Diario Extra – ‘Este gobierno juega a dos bandas’


La diputada liberacionista Silvia Hernández asumió nuevamente la presidencia de la Comisión Legislativa de Asuntos Hacendarios, foro clave en el campo económico del país. En esta entrevista la verdiblanca señala lo que considera son las ambigüedades del gobierno en temas donde urge definiciones puntuales. También da su criterio sobre las dudas alrededor del proyecto del tren eléctrico que esta administración impulsa con tanto ahínco, pero sin responder todas las preguntas. El siguiente es un extracto de la conversación.

¿Qué le preocupa del manejo del gobierno en tiempos de pandemia?

-Las preocupaciones que tengo es que este gobierno se ha caracterizado por no tener posturas claras aun cuando sean puntos de partida, es decir, pese a que su justificación sea que hoy no tenemos certeza sobre el comportamiento de la pandemia, el punto de partida sí debe existir.

¿Por ejemplo?

-La expectativa de que los países no tienen una claridad del futuro post pandemia, no justifica que no haya una respuesta para los próximos tres meses y mucho más allá. Este gobierno maneja una visión tan cortoplacista que pasado el día 90 en todas las propuestas salta la duda ¿qué vamos a hacer luego?, porque ahora dan un subsidio para tres meses, son temporales porque no hay forma de sostener eso, pero aún bajo ese argumento no asume que esto es temporal y pasados los tres meses vuelve a la ampliación de las mismas propuestas o las amnistías, pero no hay un escenario más de ese tiempo. ¿Qué va a pasar luego de esos tres meses, cuántos recursos más hace falta realmente?, el gobierno no da esa claridad. 

¿Es ambiguo? 

-No sé si es ambigüedad o desidia por asumir una posición, pero me parece que se lee que este gobierno juega a dos bandas. Entonces no le apuesta a un tema de apertura comercial decidida antes de la pandemia o de fortalecer negocios, porque tienen que hablar de la Alianza del Pacífico, por ejemplo. Entonces se ve ambiguo porque contradice su postura proteccionista que se lee en algunos actores, es un mensaje diluido.

¿Qué otros dobles mensajes perciben?

-Bueno, que les apuesten a las alianzas público privadas, lo que yo celebro, al separar la realidad que el Estado no es constructor, que no tiene la capacidad ni los recursos para hacer carreteras, pero detrás de esa apuesta no hay claridad sobre qué proyectos se van a concesionar.

¿Cómo el tema del tren?

-Bueno, es que decir que el tren lo va a concesionar, que nadie está en contra de esa obra, pero sí el discurso es la movilidad, que nos digan si se va a ampliar la ruta 27, por qué tanto freno en la ruta 32, si los recursos San José-San Ramón son suficientes o faltan más, lo mismo para la nueva carretera a San Carlos. El presidente dice que lo que falta para arrancar con la ampliación de la Florencio del Castillo es un préstamo que está en la Asamblea, bueno yo hasta ahora me doy cuenta, porque desconocemos dónde está ese préstamo.

¿Hay torpeza en el manejo político?

-Si yo quiero que un proyecto salga en la Asamblea Legislativa anticipo plazos, me acerco y tomo postura, pero el Gobierno juega a dos bandas y tiene un discurso ambiguo. Tenemos una campaña de expectativas perpetuas, de anuncios de cosas que se harán, creo que eso es no apostar a nada.

¿El tema de la Caja también es ambiguo? 

-Es que la discusión no puede ser sólo cuántos recursos en el marco de la pandemia ocupa la Caja, porque también no hay una decisión de cómo va a enfrentar su modelo financiero. Tener una discusión aislada de la deuda del Estado con la Caja sin mencionar el problema de su modelo, tengamos una discusión país con esos estados financieros. No estoy diciendo que la Caja se tenga que debilitar, lo que señalo es que al mismo tiempo del traslado de recursos donde la salud es primordial, saber por ejemplo si el régimen del IVM tiene ganancias o pérdidas y en qué nivel, el régimen no contributivo, es decir abramos esa información para saber de cuánto es el hueco que tiene la Caja.

¿Es el bono Proteger es la única apuesta del gobierno?

-Me preocupa mucho como diputada que una serie de discusiones se pospongan, es decir yo estoy de acuerdo que la salud de las personas es prioridad, pero podemos conciliar ambas cosas, salud y economía. La rapidez para dar respuesta no nos puede alejar de la precisión de muchos de esos proyectos de ley, no desvestir a un santo para vestir otro. Un plan Proteger que a mi juicio no es la pomada canaria de este gobierno, lo hace igual el resto del mundo. Todos los tomadores de decisión del país estamos en una misma bolsa, pero la ineficiencia de la entrega del bono (en muchos casos) se mezcla con la incapacidad de un gobierno para definir acciones. Pero en este caso, los proyectos de ley, en el marco de la emergencia, cuanto ha llegado se ha votado, el pecado de esta Asamblea Legislativa es que ha sido eficiente y rápida para dar respuesta.

¿Qué opina la decisión del Gobierno de decirle no al proyecto del canal seco y sí al tema del tren?, ¿por qué uno sí y otro no?

-Lo que tengo entendido es que el esquema que presentó el concesionario no era rentable, pero que no se está rechazando el proyecto del canal seco. No toda infraestructura pública es concesionaria, hay una rentabilidad económica y ahí es donde entramos a la discusión del tren como un buen ejemplo. El país debería tener un banco de proyectos que tengan una rentabilidad económica para salir a concesionarse, porque hay un ganar ganar, el concesionario va a venir a invertir con traslado de riesgo y además el Estado paga por resultados, por un producto terminado y además nunca pierde el activo, siempre será del Estado. 

¿Qué piensa de este proyecto?

-Con el tren está superada la discusión como país de la necesidad de que queremos mejorar nuestra infraestructura de transporte, ese no es el punto de discusión, pero para hacer realidad este proyecto requiere de entrada un subsidio de $550 millones a través del BCIE, pero no hay claridad de si ese es el único subsidio, lo que se escucha es que el costo de operación anual a lo largo de toda la concesión rondaría entre los $80 y $100 millones, ¿de dónde va a salir ese costo?

¿Y no se puede financiar vía tarifas?

-El tren nunca es una ganancia para ningún país, nunca es rentable, para ser concesionado el Estado debería subsidiar tanto para que no se refleje en el costo de la tarifa el costo de su operación.

¿Pero entonces usted se opone?

-No, es decir, que eso quede claro, mi discusión no es si Costa Rica se merece o no un tren eléctrico, la discusión es que este tren es de alrededor de 80 km2, concentrado en la GAM. Entonces si hablamos de movilidad, hablemos también de qué ocupa la periferia, por eso yo insisto en la ampliación a la ruta 27, ruta 32, San Carlos, San Ramón, La Florencio, etc. 

¿Por qué se vuelve tan costoso?

-El tren tiene diferentes líneas, yo digo tengamos una discusión de las más rentables, en donde la expropiación detrás de esa línea es menor. Pareciera ser que es San José-Cartago, San José-Heredia, entonces diluyamos el costo por líneas y veamos cuánto es el subsidio por línea, hagamos un ejercicio país. Será, me hago la pregunta, ¿la apuesta tiene que ser todo o nada, como lo propone el Gobierno?, o que podemos comenzar la construcción de una línea, la más rentable en temas de tarifa y de usuarios, pero además en el costo detrás de esa línea porque las expropiaciones son menores, el tramo está dado y no otras líneas donde el subsidio se va diluir.     

¿Hay intención de polarizar nuevamente al país con este tema?

-Algunos quieren eso, polarizar, y se genera un discurso de ataque contra los que no quieren el tren, pero esa no es la discusión, la discusión es si Costa Rica quiere o no mejorar su transporte público o su infraestructura no debe ser el centro de esto, porque aún quien tiene vehículo se le garantiza que el tiempo de movilidad se reduce un 30% se van a subir a ese tren, porque muchos estamos cansados de las presas. Pero la discusión debe superar si el país se merece o no el tren, eso hay que frenarlo, claro que lo merecemos. Si vamos a endeudar al país por un tren, hablemos del nivel de endeudamiento para cerrar el círculo de la movilidad.

Hablando de discusiones serias, ¿qué pasa con el ICE?

-Mi punto es, si es tiempo de tener una discusión de temas estructurales y de largo plazo, no los sesguemos y que solo sean a conveniencia ¿por qué no hablamos del ICE? Hablamos de cómo está la salud financiera de una institución emblemática. Porque yo no estoy diciendo que el ICE sea un problema país, sino que tiene una realidad de sobreendeudamiento que no se ataca, que no se oye nada de este gobierno, que su presidenta ejecutiva dice que atiende el tema, pero en diciembre nos prometieron que se iba a crear una comisión para ver los números rojos de las empresas estatales y vamos para otro año sin saber la realidad financiera.

Algunos diputados del PAC señalan que cuestionar al ICE es sinónimo de ser enemigo de la institución, ¿qué opina?

-Es una discusión que habrá que darla con una defensa fuerte de la situación numérica, de incidencia y realidad para que esto no se lea como muchas veces lo quiere pintar el PAC de que quienes cuestionamos queremos privatizar o destruir al ICE o al Estado, cuando realmente los que evaden tener esta discusión son los enemigos de estas instituciones. Por qué cuando yo no quiero saber si el ICE está a punto de quebrar realmente soy enemiga de esa institución. 

¿Qué se debe hacer?

-Cuando yo traigo a la mesa un proyecto de ley para ver los niveles de endeudamiento, que habla de la venta de activos del ICE, por supuesto que es polémico, pero ¿de dónde creen se va pagar los niveles de endeudamiento?, ¿de la caja chica del Estado? Eso fue como el Conavi, que se pensó con 60 funcionarios, y hoy tiene 320. Es decir, nadie está diciendo que Liberación Nacional quiere reducir el Estado, pero las instituciones públicas no son agencias de empleo, están para dar beneficio a la gente y eso significa tener funcionarios de calidad y bien remunerados 

¿Qué significó poder llegar a la OCDE?

-En esto quiero decir que Liberación Nacional ha asumido batallas que este gobierno se tira crédito sin mover un solo dedo. Quién sacó el proceso de adhesión a la OCDE fueron los diputados de Liberación Nacional. Esta servidora se encargó de hacer todas las defensas en plenario, ir en contra de todos los argumentos de seguro de depósito. Yo creo que el Estado se apuntó a una serie de transformaciones como el gran reto de simplificar trámites, de volvernos más competitivos, como aspirar a ser más eficientes.



MÁS INFORMACIÓN

SiteLock
Facebook