Diario Extra – Detección temprana de melanoma salvaría su vida


Un 4% de los cánceres de piel diagnosticados en nuestro país corresponde a melanomas y este es el responsable del 48% del total de las muertes por cáncer cutáneo, de acuerdo con las estadísticas de la Caja Costarricense de Seguro Social y el Registro Nacional de Tumores de Costa Rica.

De ahí la importancia de una detección temprana y la aplicación del tratamiento oportuno, concuerda Alicia Vander Laat, oncóloga del Centro de Investigación y Manejo del Cáncer.

El melanoma es uno de los tres tipos de cáncer de piel que existen y surge en los melanocitos, células productoras de la melanina que dan el color.

Se debe recordar que también puede manifestarse en los ojos y rara vez en órganos internos como los intestinos.

“El melanoma es una enfermedad traicionera, podría esconderse en algunos sitios como cuero cabelludo, detrás de las orejas, en la piel debajo de las uñas y además, a pesar de verse como una lesión pequeña, tiene un comportamiento muy agresivo a través del tiempo.

Además aunque se reseque completamente tiene alto riesgo de regresar a la piel, a los ganglios linfáticos u otros órganos a distancia como el hígado, cerebro o pulmón. Si se detecta en etapas avanzadas, el riesgo de curación es menor y por lo tanto entre más temprano se detecte, más opciones de tratamiento y de seguimiento cercano tendrá el paciente, así como mayores probabilidades de curación”, explicó.

Vander Laat indicó que se aconseja la autorrevisión de la piel, generalmente una vez al mes, utilizando la regla del ABCDE como base para buscar lunares o manchas que puedan estar asociadas al cáncer de piel.

•    Asimetría: una mitad del lunar no corresponde en tamaño y forma con la otra.
•    Bordes irregulares: los bordes del lunar son irregulares, difusos, borrosos o estriados.
•    Color: el color del lunar no es el mismo en toda su superficie. Puede haber diferentes sombras de café, negro, rojo, azul o blanco.
•    Diámetro: el lunar mide más de 6 milímetros (alrededor de 1⁄4 de pulgada, aproximadamente el tamaño de la goma de un lápiz).
•    Evolución: el lunar experimenta cambios en su forma, color o tamaño.

Agregó que la inmunoterapia se posiciona como una novedosa terapia para los pacientes con melanoma. A través del refuerzo y estímulo del sistema inmunitario natural del cuerpo, la inmunoterapia incentiva al sistema para identificar y contraatacar a las células cancerosas, logrando retener o retardar el crecimiento y propagación de las células malignas a otros órganos.



Source link

SiteLock
Facebook