Diario Extra – ‘Conavi en cierre técnico si rebajan marchamo’


El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) se pronunció sobre el proyecto de ley que busca rebajar el monto de marchamo para los costarricenses. 

Rodolfo Méndez Mata, ministro de dicha cartera, manifestó que si ese proyecto se concretara, el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) estaría condenado a sufrir un cierre técnico. 

Un 70% del marchamo corresponde al impuesto de la propiedad del vehículo, un 50% de este último va a las arcas del Conavi.

El Conavi durante el 2020 ha tenido que raspar la olla para contar con los recursos. El gobierno recientemente presentó su tercer presupuesto extraordinario en el que contemplaron ¢7.000 millones para la entidad. 

DIARIO EXTRA conversó con Mario Rodríguez, director ejecutivo del Conavi, sobre el estado actual de las finanzas institucionales. 

¿Cómo valoran la propuesta que busca reducir el monto del marchamo? 

-Los abuelos decían que no hay chocolate sin cacao. Vamos a ver, hace algunos años este país se desarrolló con inversiones en infraestructuras viales y desarrollo de primer orden, necesitamos el desarrollo de un 14% del presupuesto en inversión pública para infraestructura. En este momento andamos con menos del 3%. Si como país, los señores diputados consideran que tenemos que reducir eso todavía más, el Primer Poder de la República decide que por ahí queremos ir (cierre técnico), pero yo creo que debe analizarse las consecuencias que tiene una decisión de ese tipo. 

¿Cuáles serían esas consecuencias? 

-Si lo que queremos decir es que no nos interesa ni las vías, ni el estado, ni que haya conservación vial, o que en alguna medida a brincos y saltos con lo poquito de presupuesto que tenemos, tenemos $800 millones para atender 1.000 kilómetros de carretera, es una responsabilidad demasiado grande y muy pocos recursos para eso. Después iremos viendo las consecuencias en el estado de los puentes, por ejemplo, ninguno de nuestros puentes ha tenido planes de mantenimiento y de conservación, entonces podemos sacar todas nuestras caricaturas graciosas que nuestros puentes se vayan a caer, pero es la consecuencia de que no tenemos capacidad financiera y estructural para conservarlos.

¿Cuánta responsabilidad tendrían los diputados si siguen los recortes?

-Lo que no se vale es hacer cosas en una dirección y después exigir o pedir en otra dirección. No se vale que diga que voy a apuntar en la dirección de reducir los ingresos de la institución que tiene que velar por la conservación de las rutas y de los puentes, a la que tenemos casi sin presupuesto para que haga eso, y después venir a decirle a por qué los puentes como Cachí están cerrados y se están cayendo. Las decisiones se toman y es claro en el país quién toma la decisión sobre los temas presupuestarios en un momento determinado y nosotros recibiremos esas direcciones. Lo que pasa es que no nos pueden pedir a nosotros responsabilidad por las consecuencias de ciertas decisiones que van en contra de la acción que el Conavi tiene que hacer. No puede ser que se le diga al Conavi que no se le dará recursos y a la mañana siguiente estén los señores diputados exigiendo por qué es que hay un derrumbe en tal parte y no lo atendemos. 

¿A qué se refiere cuando el ministro afirma que Conavi tendría un cierre técnico?

-Hay muchas formas en las que yo puedo cerrar una institución y yo puedo cerrar una institución porque decido que otra institución va a asumir esas responsabilidades que esta tiene y que ya he planeado como país algo como alternativa y en donde decido qué es relevante y qué es importante como país, otros lo van a hacer. Otra es decirle que vea a ver qué hace porque usted no tiene plata. Entonces si me dicen eso último, lo primero que tendría que hacer es que si no hay dinero, ayudaría para ver cómo dejamos de operar y cuál es la forma de disolver el Conavi.

¿Cuál sería el futuro de la institución?

