Diario Extra – Castigar con ira


Espectáculos

Mauricio Mora / Parejas, hijos y algo más

Cuando un padre o una madre castiga a su hijo con ira, ya sea esta agresión oral como ofender y denigrar con palabras, o sea agresión física golpeando el cuerpo con toda la intención de provocar mucho dolor o siendo psicológicamente agresivo, creando situaciones para oprimir al niño, es porque también a ese padre o madre le disciplinaron con ese tipo de castigos cargados con ira, y como no ha sanado, termina repitiendo ese doloroso patrón con sus hijos.

Debemos construir elementos internos para resolver y detener esta situación, porque permítame ser muy claro en este punto, si se puede resolver y detener este mal, no hay excusas para no hacerlo, además de que es una responsabilidad colocar un alto a esta conducta negativa que causa tanto daño.

Un principio de vida que nos dice que todo lo relacionado con la agresividad debe tener tolerancia cero, esto significa ninguno de nosotros debe permitir a nadie y por ningún motivo que se dé y se desarrolle en forma constante una conducta de abuso agresivo, ya sea hacia nosotros o a otros.

Para erradicar este mal, lo primero que se debe hacer es buscar ayuda externa para iniciar un proceso de sanar el alma, el que hiere es porque ha sido herido, ya que una persona que ha sido lastimada, si no sana esa herida seguirá sangrando dolor por siempre. Renny Yagosesky nos dice al respecto: “La violencia es un animal incontrolable, que suele terminar atacando a su propio amo”.

Lo segundo es obtener y aprender distintas maneras y técnicas disciplinarias funcionales para aplicar al hijo, el padre que tiene esta tendencia al castigar con ira debe analizar que su técnica más bien denigra y destruye la personalidad del hijo, por lo tanto, urge construir otra forma que logre de una manera digna el detener una mala conducta. Isaac Asimov dice así: “La violencia es el último recurso del incompetente”. Nos revela que detrás de la violencia solo hay limitaciones.

Tercero se debe construir una relación profunda y significativa que elimine estar a la defensiva entre ambos. Vale la pena detener este tipo de castigo con ira, ya que así se elimina que el hijo siga repitiendo patrones en el futuro con sus propios hijos, así como eliminar el resentimiento y las heridas en el corazón que siempre cargará el hijo desde la niñez hasta su adultez.

 

*Consejero familiar

Citas al teléfono 8352-5000



Source link

SiteLock
Facebook