Diario Extra – Con la pandemia se me fue el sexo


Soy un hombre casado de 48 años. Tengo una pequeña empresa que desde hace un año no venía bien y con esto de la pandemia tuve que despedir a los cuatro empleados que tenía. Las deudas se me acumularon y he pasado sumamente tenso. Hace un mes y medio comencé a notar que casi no lograba buenas erecciones y mi esposa comenzó a tomarme la presión y sale alta a pesar de que tomo el tratamiento diariamente.

 

La hipertensión arterial es una enfermedad muy frecuente en nuestra sociedad. Los datos revelan que cerca de medio millón de personas en nuestro país la padecen, aunque muchos de ellos no han sido diagnosticados y porcentajes importantes no cumplen cabalmente con el tratamiento.

El abordaje estelar para esta enfermedad son los medicamentos conocidos como antihipertensivos, sin embargo, también es fundamental la dieta, el ejercicio, cuidar el peso y sobre todo evitar el estrés.

Por eso hemos visto en estos días, que muchas personas han experimentado elevaciones en la presión arterial debido al estrés que ha ocasionado la pandemia. Sea por razones laborales, económicas, vivenciales, familiares, de salud o por el mismo temor al virus. 

Esta presión arterial anormalmente alta repercute de manera importante en el desempeño sexual del varón, ocasionando muchas veces fallas en la erección y a veces bajas en el deseo sexual.

Es recomendable que el paciente hipertenso se tome la presión diariamente y más aún durante la cuarentena, y si las presiones salen altas, es necesario que acuda al centro de salud para que le adecúen el tratamiento y para que le brinden algunos medicamentos para recobrar la respuesta sexual.

 

¿La diabetes puede dañar el deseo?

 

Soy una mujer divorciada de 47 años. Estuve casada por doce años y mi exesposo era diabético, nunca tomó el tratamiento en serio y con el tiempo fue perdiendo las erecciones. Me hice unos exámenes en febrero, pero me los dieron hasta ahora, y me dice el doctor que tengo diabetes. Soy de esas mujeres que disfrutan mucho la sexualidad, así que me preocupa que me pueda afectar mi vida sexual. Le pregunté al médico, pero no supo responderme.

 

La diabetes, también conocida como azúcar en la sangre, es una enfermedad sumamente frecuente en nuestra sociedad. Se calcula que probablemente medio millón de personas la padecen en nuestro país, con el agravante de que cerca de la mitad no ha sido diagnosticado y muchos no cumplen a cabalidad con el tratamiento.

Por esa razón es muy común que estos pacientes sufran las complicaciones de la diabetes, entre las que figuran la ceguera, la amputación de extremidades, los daños cerebrales, los problemas cardíacos, así como las alteraciones en los riñones.

La diabetes mal controlada también puede afectar la esfera sexual, clásicamente se ha descrito que en los hombres puede producir alteraciones en la erección y problemas en la eyaculación. Recientemente sabemos que la mujer también se ve afectada en la esfera sexual, ya que puede presentar dolor con las relaciones, problemas para lubricar, dificultad para experimentar el orgasmo, así como molestias de ardor y picazón después del acto sexual.

Sin embargo, estas alteraciones se pueden prevenir llevando un control médico periódico, cumpliendo con el tratamiento, así como cumpliendo con una dieta apropiada, realizando ejercicio y sobre todo manteniendo el peso adecuado.



Source link

SiteLock
Facebook