-Cierre técnico es decir que el Conavi no se necesita y no se requiere, que no tiene recursos y esa voluntad política la expresamos diciendo que a la institución le quitamos los recursos. Si esa es la voluntad política, es un cierre técnico. En eso a la Asamblea Legislativa yo la respeto porque soy un costarricense y he crecido en un ambiente de respeto y de diálogo, pero se toman decisiones. Debo enfrentar la consecuencia de la decisión y creo que el ministro lo que nos llama la atención es que si se deja al Conavi sin recursos, para qué lo quiere, ¿para tener un cascarón y que no deje nada? No tiene ningún sentido. 

¿Para qué usaría el Conavi los recursos asignados para el tercer presupuesto extraordinario? 

-El presupuesto extraordinario que estamos pidiendo y que Hacienda ha hecho un esfuerzo especial por tratar de concedernos en estos momentos busca fundamentalmente reforzar esa parte de emergencias. Necesitamos recursos para toda la Zona Norte, ha habido una serie de carreteras y reportajes en donde se reporta el estado de las rutas de lastre en ese sector. Hemos visto las condiciones de la carretera en Monteverde y en Guanacaste. El Conavi no tiene suficientes recursos para ir atendiendo esas emergencias y entonces fundamentalmente lo que estamos recibiendo es recursos que nos permitan reforzar esa atención de emergencias. 

¿Se enfocaría solo en emergencias? 

-Inicialmente, nosotros habíamos presupuestado unos ¢15.000 millones a este año y habíamos reducido a casi ¢4.000 millones al recortársenos el presupuesto, pero probablemente vamos a necesitar los ¢15.000 millones y estamos teniendo que hacer recortes importantes dentro de nuestro presupuesto para poder tener esos ¢15.000 millones para atender las emergencias de ese año. Ese es el énfasis presupuestario. 

¿Cuál es el escenario actual del Conavi en materia presupuestaria? 

-Nosotros hemos tenido este año una reducción presupuestaria por diferentes razones, que apuntan como unos ¢50.000 millones en un presupuesto total que es de ¢180.000 millones, entonces es una suma muy importante en la que nos hemos visto afectados e impactados presupuestariamente. Es totalmente entendible la condición que estamos viviendo y nosotros hemos tenido que reducir sobre todo cuando se nos hizo el último recorte de ¢30.000 millones, ya habiendo avanzado la distribución presupuestaria en el 50% en el año y ya estando con compromisos claramente establecidos para el segundo semestre donde se nos reducen los últimos ¢30.000 millones. 

¿Qué debieron limitar por la falta de recursos? 

-Tomamos una decisión y fue la de reducir todas nuestras actividades en la parte de conservación de vías que buscaban reforzar los pavimentos en los 5.000 kilómetros en carretera de asfalto y el reducir todas aquellas actividades, básicamente eliminar en el segundo semestre, todas las actividades que tenían que ver con colocación de carpeta asfáltica como refuerzo estructural. 

¿En qué se está enfocando el Conavi actualmente? 

-Estamos procurando concentrarnos en un proyecto que es solo la atención de bacheo. Esto no solo está impactando en las carreteras, sino que teníamos una serie de compromisos con municipios y con comunidades de que íbamos a reforzar carreteras que ya tenían una superficie muy desgastada y que requerían de un refuerzo de colocación de una carpeta asfáltica. Esto obedece a una situación país. 

¿Cómo les ha ido con el tema de la atención de las carreteras en época lluviosa? 

-Estamos teniendo un invierno especialmente crítico. Empezamos a tener deslizamientos por lluvias desde abril de este año y eso no ha disminuido. Estamos teniendo carreteras en el sur, en la zona de San Carlos, en la carretera, por ejemplo, a Monteverde. Estamos teniendo toda la parte de la provincia de Guanacaste que hemos tenido grandes inundaciones y eso ha detenido puentes, carreteras y drenajes. 

¿Cómo se financia el Conavi? 

-Una de las fuentes de ingresos que tenemos es el financiamiento que durante muchos años el país tuvo ahí y que no utilizó, y una de las consignas que el señor ministro (Rodolfo Méndez) nos pidió fue que teníamos que usar los recursos país en créditos y muchas de las obras que teníamos en créditos eran obras que se había decidido que teníamos que emprender, por ejemplo, todo lo de la Circunvalación y sus pasos a desnivel, todo lo que son las rutas a Guanacaste, a la Zona Norte y todo eso, están atendidas con créditos. Estamos manteniendo el uso de esos créditos para cumplir con los programas que originalmente se establecieron, como es el caso de la ruta 32 y en la ruta 1 en la zona de Guanacaste. Ahí no tenemos riesgos. 

¿Cuánto se verían comprometidos los trabajos que se efectúan actualmente en la GAM? 

-El problema lo tendremos porque cada uno de estos créditos a uno cuando le prestan no se lo dan al 100%, tenemos contrapartidas. Nosotros esperamos que toda esa parte de contrapartidas podamos atenderlas el año entrante, este año no lo pudimos hacer, pero para 2021 estamos viendo que tendremos compromisos importantes y estamos pidiendo atención al Ministerio de Hacienda para que vea que nuestro presupuesto requiere de una serie de contrapartidas que estamos ejecutando, que están comprometidas y que sería un desastre en toda línea tener que suspenderlas por falta de recursos. 

¿Qué le pasaría al Conavi si ese presupuesto extraordinario no pasa? 

-Tendríamos rutas cerradas por deslizamientos y ya no podríamos atenderlas. Todas las cosas que ya tenemos, por ejemplo, lo que está pasando en Monteverde, deslizamientos en la Costanera y los problemas que estamos teniendo en la ruta del sur donde tenemos deslizamientos, todo esto deberíamos decidir. Desafortunadamente, no podríamos ni tendríamos los recursos para atenderlos y tendríamos que dejar las carreteras cerradas, no por bloqueos, sino por deslizamientos. Simplemente, cambiaría el panorama de posibilidad de atención y entraríamos en una dimensión distinta. 

El gobierno anunció un recorte por ¢90.000 millones en gastos de capital durante el 2021, ¿cuánto les afectaría en la ejecución de carreteras?

-Todo lo que sean reducciones en infraestructura vial a nosotros nos va a afectar porque nosotros tenemos una serie de convenios con el MOPT. Por ejemplo, uno de los programas que tenemos y que es probablemente es uno de los menos divulgados y de los menos conocidos es la meta que tenemos en un trabajo conjunto con el MOPT de reducir de los 3.000 kilómetros de carretera en lastre que por años están vinculadas con las zonas de mayor pobreza del país.

¿Cuánto se ha avanzado en eso? 

-Nosotros hemos dicho que en los últimos 30 o 40 años es muy poquito la reducción que hemos hecho en lastre haciendo un trabajo elemental y es el de garantizar que las inversiones que hacemos en esos caminos de lastre se conserven y estamos haciendo un trabajo de colocarles una superficie asfáltica, no estructural y elemental. Entonces evidentemente esos trabajos los hacemos en conjunto con el MOPT, los repartimos con las cargas, vemos qué parte pueden hacer ellos, qué parte podemos hacer nosotros, las licitaciones que tenemos y evidentemente cualquier reducción de inversión en obra que el MOPT tenga, ahí es donde se va a ver en ese tipo de trabajo que es como el menos publicitado, pero es el que atiende las necesidades muchas de nuestras comunidades más pobres y que son las que están comunicadas con rutas de lastre. 

¿Atenta la tijera presupuestaria contra la reactivación económica? 

-La posición más cómoda es decir que cualquier inversión en infraestructura apoya el desarrollo, la infraestructura y la construcción. Es algo que activa toda una serie de áreas de desarrollo y nosotros usamos como mucho ese argumento. No es un gasto, es una inversión y tal vez podría pensarse que tal vez queremos abusar de ese principio, pero eso no es así. Uno puede ver que cualquier país desarrollado, lo primero que hace para reactivar su economía es invertir en infraestructura y nosotros deberíamos hacer lo mismo porque para reactivarnos hay que invertir en infraestructura.

 



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook