia ocasionada por el Covid-19, esta situación resulta mucho más alarmante porque una de las condiciones para prevenir los contagios es contar con un servicio de agua de calidad.

“Va a depender mucho del uso que se le dé al agua también, porque como para lavarse se puede utilizar, pero para consumo humano puede tener repercusiones. 

Entonces tenemos un tipo de problema que tiene que ver con que existen agentes que pueden enfermar a la población, en este caso no solo por el coronavirus, sino otros microorganismos como escherichia coli que están presentes en alguna proporción”, explicó Álvaro Barrantes, intendente de agua de la Aresep.

Sin embargo, este señalamiento no se le hace solo a las asadas de la Zona Norte, pues el programa de control de calidad abarca todas las regiones del país.

Barrantes sostiene que los análisis de la Aresep se centran en los parámetros que emitió el Ministerio de Salud con respecto a la calidad que deberían recibir los usuarios del agua potable y a partir de esto se revisan los cumplimientos de las asadas.

Este informe lleva una serie de 3 gestiones o recomendaciones: ante la propia Asada, el Instituto de Acueductos y Alcantarillados (AyA) y al Ministerio de Salud. 

Los primeros son en el sentido de hacer las modificaciones necesarias para cambiar las irregularidades, la segunda porque las asadas operan por delegación de Acueductos y por último deben velar por las correcciones en Salud y tomar las acciones respectivas en su ámbito de acción.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook