Diario Extra – BAC despide a 373 y cierra 11 sucursales


BAC Credomatic anunció el cierre de más 187.000 tarjetas de crédito pertenecientes a 80.000 clientes. 

La institución argumentó que el motivo por el que tomó la decisión obedece a los efectos de los nuevos topes a las tasas de interés. 

Los diputados aprobaron la ley que estableció topes a la usura el pasado 9 de junio durante el segundo debate. 

La legislación que se tramitó en el Congreso con el expediente 20.861 quedó con topes de 39% para créditos y 55% para microcréditos. 

Por medio de un comunicado de prensa, adujeron que el impacto de los nuevos cotos a las tasas los llevar a adoptar acciones y buscar la adaptación al actual contexto del mercado. 

Federico Odio, gerente de BAC Credomatic, añadió que existen segmentos que a la fecha no se podrán seguir sirviendo y eso afectará tanto a productos como a canales tradicionales. 

“Nos hemos enfocado en construir relaciones duraderas con nuestros clientes, sin embargo las nuevas condiciones exigen una acción mitigadora rápida. 

Estamos evaluando nuevos productos de créditos y microcréditos que nos permitan seguir operando estos segmentos dentro del marco de la ley”, argumentó. 

Además de la desvinculación de los casi 80.000 clientes, anunció el despido de 373 colaboradores y el cierre de 11 puntos de servicio.

 

TRANSICIÓN 

 

Los clientes que se verán afectados por el cierre de sus plásticos serán contactados de forma directa. 

Para ello se dispondrá una etapa de transición de 60 días para proceder con la supresión de las tarjetas. 

La institución anunció que desde el 3 de setiembre de 2020 los saldos pendientes entrarán en un proceso de cobro decreciente y el proceso de cancelación dispondrá de 5 años plazo. 

Desde la entidad financiera expresaron que los nuevos topes afectarán los beneficios para otros tarjetahabientes. 

“Enfrentamos y nos adaptamos a los cambios buscando preservar la confianza que hemos construido y asegurando la sostenibilidad saludable de la organización en el nuevo contexto. 

Estas son decisiones muy difíciles para nosotros, pero necesarias y responsables”, apuntó.

 

LAMENTOS 

 

El Periódico de Más Venta de Costa Rica conversó con Érick Ulate, presidente de la organización Consumidores de Costa Rica, quien lamentó la decisión del BAC Credomatic. 

Ulate manifestó que preocupa el cierre de las líneas de crédito para los consumidores. 

Pidió al sistema financiero analizar el panorama para afectar lo menos posible a los clientes que resultaron fieles. 

Indicó que aún no se tiene clara la reglamentación para implementar los topes a las tasas de interés en relación con la Ley de Usura. 

Adujo que este proyecto se aprobó en medio de muchas dudas debido a que la tasa quedó sumamente alta porque esperaban que la estadística fuera menor al 39%. 

Dijo que al final la tasa de interés acordada afecta a los consumidores en gran medida. 

El presidente de Consumidores de Costa Rica agregó que, aunque el proyecto tuvo un buen espíritu, en el porcentaje de los intereses se quedó debiendo. 

 

MUERTE ANUNCIADA 

 

Gerardo Corrales, economista y exgerente del BAC, explicó a DIARIO EXTRA que lo adoptado por la institución financiera representa la crónica de una muerte anunciada. 

Agregó que este proyecto pone a los intermediarios financieros en una condición donde se debe recortar sus ingresos e incluso personal de la institución. 

Reconoció que la pandemia traería desempleo, pero a pesar de ello la amplia mayoría legislativa se pasó por encima la advertencia realizada por organismos competentes. 

Dijo que únicamente los diputados Érick Rodríguez e Ivonne Acuña tuvieron la valentía de votar en contra una iniciativa que sería perjudicial. 

El economista manifestó que Welmer Ramos y David Gourzong, proponentes del proyecto, así como el presidente Carlos Alvarado deben rendir cuentas a los 150.000 afectados por las condiciones de financiamiento si no es por el gota a gota. 

Consultado sobre si otras entidades privadas correrían la misma suerte del BAC, señaló que sí, pero será en cuestión de tiempo cuando se vea. 

Citó los casos de Promerica, Scotiabank, Lafise y Davivienda, donde sostuvo conversaciones con sus representantes que en este momento analizan los cálculos para determinar los posibles impactos en cada una de las decisiones que se aproximan. 

Este rotativo trató de obtener una reacción de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), sin embargo desde la agencia de comunicación encargada de la entidad argumentaron que no se refieren a temas particulares de un banco, solamente a asuntos gremiales.

 

EXPERTOS OPINAN

 

• Érick Ulate 

Presidente Consumidores de Costa Rica 

“Lo cierto del caso es que el BAC es uno de los bancos más grandes en proveedores de tarjetas. En esa dirección, la decisión de ellos es bastante perjudicial para el mercado”.

 

• Gerardo Corrales 

Exgerente BAC 

“Es una crónica de una muerte anunciada donde algunos, incluyendo al Banco Central, al Conassif y la Sugef, advertimos que la fijación o control de tasas de intereses genera exclusión financiera, o sea que iba a sacar del mercado formal a 150.000 clientes de tarjetas y van a tenerse que financiar a la informalidad con tasas de interés más alta”.

 

LO DIJO

 

Welmer Ramos, diputado PAC: 

“La usura dejó de ser negocio”

El diputado del PAC Welmer Ramos, uno de los impulsores a la ley que castiga la usura, reaccionó así tras conocer la decisión del BAC.

“La usura dejó de ser negocio. Hay miles de personas que perdieron el trabajo y el ingreso y ahora no son sujetos de crédito por parte del BAC y eso es parte de la calamidad que estamos viviendo. Le digo que hay una oferta de crédito enorme que está disponible en los bancos del Estado y en las cooperativas, a tasas muchas más bajas y al dejar de ser la usura un negocio le permitirá a la gente ahorrarse miles de millones de colones”, señaló.

Ramos insiste en que, tras la aprobación de esta ley, hay “reacomodos” que se deben dar en el mercado nacional. “Una cosa es el crédito y otra cosa transacciones. Una tarjeta de crédito debe ser un medio de cambio, no un instrumento de deuda a tasas usureras. Cuando usted ve que hay crédito personal a tasas del 23%, eso sí es bajo comparado con esto otro. Lo que pasa es que estaban embaucando a la gente con estos mecanismos. Celebro que haya esta oportunidad para que la gente se pase a otros mecanismos mucho más cómodos de financiamiento”, enfatizó.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook