Diario Extra – Déficit fiscal rondaría entre el 9,6% y el 10,2%


El déficit fiscal (diferencia entre ingresos y gastos del gobierno) podría rondar este año entre un 9,6% y un 10,2% del Producto Interno Bruto (PIB). 

Así lo estiman economistas de la Universidad Nacional (UNA) que proyectaron distintos escenarios que incluso podrían cambiar a futuro. 

La tendencia de las estimaciones realizadas depende de la duración e intensidad de la pandemia. 

Los resultados de un primer escenario indican que el PIB para el año 2020 se contraería -3,4%, con una recuperación de 0,4% de crecimiento para el próximo año.  

Entretanto, la reducción de la producción resultaría en un déficit financiero del gobierno de -9,6% con respecto al PIB, lo cual se debería a la baja recaudación, las restricciones sanitarias y las medidas para apoyar a las familias y las empresas.

Un segundo escenario se daría si la pandemia se extiende hasta diciembre y el paquete económico de contención se amplía, aplicándose gradualmente por el resto del año 2020. 

Así las cosas, los resultados muestran para este 2020 una contracción del PIB real de -4,2% y un déficit fiscal del 10,2% con respecto a PIB. Este sería mucho mayor al de 1980 cuando alcanzó un 7,2% del PIB. 

Se esperaba que, para este año, el Ministerio de Hacienda diera a conocer sus proyecciones fiscales, pero hasta este jueves no se había convocado a conferencia. 

Los investigadores de la UNA reafirman que el distanciamiento social y el resto de las medidas implementadas para contener la emergencia sanitaria tendrán un impacto negativo directo en la actividad económica, el empleo y las finanzas públicas.

Cabe resaltar que la epidemia tendrá efectos transitorios y permanentes.  Los efectos transitorios son aquellos que se restablecen en el corto plazo, como el transporte de pasajeros, algunas actividades agrícolas de consumo interno, educación y actividades informales diversas. 

En cuanto a los efectos permanentes o estructurales, estos se evidencian en el cierre de empresas o actividades productivas. Estas dependen no solo de la capacidad productiva del país, sino también del comportamiento de los mercados de destino de la producción, particularmente los mercados de exportación, cuyo futuro es muy incierto.

El análisis considera que no todos los sectores serán golpeados por igual.  Entre los más golpeados en el corto plazo está el turismo y las actividades vinculadas a este sector, la construcción y el comercio. 

Aquellos con mayor capacidad para reinventarse se visualizan como las que se verán menos afectadas por la pandemia. Aquí se incluyen los sectores de base tecnológica, así como las actividades ligadas a las ciencias de la vida.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook