Diario Extra – El dinero en las relaciones de pareja


Espectáculos

El manejo del dinero es una de las mayores pruebas de fuego para el matrimonio y una de las principales causales de peleas que pueden llegar hasta el divorcio.
Qué recomiendo para que esto no se convierta. en una fuente de conflicto frecuente y la relación perdure.
Veamos un ejemplo del consultorio. Los datos son alterados para no comprometer la privacidad de los involucrados, no obstante, sí se les comunicó y ellos aceptaron comentar parte de lo que les sucedió:
Ana María, de 31 años, lleva casi tres años casada con Mario, de 33.
Su relación siempre fue estable en los dos años y medio de noviazgo y se casaron con fin de formar una familia. Las cosas comenzaron a complicarse cuando Ana María se percató de que Mario estaba lleno de deudas.
“Siempre hubo plata para que saliéramos e incluso pagamos entre ambos la primera cuota de la casa unas semanas antes de casarnos.
Pero con el paso de los meses él comenzó a decirme que no tenía para pagar los servicios ni el diario porque tenía cuotas muy altas de sus tarjetas de crédito”, comenta Ana María.
La situación era tan angustiante para ella que estuvo a punto de pedirle el divorcio por sus desórdenes financieros, pues las discusiones por los pagos de las obligaciones “se volvieron una constante. Tuvimos que pedir asesoría con un especialista para manejar la situación” comentaba constantemente en terapia.
Casos como el de Ana María y Mario; son bastante frecuentes.
En estos meses esto recrudeció, las deudas ya estaban antes de la pandemia, lo cual puso en evidencia la situación financiera caótica.
El dinero es la principal causa de conflicto entre las parejas con un 38 por ciento, por encima de la falta de afinidad, la crianza de los hijos o incluso la infidelidad.
Según mi experiencia clínica, es incontable el número de parejas que después de casarse descubren que tienen metas financieras completamente distintas.
Esto se debe principalmente a que varias de ellas no discuten a fondo sobre este tema tan delicado y cuando lo dejan pasar a un segundo plano les pasa factura y puede provocar su separación.
Veamos, nos guste o no, históricamente el matrimonio fue una transacción económica y el amor llegaba después. Pero ahora es completamente lo opuesto.
El dinero no tiene mayor trascendencia al comienzo de una relación porque normalmente ambos comparten los gastos y las invitaciones. Pero cuando ya hay una unión legal de por medio como el matrimonio el asunto se puede volver espinoso.
Normalmente uno gana o tiene más dinero que el otro, por lo cual negociar y dividir entre sí las responsabilidades de la casa no es una tarea fácil.
Cuando llegan los hijos y hay que responder por ellos. Las parejas pasan mucho tiempo viendo si concilian emocionalmente, pero cometen el “gran error” de no evaluar si son financieramente compatibles.
Como educarnos para no cometer o seguir en este “gran error”
La comunicación es fundamental para cualquier pareja, pero cuando se trata de plata por lo general a muchos les cuesta hablar abiertamente sobre el tema porque “despierta muchas susceptibilidades. Conversar sobre cuánto gana el otro y cuánto aporta para la casa es un tema que a la mayoría le causa malestar”
Tanto es así que para algunas parejas resulta más fácil hablar de sexo que de dinero lo cual es el gran tabú que no se habla y de allí la base del problema en cuestión.
Las discusiones por dinero entre parejas se han potenciado porque el dinero se ha vuelto “invisible”. Las tarjetas de crédito, las transacciones virtuales y otros métodos de pago distintos al efectivo provocan mayores conflictos, pues es más difícil tener las cuentas claras.
Yo puedo afirmas que podríamos hablar lo que llamo “infidelidad financiera”, un fenómeno muy común hoy en día, pues cerca de un tercio de las personas le ha ocultado grandes deudas a su pareja e incluso uno de cada diez cónyuges ha mantenido en secreto algún fondo de ahorros.
El dinero no solo tiene valor económico, sino también emocional y social, pues se relaciona con aspectos como el poder, el control, el reconocimiento o el desarrollo personal.
Por eso es indispensable que la pareja dedique tiempo a identificar las expectativas y el historial financiero de cada uno para luego definir entre ambos cómo invertir, ahorrar y gastar el dinero.
Como hacer para reformular esta “Infidelidad Financiera”
• Como se gana el dinero en la pareja.
• Qué ahorrar.
• Como se va a invertir, reinventándose tema crucial en la actualidad que con el plan que realizamos con los pacientes nos ha dado óptimos resultados.
• Como gastarlo pagos de casa, comida, remedios etc.
Recomiendo a las parejas enfocarse en una de esas categorías para evaluar los deseos de cada uno y así conciliar y mejorar el manejo de sus finanzas personales.
Sugiero usar siempre la palabra “nosotros” en vez de “tú” o “yo” cuando se discuta de plata, pues deben trabajar en equipo y pensar en ambos y no solo en sus propios intereses.
Aunque siempre se ha dicho que los opuestos se atraen y cualquiera pensaría que en materia financiera la regla no aplica.
La guía de pareja para la compatibilidad financiera, afirma que las uniones de personalidades parecidas son más propensas a pelear por dinero, pues si ambos gastan a manos llenas terminarán en bancarrota, o si, por el contrario, suelen ser demasiado ahorrativos tampoco disfrutarán la vida.
En la terapia realizamos un equilibrio para la mejora del estado financiero con el fin del bienestar de la pareja.
Algunos tips para finanzas conyugales
Lo que se debe y no se debe hacer para administrar el dinero en pareja.
1. Responder qué representa el dinero para cada cual: ambos deben escribir su respuesta en papel o un correo electrónico dirigido a su pareja para luego discutirlo juntos.
2. Identificar el historial financiero de cada uno: en el manejo de las finanzas es bueno tener en cuenta la experiencia personal de cada uno para saber a qué atenerse.
3. Que el dinero no sea tema de conversación siempre: aunque es vital hablar de plata, hay que procurar no hacerlo en espacios públicos ni ocasiones especiales como una cena o una fiesta.
4. Revise sus cuentas cada tres a seis meses: la situación financiera puede cambiar de un día para otro y es necesario que esto lo comenten en pareja con cierta periodicidad. Así podrán mantenerse estables y unidos.
5. Consulte a un experto en finanzas: deben buscar un asesor financiero que desde una posición neutra les brinde la solución más justa y equitativa para administrar el dinero.
6. Consulte a un profesional en psicología para poder lograr equilibrio emocional para no recaer en viejas costumbres que llevan a la bancarrota de su familia.
Para solucionar los conflictos que trae consigo este tema puede llamar para solicitar su Cita:

*Facebook: Psicología Clínica y Salud
WhatsApp: 8872-0670

PERIODISTA:

CRÉDITOS: Dra. Ana Yendry Morales*

EMAIL:

Lunes 06 Julio, 2020

HORA: 12:00 AM

SIGUIENTE NOTICIA





Source link

SiteLock
Facebook