Diario Extra – Central se ve obligado a comprar títulos de Hacienda


El Banco Central de Costa Rica (BCCR) tuvo que comprar ¢1.678 millones en títulos del Ministerio de Hacienda, debido a que nadie en el mercado quería adquirirlos. 

La compra se hizo a terceros, es decir a inversionistas que deseaban venderlos ya sea para pasarse a otros instrumentos, adquirir nuevos títulos o tener la liquidez. 

El ente emisor comunicó que con esta acción procuró evitar que ciertas presiones que se empezaban a observar en ese sector de la curva pudieran afectar el comportamiento de otros instrumentos y repercutieran en el resto del mercado. 

Si bien todo esto pareciera solo importarles a quienes tranzan en bolsa, lo cierto es que lo que ocurra con estos títulos puede repercutir en un alza en las tasas de interés de los préstamos que todos pagamos y hasta en el rendimiento de los fondos de pensiones. 

Las compras se hicieron a través del mercado secundario (bolsa) de dos distintas series del Ministerio de Hacienda. Un 21% del total negociado en el mercado secundario ese día con plazo al vencimiento entre 9 y 10 años. 

Hay que recordar que el pasado 13 de abril del 2020 la junta directiva del Central autorizó a su administración participar en el mercado secundario de valores del Ministerio de Hacienda.

Definió las condiciones bajo las cuales se ejecutarían esas transacciones con el objetivo de mitigar situaciones de tensión sistémica causadas por necesidades temporales de liquidez en colones. 

Desde entonces, el ente emisor ha dado seguimiento diario a las condiciones de ese mercado y es la primera vez que utiliza este mecanismo. 

Vidal Villalobos, asesor económico de Grupo Prival, explicó que por los problemas de incertidumbre y duda que se han generado en el mercado por el retiro del Fondo Monetario Internacional (FMI) y fracaso en los diálogos del gobierno, empezaron a aparecer vendedores de títulos en el mercado local y compradores ausentes. 

“Si los precios de los títulos empiezan a bajar, las carteras institucionales como la Caja y operadoras de pensiones, entre otros, se ven con minusvalía y eso no solo trae problemas de liquidez, sino de confianza”, comentó. 

El experto aclaró que la compra no es para financiar los gastos del Ministerio de Hacienda, sino para inyectar liquidez a terceros. La intención es evitar que el mercado entre en pánico y se genere un riesgo sistémico. 

De este modo, el BCCR sale como un superportero para atajar los títulos y evitar que los precios bajen, dando la cara a los inversionistas. 

El acuerdo de junta directiva establece que se pueden comprar hasta ¢250 mil millones en títulos denominados en colones en el mercado secundario. 

“Eso no lo habíamos visto anteriormente. Es parte de las nuevas herramientas de los bancos centrales por la crisis y se usan en todo el mundo”, destacó.

En otras palabras, lo que hizo el ente emisor fue decirle al mercado “tranquilos que yo respondo”.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook