Diario Extra – Crucero con decenas de enfermos rumbo a Panamá


(AFP).- El crucero Zaandam, con más de 1.800 pasajeros -entre ellos 42 con síntomas de gripe-, decidió emprender rumbo a Panamá luego que se le denegara atracar en puertos de Chile, Perú y otros países de Sudamérica, que cerraron todas sus fronteras por la amenaza del coronavirus.

Tras pasar más de una semana mendigando un puerto para desembarcar a sus pasajeros, deseosos de volar a sus respectivos países, la línea Holland America, del grupo Carnival, decidió desplegar su barco Rotterdam desde Puerto Vallarta en México «para reunirse con Zaandam y proporcionar suministros adicionales, personal, kits de prueba Covid-19 y otro tipo de apoyo según sea necesario», indicó la empresa en un comunicado.

Con 611 tripulantes y sin turistas, Rotterdam partió de Puerto Vallarta «para que los dos barcos se reúnan en la noche del 26 de marzo frente a las costas de Panamá».

De ahí la intención de la empresa es que emprendan su ruta Fort Lauderdale, Florida, para llegar el 30 de marzo, «sin embargo, los planes aún se están finalizando».

 

ZARPÓ DE BUENOS AIRES 

 

El crucero Zaandam zarpó el 7 de marzo de Buenos Aires hacia San Antonio, en la costa central de Chile, como destino final. Pero la empresa decidió detener todos sus trayectos ante las medidas drásticas que iban tomando los gobiernos por la expansión del coronavirus.

Así, pidieron autorización para atracar el 14 de marzo en Punta Arenas, sur de Chile, para que sus 1.243 pasajeros y parte de los 586 tripulantes a bordo bajaran a buscar vuelos de regreso a sus países cuanto antes.

«A pesar de las confirmaciones previas de que los huéspedes podían desembarcar en Punta Arenas para tomar vuelos, no se nos permitió hacerlo», dijo Holland America, del grupo Carnival.

CHILE CLAUSURADO 

 

Luego, «Chile cerró todas las fronteras durante 14 días y escuchamos que un barco que logró atracar en Punta Arenas fue recibido por los lugareños arrojando piedras», cuentan en Facebook Dimiti y Neil Bate, una pareja de Australia que viaja a bordo. 

En medio de la crisis sanitaria mundial, la tripulación detectó pasajeros enfermos con síntomas gripales, pero «como es temporada de gripe y las pruebas Covid-19 no están disponibles a bordo, en este momento es difícil determinar la causa de estos numerosos casos», indicó la línea. El domingo la compañía reportaba 42 personas enfermas.

«Son tiempos de pruebas. No nos olviden», pidieron los Bate. 

Entre los turistas figuran unos 105 franceses, según fuentes consulares en Santiago.

Tras el rechazo en Punta Arenas, el Zaandam navegó al puerto de Valparaíso, donde permaneció anclado del 20 al 21 de marzo tomando provisiones, combustible y medicamentos para los enfermos.

Chile había cerrado ya sus fronteras por aire, mar y tierra el 18 de marzo. 

 

PERÚ DIJO NO 

 

Así, el barco partió hacia el norte y este martes navegaba frente a Perú, donde tampoco les permitieron atracar porque «buques con personas con epidemias o enfermedades infecciosas no pueden llegar», dijeron bajo condición de anonimato fuentes oficiales en Lima.

El contraalmirante Yerko Marcic, jefe de la defensa nacional chilena en la Marina de Valparaíso, dijo el martes que el Zaandam no atracó allí porque Chile ya había cerrados sus fronteras a personas extranjeras.

Pero agregó que desembarcaron ocho chilenos y dos franceses «por razones humanitarias», pues «tenían una enfermedad crónica de alto riesgo y sus medicamentos no iban a alcanzar».

 

Jornada de terror 

En las últimas 24 horas, España registró su peor balance de víctimas desde el inicio de la pandemia: 514 nuevas muertes por coronavirus, ya se reportan 2.696 fallecidos en total. Segundo país más afectado de Europa por detrás de Italia, España tiene 39.673 casos oficialmente diagnosticados, un incremento de 20% con respecto al lunes, en momentos en que las autoridades se esfuerzan en extender la realización de tests. «Esta es la semana dura», en la «estamos esperando» ver si, con las medidas de confinamiento casi total de la población, «estamos consiguiendo llegar a ese pico (de contagios) y empezar a descender en el número de casos», afirmó en rueda de prensa el director de emergencias sanitarias, Fernando Simón.

 

Urgen respiradores 

Tras la penuria de guantes y mascarillas, la demanda de respiradores se ha disparado ante la pandemia del Covid-19 y moviliza a los industriales, que intentan desarrollar soluciones innovadoras. «Mientras se propaga la pandemia, existe una demanda sin precedentes de material médico, en especial de respiradores» declaró Kieran Murphy, director ejecutivo de GE Healthcare. Este grupo estadounidense de aparatos médicos ha aumentado su producción y reforzado a su plantilla, que trabaja las 24 horas del día. El fabricante sueco Getinge también aumentó su capacidad y el francés Air Liquide, que ha aumentado su línea de ensamblaje. La producción de ventiladores de reanimación pasará de 500 mensuales actualmente a 1.100 en abril y la de los ventiladores no invasivos de salud a domicilio de 200 a 600 en el mismo periodo.

 

Pista de hielo será morgue 

La pista de hielo de un centro comercial en Madrid va a funcionar como morgue para almacenar cuerpos de fallecidos a causa del coronavirus, fue cedida en el (centro comercial) Palacio de Hielo para acoger cadáveres, y así poder facilitar el trabajo a los servicios funerarios. Se trata de una medida temporal y extraordinaria. La pista de hielo se ubica cerca de Ifema, un centro de convenciones transformado en un hospital de campaña con 1.500 camas y que podría llegar a acoger 5.500. España registró 462 fallecimientos adicionales en 24 horas por la pandemia del nuevo coronavirus, llevando el balance total a 2.182 muertos, más de la mitad (1.263) solo en Madrid, según el último parte oficial.

 

Pandemia y aliados 

La enfermedad Covid-19 es «enemiga de la humanidad», en palabras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y el mundo se ha movilizado para derrotarla. Pero tiene muchos aliados en el día a día. El virus se transmite sobre todo por vía respiratoria, pero también por contacto físico y la línea del frente suele estar en casa, en los objetos de la vida diaria. Desde el botón del ascensor hasta la taza del inodoro pueden ser enemigos, mientras que otros objetos suscitan sospechas injustificadas. El nuevo coronavirus es detectable hasta dos o tres días en superficies de plástico o acero inoxidable, y hasta 24 horas en cartón.  Las superficies como las mesas de las cafeterías, las barras metálicas en el transporte público, los pomos de las puertas, los botones de los ascensores y los interruptores de las áreas comunes. 

 

 

 



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook