Diario Extra – Aviación Civil favorece a ministro y presidente


GREIVIN GRANADOS SEQUEIRA 

[email protected] 

 

L

a Dirección General de Aviación Civil (DGAC) se acomodó a la línea de gobierno para descartar cualquier investigación en relación con uno de los viajes del presidente Carlos Alvarado en helicóptero en el sector de Punta Islita. 

La investigación preliminar sobre la empresa Servuss Sociedad Anónima, de la cual es socio André Garnier, ministro de Coordinación y Enlace con el Sector Privado, la aeronave TI-BET y el viaje de placer que el mandatario de la República realizó a Punta Islita entre el 7 y el 10 de agosto fue encomendada el pasado 12 de agosto. 

La asesoría jurídica de Aviación Civil recomendó no investigar, pese a que la misma institución reconoció el 11 de agosto que el helicóptero usado por Alvarado para pasear en Punta Islita de Nandayure no contaba con el permiso para uso comercial. 

DIARIO EXTRA tuvo acceso al documento DGAC-DG-OF-1280-2020 emitido el pasado 15 de setiembre y del cual consta de 7 páginas. 

 

JUSTIFICACIÓN 

 

Mauricio Rodríguez Fallas, jefe de Asesoría Jurídica, notifica a Álvaro Vargas, director general de Aviación Civil, justificando los motivos para no investigar. 

Rodríguez manifestó que “no existen méritos suficientes para el inicio de un procedimiento administrativo sancionador en contra de la empresa Servuss Sociedad Anónima o cualquier otra persona, pues no se demuestra que la misma haya realizado un cobro al señor Carlos Alvarado por el servicio de transporte aéreo hacia el Hotel Punta islita, ubicado en la provincia de Guanacaste”. 

La observación del jefe de Asesoría Jurídica es contraria a la información compartida por Casa Presidencial el pasado 10 de agosto, que fue ampliamente difundida por la prensa y en donde se muestra a Garnier cobrando el 50% del viaje al mandatario. 

 

FACTURAS IGNORADAS 

 

En dichos documentos se muestra que Garnier le cobró $930 al presidente Alvarado y que correspondían a la mitad del viaje de ida de ese descanso. 

Se le canceló a la empresa $1.860 por el desplazamiento efectuado desde el Aeropuerto Tobías Bolaños en Pavas hasta Punta Islita en Guanacaste. 

El punto en discordia de la discusión es que la Ley General de Aviación Civil prohíbe a los dueños de aeronaves de uso privado que lo hagan por medio de uso comercial. 

Pese a ello, el funcionario señala que la aeronave usada con matrícula TI-BET, está autorizada para uso privado y que, pese a la existencia de evidencias relacionadas con los cobros efectuados, “no queda claro que este depósito haya sido por el cobro servicio de transporte aéreo toda vez que no existe factura que demuestre tal actuación”.

 

AERONAVE 

 

La Dirección General de Aviación Civil detalló que la compañía carece de servicios aéreos en Costa Rica y que tampoco contó con registros que permitieran determinar la actividad a la que se dedica. 

Citaron que es una empresa registrada en la República de Panamá y que no cuenta con ninguna concesión otorgada por la entidad, simplemente, que aparece como un propietario privado de una aeronave. 

Aviación enumeró que desde noviembre de 2011 se le autorizó un contrato de arrendamiento de la aeronave para la empresa Líneas Aéreas Trans Costa Rica S.A, la cual sí es una compañía con certificado de explotación. 

Dicho contrato permaneció vigente hasta febrero de 2017, periodo en que Servuss S.A. canceló los impuestos del aparato y lo pasó a operar como una aeronave privada.

 

LA DISCORDIA 

 

El viaje de la polémica se produjo del viernes 7 al lunes 10 de agosto en sentido Pavas-Punta Islita y Punta Islita-Pavas. 

El viaje de ida se realizó con el piloto del empresario Francis Durman, quien hoy es socio de la firma Horizonte Positivo. 

El costo de la habitación fue de $690 por las tres noches, según indicó Casa Presidencial, mientras que por alimentación pagaron $497,20. 

El traslado de ida salió en $1.860, de los cuales $930 fueron aportados por Alvarado y que André Garnier le pidió que los depositara. 

Mientras tanto, el viaje de regreso del 10 de agosto se realizó en una aeronave de la empresa Viajes Especiales Aéreos S.A. (Veasa), cuyo presidente es Javier Quirós, dueño de Purdy Motor, es decir Toyota Costa Rica. 

El costo del servicio fue por $1.627,20, según consta en las facturas dadas a conocer por Zapote.

 

DIPUTADOS OPINAN 

 

Erick Rodríguez 

Independiente 

“Lo que pasa es que hay gente que se tapa con la misma cobija. Como es el presidente, aquí no pasa nada. Cuántas veces no propusimos y no contamos con los votos. Yo pienso que, si hubiera sido cualquier persona, todo mundo lo estaría investigando, pero como es el presidente de la República, todo mundo lo busca tapar con la misma cobija. Por menos han investigado a otras personas. Estas son mentiras que no se pueden tapar con el tiempo, pero las mismas autoridades ayudan a que eso se mantenga así”. 

 

Walter Muñoz

PIN

“La Asamblea Legislativa debe reanudar su control político y plantear la posibilidad de que se pueda visualizar este viaje en helicóptero. Haremos ver que no estamos satisfechos con la investigación y que el pueblo de Costa Rica merece explicaciones sobre este polémico viaje. La investigación nos deja dudas y volveremos a impulsar la posibilidad de reabrir el caso para que se investigue como se debe, especialmente en esta época donde la ciudadanía reclama transparencia”.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook