Diario Extra – Alcaldes exigen voz en imposición de restricciones


Nacionales

Según Unión Nacional de Gobiernos Locales

La Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL) le solicitó al Ejecutivo voz en las mesas de discusión en donde se analizan las medidas de restricción que se establecen para contener el coronavirus y que han llevado a la mayor parte del país a estar a puerta cerrada, arriesgando la economía nacional.
“Las autoridades locales son conscientes de que es casi imposible lograr un balance perfecto entre la salud y la economía en medio del panorama actual; sin embargo, crece la incertidumbre en la población, los cierres de negocios aumentan, el desempleo y la ansiedad por el impacto del Covid”, menciona la UNGL mediante un escrito dirigido a Presidencia.
Los representantes de las municipalidades consideran que las decisiones que se toman para mitigar el virus son improvisadas y no se establece una forma clara de comunicarle a los municipios, las determinaciones del Comité de Emergencias.
“El Poder Ejecutivo debe entender que sus decisiones tienen que generar confianza en la población, sin embargo, actualmente parece que las mismas se toman de forma improvisada, las alertas deben ser premeditadas y conversadas de previo con los alcaldes que son quienes deben hacerle frente a la afectación más directa de los cantones”, explica la directora de la Unión de Gobiernos Locales, Karen Porras.
Según la representante, la molestia de los alcaldes se debe a que las decisiones sobre las medidas, las conocen hasta que el Gobierno las da en conferencia de prensa y no les emiten ningún tipo de comunicado a las municipalidades.
“Al establecer las estrategias de alerta naranja en un cantón, cerrar sus negocios y no diferenciarlas por distrito, afecta seriamente su economía y obliga a que los habitantes de estas zonas deban desplazarse a los cantones vecinos a realizar sus diligencias, lo que podría ser contraproducente al propagar más el contagio”, explicó el presidente de la UNGL, Juan Pablo Barquero.
El gobierno dictaminó nuevas medidas restrictivas entre el 20 y 31 de julio, dentro de ellas se indica que 7 cantones disminuyeron de alerta naranja a amarilla, mientras que la gran mayoría del Área Metropolitana conserva la alerta naranja.

PIDEN COMUNICACIÓN

• Karen Porras, Directora UNGL
“El Poder Ejecutivo debe entender que sus decisiones tienen que generar confianza en la población, sin embargo, actualmente parece que las mismas se toman de forma improvisada. Las alertas deben ser premeditadas y conversadas de previo con los alcaldes que son quienes deben hacerle frente a la afectación más directa de los cantones”.

• Juan Pablo Barquero, Presidente UNGL
“Al establecer las estrategias de alerta naranja en un cantón, cerrar sus negocios y no diferenciarlas por distrito, afecta seriamente su economía y obliga a que los habitantes de estas zonas deban desplazarse a los cantones vecinos a realizar sus diligencias, lo que podría ser contraproducente al propagar más el contagio”.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook